Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

HP contra la piratería

[26/10/2010] Recientemente, el Grupo de Imagen e Impresión (IPG) de HP Latinoamérica dio a conocer los resultados de su práctica contra la piratería en toda la región. En el Perú, para tal ocasión, se presentó los esfuerzos realizados a través de Jaime Kelerstein, vicepresidente de Canales Comerciales para Países Latinoamericanos del Grupo de Imagen e Impresión de Hewlett-Packard y de David Llamas, gerente de Mercadotecnia del Programa de Antipiratería para Américas.

El programa de antipiratería de HP tiene como objetivo que los consumidores y empresas reporten cualquier sospecha de cartuchos falsificados. Esta práctica ha sido fomentada por la compañía durante casi una década, por lo que se le ha considerado pionera en la persecución de la falsificación de consumibles. Actualmente, su operación es más amplia y unificada, y es considerada un modelo en la industria.
De acuerdo a la Organización Mundial de Aduanas, el 10% del comercio mundial se compone de productos falsificados, piratas y materiales del mercado gris. Además, dentro del primer congreso mundial para combatir la falsificación se confirmó el vínculo que existe entre el crimen organizado y la piratería; e incluso existen evidencias indicando que los grupos terroristas están utilizando esta práctica para financiar sus actividades delictivas a nivel mundial. Por otro lado, en la última reunión del G20 se estimó que alrededor de 2,5 millones de empleos se pierden a causa de la falsificación en las economías de los países de este grupo.
Es por ello que a nivel mundial, el grupo Antipiratería de HP condujo 4.723 investigaciones en 88 países, logrando 3.733 acciones judiciales que dieron como resultado la confiscación de 47.230.000 productos falsificados del 2006 al 2010.
En HP es de suma importancia interrumpir la cadena de suministros falsificados para confiscar los productos y perseguir a los infractores, así como continuar educando y protegiendo a nuestros consumidores, PyME, corporativos y gobierno, señaló David Llamas.
Es nuestra obligación facilitarle a nuestros clientes la rápida detección de cartuchos falsificados, brindarles educación continúa a nuestros canales de distribución que les permita la oportuna detección de los mismos y, por último, influir en los gobiernos para que aseguren y protejan la propiedad intelectual, agregó el ejecutivo.
Tan solo en el 2010, el grupo de Antipiratería en Latinoamérica tuvo 496 casos reportados, de los cuales 227 fueron investigaciones y se procesaron 161 acciones judiciales, que dieron como resultado la confiscación de 725.511 productos falsificados que representan 4,7 millones de dólares.
De acuerdo a Kelerstein, las investigaciones y acciones legales de antipiratería de HP abarcan todas las facetas del negocio de la falsificación. Desde el distribuidor más pequeño hasta los fabricantes más grandes, los productores y las imprentas, HP asume con seriedad la protección de su propiedad intelectual y sus marcas a través de inteligencia e investigaciones que cruzan las fronteras para detener el comercio internacional de productos ilícitos.
Gracias a estas prácticas, en el Perú en marzo del 2008 se realizó la incautación más grande de productos falsificados HP en América Latina (369 mil productos falsificados fueron incautados). Los líderes de la organización fueron arrestados, se ejecutaron órdenes de cateo en los cinco negocios y en la residencia del jefe de la organización, donde más productos falsificados fueron descubiertos en esos lugares.
Además, en septiembre del 2009 se identificaron productos falsificados en una galería que luego fueron retirados; en esta acción participaron 125 policías y 19 fiscales que llevaron a cabo la incautación de los productos.
Pero ¿cómo identificar un producto falsificado?
En primer lugar se debe de tener en cuenta que en el negocio de los consumibles de impresión, la falsificación consiste en la fabricación, el rellenado o la remanufactura de un cartucho de impresión con la intención de comercializarlo de forma que parezca un producto auténtico del nombre de la marca, cuando no lo es.
Normalmente esto implica colocar un producto remanufacturado o rellenado en una caja muy similar al embalaje auténtico de HP, a fin de engañar a los clientes para que paguen un precio más alto y crean que el cartucho de impresión que compran es un producto auténtico, legítimo de HP.
Sin embargo, los ejecutivos de HP tuvieron cuidado en resaltar que los clientes no deben confundir los productos falsificados con los productos remanufacturados o rellenados legítimamente, los cuales se venden o se ofrecen sin pretender hacer creer a los clientes que son productos auténticos de la marca HP.
Un ejemplo de producto rellenado legítimamente sería un producto en el que se indica claramente que se trata de un producto rellenado o remanufacturado, que no hace uso indebido del logotipo de HP para dar la impresión de ser fabricado por esta empresa, ya que se indica el nombre de la compañía que lo ha rellenado y en el que normalmente no se hace un uso indebido de los elementos que forman el diseño de los cartuchos de impresión auténticos de HP ni de sus embalajes.
Los ejecutivos además señalaron los siguientes indicadores que pueden apuntar a que un producto sea falsificado: La calidad de impresión de un cartucho de impresión es mala o irregular; los consumibles de impresión se entregan con un embalaje que parece haber sido manipulado o con un embalaje de mala calidad; los cartuchos de impresión presentan polvo de tóner o tinta o gotean dentro de la impresora; el cartucho de impresión falla (la tasa de fallas en los productos falsificados es muy alta); o el rendimiento de un cartucho de impresión (número de impresiones posibles) es muy bajo.
En el Perú se puede consultar el sitio web de la empresa para obtener una lista de los comercios minoristas que tienen una certificación de HP como comercializadores de productos auténticos. En el caso de las grandes empresas, si el cliente tuviese duda sobre algún producto, la firma puede enviar un verificador para determinar si los productos adquiridos son verdaderos.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú