Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

Porqué la nube no va a matar al outsourcing o consultoría de TI

Por: Boris Renski, vicepresidente ejecutivo de Grid Dynamics y Victoria Livschitz, CEO y CIO

[08/11/2010] En una reciente entrevista con la revista CIO, Arjun Sethi de A.T. Kearney señaló que la computación en la nube, en último término, pondría fin al outsourcing de TI tradicional. En opinión de Arjun, las empresas como Xerox, HP y Accenture, así como los proveedores de outsourcing indios como Infosys y TCS, se encuentran potencialmente en peligro.

Al mismo tiempo, Arjun cree que Google y Amazon se apropiarán de una participación significativa del mercado de outsourcing TI.
Aunque radical y vistosa, esta idea es una exageración. De hecho, se producirá en la industria del outsourcing de TI una transformación y cambio en el equilibrio de poderes debido a la adopción de la nube. Sin embargo, es poco probable que se erradique una parte tan viable de la industria TI.
Para entender mejor esta dinámica, es necesario examinar varios componentes de la oferta tecnológica que en la actualidad cae dentro de la amplia categoría de nube: infraestructura física, plataformas, y aplicaciones.
Los outsourcers se especializan
A nivel de infraestructura pura, los proveedores de outsourcing TI ganan dinero por mantenimiento y soporte de hardware, actividades que de acuerdo a los estimados de los analistas de la industria generan más de 95 mil millones de dólares al año. Estas ofertas de servicios compiten con los proveedores de infraestructura en demanda/computación en la nube como Amazon, Rackspace, Terremark, y similares. Pero los proveedores tradicionales de outsourcing no se rinden; en cambio, se están diferenciando a sí mismos con ofertas especializadas de infraestructura como la Smart Business Development and Test Cloud de IBM. Incluso si ese mercado se inclina hacia los proveedores puros e innovadores de IaaS, se estima que las nubes de infraestructura pública solo expliquen de 15 a 20 mil millones de dólares en el 2014. Entonces, es poco probable que este mercado de servicios de infraestructura de 95 mil millones de dólares colapse en 80% en solo unos cuantos años.
Al movernos en la nube, de la infraestructura pura a las ofertas de plataformas, vemos que Google, Force.com y Microsoft Azure batallan por el dominio del campo. En este segmento, existe una superposición solo marginal entre las ofertas de los proveedores tradicionales de outsourcing y los de plataformas.
Quizás el surgimiento de las plataformas de nube se introduzca en la parte más sustanciosa del outsourcing tradicional: el desarrollo y la integración. Sin embargo, es difícil imaginar a Google construyendo servicios profesionales enfocados en el desarrollo e integración usando su plataforma. Por otro lado, decir que el surgimiento de las plataformas de nube va a eliminar la necesidad del desarrollo e integración, es como decir que el outsourcing de India va a eliminar todos los puestos de trabajo TI en Estados Unidos.
De hecho, las plataformas de nube abstraen ciertas tareas de bajo nivel que son comunes en el desarrollo e integración tradicionales, ofreciendo soluciones estandarizadas y listas para funcionar para los problemas que de otra forma requerirían de un desarrollo a la medida. En último término, no reduce la necesidad total de desarrollo e integración. En cambio, ofrece la oportunidad de reasignar recursos para resolver problema de mayor nivel y construir nuevos tipos de aplicaciones que antes eran poco prácticas como para tomarse en consideración. Esta transformación ha creado una oportunidad para nuevas empresas de servicios profesionales especializadas como Grid Dynamics o Appirio.
El mito sobre el SaaS de autoservicio
El nivel superior de las ofertas de nube (las aplicaciones) es con mucho el más antiguo y establecido. Aunque recientemente denominado como nube, el concepto del software como servicio (SaaS, por sus siglas en inglés) ha estado presente en el mercado por una década, tiempo en el que empresas pioneras como Salesforce.com y NetSuite han allanado el camino para su generalizada adopción.
¿Cómo puede esta dinámica jugar en contra de los proveedores tradicionales de outsourcing? La implementación, los upgrades, y el alojamiento y soporte de las aplicaciones empresariales como el CRM, ERP, HCM etc. son fuentes significativas de ingresos para los proveedores de outsourcing TI. Algunos ingresos que se derivan de estos servicios van a sufrir significativamente por la expansión de la nube, particularmente aquellos ligados a brindar servicios a los niveles inferiores de las aplicaciones empresariales (middleware e infraestructura física de aplicaciones). Sin embargo, la demanda de implementación, soporte y personalización se mantendrá.
Hay un generalizado error de que SaaS automáticamente implica autoservicio, de que cualquier aplicación SaaS es como Salesforce.com, en donde uno se registra a una cuenta en un sitio web y puede seguir con sus tareas.
La verdad es que el 90% de las aplicaciones empresariales simplemente no pueden ser diseñadas como autoservicios. Debido a que las empresas compiten en gran medida a través de la innovación en los procesos de negocios, estos procesos evolucionan y cambian continuamente, con lo cual no hay una forma de estandarizarlos en forma completa.
Con el tiempo, todas las aplicaciones empresariales tienen que desarrollarse alrededor de los procesos de negocios de una organización en particular; y no al contrario. Así que la implementación a la medida, el desarrollo y el soporte de cada implementación en particular seguirán siendo un abundante y fértil terreno para los proveedores de outsourcing de TI.
El mayor componente del outsourcing, con mucho, son los servicios profesionales. Pueden tomar la forma de la integración de sistemas, servicios TI administrados, outsourcing de procesos de negocios, o algunas cosas más. En todos estos servicios outsourceados, hay un componente humano predominante. Y, aunque la nube afecta al modelo de distribución de software, no representa un avance en la automatización de los procesos de negocios basados en el trabajo humano. La nube puede cambiar la capacidad de los servicios TI en demanda y la localización de la infraestructura, pero no va a hacer que el negocio del outsourcing desaparezca.
CIO (US)
Victoria Livschitz es fundadores y CEO, y Boris Renski es vicepresidente ejecutivo, de Grid Dynamics, compañía de servicios profesionales que es autoridad en deployments de cloud computing y escalabilidad de sistemas empresariales.