Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Los servicios cloud deberían ser como los productos de consumo, según SAP

[26/10/2010] Según declaraciones de Christoph Behrendt, vicepresidente de SAP Business ByDesign Solution Management, a Computerworld Reino Unido, la tendencia clave que están observando en sus clientes es que las empresas buscan soluciones cada vez más simples para sus necesidades de negocio.

Las expectativas de la nueva generación es que las soluciones empresariales de TI son como un negocio de consumo. Ya no habrá más complicaciones y la llegada de alternativas a las necesidades del cliente ha de ser más consumible y más rápida que los modelos tradicionales, señala Behrendt.
Además, de acuerdo con el portavoz de SAP, los clientes quieren productos que estén conectados en red e integrados. Tienen que jugar juntos. Anteriormente, diferentes funciones, como por ejemplo recursos humanos o ventas, tomaban decisiones aisladas. Hoy en día, los negocios quieren reunir todas las soluciones fragmentadas para conseguir una imagen completa, señaló.
No obstante, Sven Denecken, vicepresidente de co-innovación en la división OnDemand de SAP, apuntó que los requerimientos de los negocios han cambiado desde las profundidades de la recesión. Hace dos o tres años, todo estaba relacionado con la estabilidad, los servicios compartidos, la manera de tener todo en el mismo proceso. Todo giraba alrededor del costo. Ahora, los departamentos de TI están pensando en cómo apoyar a los resultados de negocio, apuntó Denecken.
La integración de soluciones, o como a SAP le gusta definirlo, orquestación, fue un mensaje clave que Behrendt mantuvo durante la conferencia SIIA OnDemand Europe, celebrada en Londres. Creemos firmemente que en la demanda necesitamos redes de diferentes soluciones conjuntas. Si nos fijamos en las medianas y grandes empresas, existe una infraestructura ya existente. Eso va a quedarse, por lo que necesitamos integrarlo y dicha integración tiene que ocurrir con el objetivo de abrir el mercado, apuntó.
Anh Nguyen, Computerworld UK