Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Ray Ozzie se despide de Microsoft con su visión del mercado a cinco años

 

[26/10/2010] Ray Ozzie, que prepara en estos momentos su salida de Microsoft, ha elaborado una guía estratégica a cinco años para facilitar la evolución de la compañía desde el actual mundo de las TI, todavía centrado en la PC, al nuevo escenario en el que, según este experto, se desarrollará el futuro de las tecnologías de la información. Y lo ha hecho mediante un memorando, el mismo sistema que eligió hace cinco años para promover el cambio del modelo tradicional del negocio del software hacia el cloud computing.
En el nuevo memorando, que se emitirá con fecha de 28 de octubre, Ray Ozzie, quien en el 2006 sustituyó a Bill Gates como arquitecto jefe de software de Microsoft, anima a la organización a prepararse para un futuro en el que la PC dejará de ser el centro, lugar que ocuparán una variedad de dispositivos tipo appliance y conectados a servicios continuos basados en la cloud.
Como ocurrió cuando emitió el memorando sobre cloud computing, el nuevo documento llega cuando la industria ha iniciado ya el cambio al que se refiere; en este caso, son ya muchos los fabricantes que se han lanzado a desarrollar nuevos tipos de dispositivos en los que la conectividad es un componente intrínseco, como smartphones, tablets y e-readers, con el convencimiento de que la industria de la PC -dominada por Microsoft en lo que a software se refiere- dejará de ser el eje de la informática.
En el nuevo documento, Ozzie mantiene que en los últimos 25 años, el mundo de la informática centrada en la PC ha ido adquiriendo una excesiva complejidad. Incluso cuando se aplica el mejor talento de ingeniería y diseño, existen límites para conseguir una apariencia atractiva sin que la complejidad inherente salga a la luz, y la complejidad agota la energía de los usuarios, de los desarrolladores y de las TI mismas, argumenta Ozzie en el memorando. La complejidad hace a los productos difíciles de planificar, construir, probar y utilizar. Introduce además difíciles retos de seguridad y provoca la frustración de los administradores, continúa.
Según Ozzie, esa complejidad ha alcanzado un punto en la informática basada en PC en el que pone en peligro la posibilidad de seguir progresando. Por eso, en su opinión, es tiempo de imaginar un mundo post-PC. Además, reconoce que existen compañías y usuarios que ya han abandonado el modelo de las PC, escritorios, carpetas y archivos para apostar por el uso de una diversidad de dispositivos conectados que interactúan con servicios basados en cloud.
El cambio solo acaba de empezar
Pero, aunque esa visión parece haberse convertido ya en realidad, según Ozzie, supondrá un cambio mucho mayor que el que puede percibirse en estos momentos. Quienes construyen, despliegan y gestionan sitios web en la actualidad, entienden que ofrecer un servicio realmente continuo es tremendamente difícil y en realidad solo lo ofrecen los websites de gran escala y más sofisticados para consumidores. Y aquellos que construyen y despliegan fabrics de aplicación para dispositivos conectados saben lo difícil que resulta simplemente ofrecer sincronización o streamming de forma sencilla y fiable. Para conseguir únicamente esto se requerirá una enorme innovación en interfases humanas, hardware, software y servicios.
De cualquier modo, Ozzie cree que a corto plazo, conseguir convertir en realidad esta visión exigirá que los suministradores sean capaces de imaginar aplicaciones, servicios y dispositivos con un atractivo clave, algo que no podrá conseguirse sin ofrecer, por ejemplo, una total coherencia entre aplicaciones, servicios y dispositivos, lo que a su vez requerirá una gran innovación en la experiencia del usuario, el modelo de interacción, el modelo de autenticación, los sistemas de privacidad y datos de usuario, la gestión y aplicación de políticas, el modelo de programación y aplicación, etc..
Así, según Ozzie, las actuales PC, teléfonos y pads son solo el principio. Veremos décadas de increíble innovación que dará como fruto todo tipo de compañeros conectados que vestiremos, transportaremos, utilizaremos sobre nuestras mesas y paredes..., y todo el entorno a nuestro alrededor.
Gregg Keizer, Computerworld (US)