Llegamos a ustedes gracias a:



Conversando con...

Gustavo Soffiantini, director de Soluciones al Cliente de EMC para el Cono Sur

Los siguientes pasos hacia la virtualización y la nube

 

[09/11/2010] Hace poco estuvo de paso por Lima Gustavo Soffiantini. El director de Soluciones al Cliente de EMC para el Cono Sur se dio un tiempo para conversar con CIO Perú sobre el desarrollo que han alcanzado dos temas de gran actualidad: la virtualización y la cloud computing.
Desde su perspectiva, América Latina ha avanzado en el tema pero recién ha dado sus primeros pasos. Ahora las empresas deben comprender que deben acomodarse a la nueva realidad y que ello implica cambios, especialmente en las maneras en que sus departamentos de TI venían trabajando hasta el momento.
El hecho de que se hable bastante de los temas como la virtualización y la cloud computing ¿implica que es algo que las empresas ya dominan o se encuentran en el proceso de aprender?
No son temas dominados. El tema de virtualización nace básicamente como una forma de ahorrar costos, de aprovechar más los servidores, de consolidar. El crecimiento fue grande y bastante desorganizado; es decir, muchas compañías han virtualizado sin tener en cuenta qué impacto tiene esa virtualización sobre sus procesos, por ejemplo.
Claramente el tener ambientes virtualizados tiene un impacto en la administración. Este impacto no es bueno ni malo, es distinto. Las empresas han adquirido la tecnología -VMware es muy fácil de utilizar, es muy intuitivo- y han realizado la primera etapa de la virtualización que es la consolidación de servidores. Pero después, para dar el siguiente paso, la administración eficiente -el paso previo para pasar a la nube- hay que pensar las cosas, y en ocasiones hay que repensar lo que se hizo.
Esto es en lo que están hoy muchas compañías, tratando de identificar cómo administrar lo que se ha hecho, cómo manejar el ITIL, cómo verificar que un servicio esté activo, cómo inventariar un servidor virtual en lugar de uno físico. Para ir a la Nube estos temas tienen que estar resueltos. La cloud ya no es solo virtualizar y consolidar, sino manejar la nube como un concepto mediante reglas predefinidas que tienen que basarse en procesos predefinidos. Entonces hay que diseñar la infraestructura de nube de una manera correcta.
La agilidad y el ahorro de costos fue un primer driver pero el próximo es la optimización, la eficiencia, el manejo de un concepto de servicios sobre cloud. Muchas empresas ya se encuentran en este punto.
¿Las empresas van a tener su propia cloud o se tercerizará?
En Estados Unidos está muy avanzado el concepto de clouds híbridas. Las cloud públicas ya son comunes, hay compañías que son muy conocidas por ellas y son eficientes, pero además ya hay compañías que están descargando sobre la cloud de otras compañías que le dan el servicio. Aquí eso todavía se encuentra en etapa incipiente, porque los service providers todavía están armando sus servicios de cloud. Están preparando el ofrecer a las compañías en el país una oferta de cloud similar a las que se da en Estados Unidos.
Y por service provider nos referimos a telcos y no telcos. En América Latina hay empresas de integración o que tienen su centro de datos que no son telcos que están pensando en hacerlo. Un caso conocido es Sonda, en Chile y en toda América Latina está lanzando un plan muy agresivo de, con infraestructura de cloud computing, dar servicios a las empresas a las que ya conocen y luego ofrecerlas al mercado. Este tipo de servicios le permite a las pequeñas empresas tener una infraestructura de primer nivel a un costo bajo.
En América Latina veo que una vez que los service providers entiendan el mensaje y ofrezcan a las pequeñas empresas un servicio adecuado, éstas ya no van a tener tres servidores para mail, un servidor de impresión, y uno o dos técnicos para administrar su pequeño centro de datos sino que les va a convenir ir a un service provider, ir a cloud.
Cuando hablamos de empresas más grandes, estamos hablando de nubes privadas, públicas, y la posibilidad de nube híbrida. Ellos van a tener una nube en su data center, y en los picos de crecimiento o en ciertos servicios pueden contratar a la nube pública, y como las dos nubes funcionan bajo los mismos estándares no tendrían problemas en integrarla. No creo que las empresas grandes se descarguen completamente pero sí que puedan cubrir picos y armar sistemas de disaster recovery o sistemas de crecimiento estacional sobre un ambiente que le brinda el servicio y del que después se retira. Esto lo veo en el mediano plazo.
¿Se suben aplicaciones críticas a la nube?
Cada vez más se están subiendo aplicaciones críticas. Generalmente se habla de que las aplicaciones críticas vienen en sistemas monolíticos y que esos sistemas monolíticos a veces es difícil subirlos a la nube. La nube funciona ahora más en ambiente x86, y los ambientes críticos de muchas compañías están en Unix o en AS400.
Pero hoy cuando hablamos de cloud estamos hablando de aplicaciones que no corren en Unix. Ya hay compañías que están pensando en subir el concepto de nube a las aplicaciones Unix también. Entonces, como en la nube todo está orientado más hacia servicios, las compañías tienen que cambiar sus estructuras internas para poder trabajar correctamente en la nube. Y los que empiezan claramente son los sistemas x86. Ya hay compañías que hicieron eso, están trabajando de la misma manera con los servicios monolíticos.
Y otra cosa que está pasando es que los desarrollos de las aplicaciones, por más que sean críticos, se hacen modularizándolas, de modo que puedan correr en distintos sectores de la nube. Esto es una evolución, a esto no se llega en un año, pero sí ya hay fábricas de software que están pensando en desarrollar orientándose a las aplicaciones a correr en la nube. Que corran en distintos sectores sin ningún problema, es decir, podría estar corriendo en una nube un application server y la base de datos podría estar corriendo en otra nube, incluso en otro sitio, y manejadas modularmente. Esta claro que hoy cuando hablamos de cloud computing y la oferta, estamos hablando de ambientes x86 y poco Unix y AS400.
¿Y se virtualizan aplicaciones críticas en x86?
En el VM Forum en Argentina mostraron varios casos de compañías que han puesto SAP sobre ambientes virtualizados sobre Linux o sobre Windows. Hay un ahorro de costos importantes. Quizás las grandes compañías que manejan mucho dinero pueden darse el lujo de seguir en los sistemas monolíticos pero hay muchas compañías que ya han ido hacia ambientes virtualizados. Las compañías ya no tienen miedo de poner una base corporativa en un ambiente de cloud.
Lo que pasa es que convertir los viejos legacy hacia cloud no se puede hacer en un año, es todo un proceso de conversión.
¿Y cuál es el avance en cuanto a la virtualización del desktop?
Primero quisiera decirle que hoy en la nube ya estamos hablando de virtualización de servidores y virtualización de storage, básicamente. Hoy -gracias al VPLEX de EMC- se pueden armar nubes en dos sitios en donde si la distancia no da para que sean sincrónicos -creo que son menos de 100 kilómetros, por la latencia- no solo manejas la virtualización y la disponibilidad entre las máquinas virtuales sino también entre el storage.
Ya no solo es la capa de servidor, la capa de storage también esta virtualizada y es completa. Podrías tener corriendo las aplicaciones en forma cruzada: servidores en un lado contra storage que esté en otro lado y máquinas virtuales en otro lugar; eso hoy está funcionando en América Latina.
Volviendo al tema de VDI [desktops virtuales], la solución funciona, el problema es entender que VDI no es una PC. Si tienes una terminal no vas a poder hacer lo mismo que con una PC. Entonces ha habido bastantes pruebas y bastantes fracasos, porque no fueron manejadas bien las expectativas de los usuarios. Las personas pueden trabajar pero seguramente no van a poder descargar nada para llevarse a la casa, está totalmente en manos del administrador. El usuario tiene una terminal que tiene memoria y una conexión a Internet y todo está corriendo en un ambiente controlado, máquinas virtuales, que por medio de un protocolo te envía las imágenes de pantalla que están corriendo en un servidor.
Eso tiene muchas ventajas en cuanto a seguridad, desempeño, pero el cambio cultural para las personas que están acostumbradas a trabajar en una PC tiene que ser manejado muy bien desde el punto de vista corporativo. Y normalmente lo que hace fracasar los proyectos es la reacción al cambio. Por eso hay artículos que señalan que los proyectos de VDI son proyectos políticos, no técnicos. Técnicamente hoy la mayor parte de los problemas están resueltos, pero desde el punto de vista de la persona a la que se le cambia la herramienta, es un cambio que le es difícil de asimilar.
¿Existe algún factor que esté deteniendo el avance de la adopción de la nube?
A mi me sorprenden las encuestas que se hacen y se ve que la gente está informada y que lo quieren tomar. Es decir, lo quieren aunque sin conocerlo al detalle. El mensaje es muy tentador a pesar de ser un cambio en la manera en que piensan los service providers, y un cambio de paradigma en la administración. Esto lleva un tiempo, pero noto que la gente cuando entiende todo lo que ganan se adapta.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú