Llegamos a ustedes gracias a:



Conversando con...

Jaime García Echecopar, gerente general de IBM Perú

Una charla sobre tecnología

[26/10/2010] Recientemente CIO Perú tuvo la oportunidad de mantener una conversación con el gerente general de una de las empresas tecnológicas más importantes del país: IBM. Jaime García Echecopar, quien ocupa el cargo desde inicios de este año, nos compartió algunas de las actividades más resaltantes en las que se encuentra ocupada la conocida Big Blue.

El nuevo hub de microfinanzas que se ha instalado en el Perú fue uno de los temas, pero también compartimos con el entrevistado sus ideas acerca de lo que requiere una ciudad para considerarse una ciudad inteligente, aprovechando la coyuntura que ha dejado las recientes elecciones y la asunción al mando de muchos nuevos alcaldes del país. Finalmente, García Echecopar nos señaló lo que espera de la firma que dirige en el Perú.
El hub de microfinanzas
¿Cuál es el objetivo del hub de microfinanzas?
El hub de microfinanzas tiene una historia que comienza con el análisis de lo que sucede en el mercado. Cuando uno ve los mercados emergentes, uno de los principales temas que se notan es la poca bancarización del ciudadano. La penetración de la bancarización en países de América Latina se encuentra por debajo del 30%, al igual que en otros países emergentes en África o Asia.
Cuando se analiza la razón de este fenómeno se encuentra que uno de los factores es el poco acceso a la tecnología. Por ello, nuestro proyecto crea un hub, un centro de procesamiento para microfinancieras, que le brinda a estas instituciones una capacidad de procesamiento de clase mundial, mejores servidores, alta disponibilidad y protección de los datos.
Además, se proporciona a estas instituciones un software de clase mundial que cumple con todas las regulaciones de la SBS; y una mesa de ayuda. Adicionalmente, se ofrece un sistema de business intelligence para que estas instituciones puedan crear sus propios reportes.
¿Por qué ofrecemos esto? Porque las microfinancieras no tienen, ni deben tener, un gran departamento de TI, ya que de lo contrario estos costos se los tendrían que cargar al pequeño prestatario.
Y lo más interesante del servicio es que se trata de un cargo por depósito, es decir, no se tiene que pagar una cantidad mensual alta, sino que a medida que se va consumiendo el servicio se va pagando por él; entonces, la institución puede saber de antemano cuánto le cuesta procesar un crédito. Por otro lado, se cuenta también con la flexibilidad que proporciona una conexión a Internet, ya que se puede acceder al crédito online, por Internet.
A nivel mundial, IBM definió cinco centros, y uno -el del Perú- se encuentra en América Latina. La idea es que esta gente que tiene el conocimiento de las microfinancieras apoye y sirva de base para otros países.
Lo que permite este servicio es que la microfinanciera se dedique a hacer su negocio, más que preocuparse si la superintendencia publicó una nueva regulación y están los cambios para cumplir con ella. Este es un servicio que se brinda desde Perú para todo el país y posteriormente al extranjero.
¿Porque se eligió Perú?
Existen varias razones. Primero, porque las condiciones económicas y políticas del país alientan la inversión. Segundo, por el liderazgo que tiene el Perú en el área microfinanciera. Existe actualmente un boom en el área microfinanciera, existen muchas microfinancieras, y en conversaciones con entidades de gobierno y otras entidades, vemos que tienen la visión de que esto es algo saludable para el mercado. Además el skill del ejecutivo peruano es bien apreciado.
Si las microfinancieras ya cuentan con algo de tecnología ¿cómo se integran a este servicio?
Lo que nosotros hacemos es un proceso de offboarding. Toda la tecnología que ellas ya tienen deben utilizarla en otras áreas de la empresa, como por ejemplo en el proceso de planillas u otros, que no son del área de crédito; es decir, hacia su front end, mientras que encargan todo el backoffice.
La idea es que tengan la capacidad de llegar más rápido a sus clientes y que todo el proceso de otorgamiento del crédito, sea muy dinámico. Cualquier persona que trabaja en microfinanzas se da cuenta de la versatilidad que tiene el software para crear productos.
Por otro lado, el servicio ayuda en como estas instituciones se apalancan financieramente. Ellas deben conseguir dinero para poderlo prestar, y una forma de conseguirlo es mediante la recepción de depósitos. Éste es un software que maneja depósitos, y para recibir depósitos la institución debe estar regulada, un aspecto en el que el software ayuda.
La otra forma es vía préstamos o inversiones de instituciones. Hemos estado en conversaciones con estas instituciones y ellas ven con buenos ojos que las ONG o las microfinancieras usen este sistema, porque así ellas saben en cualquier momento donde están siendo direccionados los créditos, simplemente piden un reporte.
Entonces, este servicio facilita que a las microfinancieras les den dinero porque crea un círculo virtuoso de transparencia. Lo interesante es que estas pequeñas microfinancieras pueden tener la competitividad de otros jugadores del mercado que han hecho inversiones más grandes.
¿Como se ha recibido este servicio?
Tenemos dos clientes on board. El primero es Prisma -una microfinanciera que opera en ciudades emergentes como Ayacucho, Apurimac, y que está creciendo- con el que estamos trabajando. Tenemos otro, pero aún no tenemos la autorización para mencionar su nombre, además de otros interesados muy grandes.
Ciudad inteligente
¿Qué deberían hacer los candidatos para que Lima sea una ciudad inteligente?
Lo que está claro es que el mundo ha cambiado y que es diferente. Las ciudades tienen que ser más competitivas, este va a ser el siglo de las ciudades porque ya más gente vive en las ciudades que fuera de ellas.
Entonces en este tema hay dos pilares importantes: la gobernabilidad y los ciudadanos. Muchas veces se crean soluciones que no permiten la gobernabilidad del alcalde, y de forma metodológica y estratégica tienes que programarte para gobernar la ciudad y darles beneficios a los ciudadanos.
Y aquí hay un tema importante: muchas veces caemos en el error de pensar que los ciudadanos son como uno, pero ellos son diferentes y necesitan muchos servicios que no consideramos. Por ejemplo, el peruano es una persona muy trabajadora, más que el promedio de otros países, pero ¿es posible que un limeño promedio gaste cuatro horas en transportarse? Esas cuatro horas las podría gastar en otro trabajo quizás, o en su esparcimiento.
Indudablemente esto impacta sobre la calidad de vida de las personas, que es precisamente uno de los factores que hacen que una ciudad sea competitiva.
Entonces, en el tema de las ciudades inteligentes claramente existen el día de hoy muchos dispositivos que transmiten inteligencia, como los semáforos, cámaras de video, etc. que puede ser procesada.
Y con este procesamiento, por ejemplo, puedo instalar cámaras inteligentes sobre un semáforo que van contando los autos y enviando esta información vía Internet. En base a esta información puedo luego definir y colgar en la web en promedio, en tal cruce, a tal hora, cuánto te demoras en cruzar esa calle. O incluso lo puedes poner en vivo. Todo el sistema inteligente de tráfico no es un tema complicado, se puede hacer, pero todo tiene que partir de un mapa.
El dueño de la información de la municipalidad es el ciudadano. Y para él se puede poner un mapa con diferentes capas, y, por tanto, diferentes tipos de información.
Así, también se puede colocar etiquetas RFID en las placas de los buses para saber donde se encuentran -esto no es un tema complicado- y enviar esta información.
Y como estos proyectos, hay varios. En medicina, por ejemplo, los dispositivos que hacen radiografías permiten tomar una imagen digital y esta imagen la puede ver cualquier medico en cualquier parte, simplemente enviándola; estamos haciendo un piloto de eso. En seguridad, puedes instalar cámaras y usarlas con algoritmos para prevenir el crimen; tú no puedes estar mirando todas las cámaras, sino son ellas mismas las que te alertan y te muestran en un mapa donde se está produciendo una actividad sospechosa.
¿Por dónde partir?
Lo primero que tiene que hacerse es trazar el mapa, y se puede empezar por proyectos muy urgentes como los de transporte y seguridad, pero con un plan maestro que interlace los proyectos.
Otro tema importante es que la ciudad también tiene que empezar a incrementar sus rentas, identificar a los morosos, por ejemplo. La gente no paga porque no quiere pagar, y eso existe en todos lados del mundo, pero también porque sino paga no ocurre nada con ellos. Se podría implementar, como parte de los servicios el acceso a Internet, y seguro no van a dejar de pagar. Pero además si pagas, al ciudadano se le puede ofrecer información sobre el transporte, salud, etc.
Creo que cada ciudad tiene que hacer un master plan, definir a dónde quiere llegar y cuándo, pues no se tiene que hacerlo todo de inmediato.
¿Los alcaldes deben tener un asesor en TI?
La información y como la usas para beneficio del ciudadano es la clave. Hay mucha información que no se explota, y es importante que se sea conciente que la información es el activo mas grande que tiene un distrito. Por ejemplo, conocer las redes de agua, porque la municipalidad es la que planea la ciudad, no la empresa de agua.
Nosotros ya trabajamos con la municipalidad de Los Olivos. La primera parte empezó con la infraestructura, y ya se tiene la base para los servicios a los ciudadanos.
El rol del CIO
En abril asumió el cargo de gerente general ¿cómo encontró IBM Perú?
Encontré el Perú en una efervescencia muy interesante. El empresariado no dice ya lo logré, sino aquí empezamos y debemos seguir hacia delante. Se estaba atrasado, pero ahora ha llegado el momento de ser competitivos porque si no eres competitivo en relación a otros mercados no vas a poder seguir creciendo, ese es un punto muy importante, todos hablan sobre cómo hacer mejor las cosas. Como mejorar, como ser más innovadores.
¿Que quiero hacer en IBM? Que consideren a IBM Perú como su socio estratégico para todos sus proyectos de innovación que las empresas quieran realizar. Tenemos la capacidad económica, de conocimiento, y tecnología para poderlo hacer. Y un pilar para esto es la gente, creo que algo importante que tiene un CIO es el personal con el que cuenta, y creo que existe en muchos empresarios conciencia sobre este tema.
Y lo otro que es interesante es trabajar fuertemente en el rol del CIO. Si miramos en el tiempo, este papel ha ido cambiando. Ahora con el boom de Internet y la información, el CIO vive bombardeado con ideas de otras áreas y no tiene la capacidad de poder atenderlas porque sigue procesando la parte de la que no debería preocuparse. El CIO tiene que olvidarse que es el CIO de la administración del centro de datos, que se procesen bien las planillas, etc. es hora de tercerizar. El CIO debe ser el líder tecnológico de la empresa, es decir, preocuparse de cómo hacer más competitiva la empresa, no de la parte más básica.
El CIO tiene que entender mucho más el negocio de la empresa y hacia dónde debería llegar. Creo que ese cambio va a enriquecer muchísimo al CIO.
¿Como ayudan al CIO en esta transformación?
En noviembre o diciembre vamos a inaugurar un nuevo data center que estamos construyendo adicional al que tenemos al de La Molina, y creo que esto es parte de la ayuda, ya que proporciona ahorros en energía, en gente, en administración, para que ellos se dediquen a hacer otras cosas.
Franca Cavassa, CIO Perú