Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

El nuevo y complicado rostro de la computación personal

[07/01/2011] La siguiente generación de computación personal ya se encuentra aquí, y se asemeja a la lista de compras de un adolescente obsesionado con la tecnología.

Teléfonos Android para revisar el correo electrónico. iPads de Apple para realizar presentaciones y compartir documentos, y Google Docs para almacenar archivos en la nube.
Pero la consumerización de TI no es la única tendencia que complica el panorama de la computación personal para los administradores TI. Existe el tema de la migración a Windows 7, cuestiones acerca de las tecnologías de virtualización del escritorio y las aplicaciones, escenarios tipo traiga su propia PC, y el gran tema de cómo hacer que el desktop de un usuario sea accesible desde varios tipos de dispositivos empresariales y de consumidor.
Los servicios de nube como Google Apps y las versiones alojadas de Microsoft Exchange y SharePoint también se encuentran entre las opciones para las empresas que quieren expandir las opciones de acceso del empleado.
Después de todo, para muchos trabajadores el desktop del futuro ya no será un dispositivo físico que alberguen todas sus herramientas críticas, todos sus datos, todos sus contactos, todas sus conexiones de red seguras a recursos corporativos fundamentales. El desktop, si aún lo seguimos llamando de esa manera, se encontrará disponible desde cualquier dispositivo, cualquier lugar, en cualquier momento, y permitirá el acceso tanto a aplicaciones personales como a las del trabajo sin entrar en conflicto con la seguridad TI y las políticas de cumplimiento.
Tomemos en consideración por un momento el surgimiento de los teléfonos inteligentes y las tablets. A nivel mundial, los despachos de smartphones empresariales subieron de 54 millones a 77 millones entre el 2009 y el 2010, y se espera que crezcan a 166 millones para el 2014, de acuerdo a una investigación de IDC publicada en setiembre. El 30% de los compradores de TI ya se encuentran haciendo pilotos o planeando programas para los iPads y tablets similares, y otro 43% se encuentran interesados en hacerlo, señala Forrester.
Por su puesto, muchos empleados ya se encuentran accediendo a los sistemas de sus trabajos desde varios tipos de dispositivos. En empleado de Intel, Matt Primrose, por ejemplo, hacer sus reportes usando una laptop proporcionada por su compañía, varios tipos de tablets de propiedad del equipo de laboratorio de Intel, y un iPhone que se compró por sí mismo.
Si voy a una reunión regular dejo mi laptop en mi escritorio y me llevo el iPhone, señala Primrose, ingeniero con oficinas en Oregon del equipo de prototipos para clientes empresariales de Intel. Probablemente llevaría una tablet si tuviera alguna que estuviera registrada para acceder a mi correo electrónico, y para ver un documento mientras me encuentro en la reunión. La única ocasión en la que uso mi laptop en estos días es si necesito Live Meeting para tareas de colaboración, o si estoy presentando algo. Llevo el dispositivo que considero que necesito en ese momento.
Aunque los trabajadores como Primrose pueden utilizar varios tipos de dispositivos para -de una forma poco sistemática- hacer su trabajo, el desktop no se encuentra universalmente disponible en todas las plataformas, así que la productividad y la eficiencia no son lo que deberían ser.
Construir el desktop universal no va a ser sencillo, sin embargo, las empresas están adoptando pasos intermedios, en gran medida debido a que se encuentran forzadas por el influjo de los dispositivos propiedad de sus empleados.
Ford Motor Co., por ejemplo, ha instituido un programa que llama ePOD (email on Personally Owned Devices -correo electrónico en dispositivos de propiedad personal). Hasta el momento, Ford da soporte al uso, por parte de los empleados, de iPhones, iPads y BlackBerries, y está considerando si va a dar soporte o no a Android, Symbian y Windows Phone 7.
En un mundo ideal, los empleados tendrían una vista unificada de toda su información personal y corporativa desde una sola interfase, mientras que TI podría manejar y asegurar la burbuja corporativa y dejar el lado personal separado, señala Randy Nunez, jefe de Computación Móvil de Ford.
De hecho los proveedores de virtualización VMware y Citrix están trabajando en hipervisores para teléfonos móviles que crean perfiles de usuario separados para aplicaciones y correos electrónicos empresariales y personales. Sin embargo, Nunez señala que su enfoque, aunque resuelve un problema de seguridad, podría terminar siendo engorroso porque requiere que los usuarios cambien de una interfase a otra cuando se mueven de aplicaciones laborales a personales y viceversa.
En el futuro, quizás con un enfoque de sandbox encriptada, o de un servicio de cloud computing que almacene remotamente los datos y los haga visibles en un smartphone cuando se necesiten, podría abordar los problemas de seguridad y usabilidad, especula Nunez.
Los dispositivos de propiedad personal son muy desafiantes ya que el individuo tiene la propiedad del activo y quieren hacer todo lo que desean con ellos, señala Nunez. Pero cuando interactúas con ambientes corporativos, la corporación tiene ciertas reglas de compromiso que ellos deben seguir por seguridad y cumplimiento.
El decirles simplemente no a los trabajadores que quieren usar sus dispositivos personales para acceder a los sistemas corporativos no aborda el problema, porque los usuarios encontrarán una forma de conseguir lo que quieren. Si tienes un teléfono Android y quieres evitar los requerimientos del Exchange ActiveSync tales como el ingreso de PIN y la capacidades de borrado remoto, puedes descargar programas que recuerden tu nombre de usuario y contraseña del Outlook Web Access y almacenar el correo electrónico en la memoria de tu teléfono, el cual podría no estar encriptado.
Uno puede usar herramientas de administración para intentar bloquear esos desvíos, pero el comprometer a los empleados conversando con ellos podría ser efectivo para evitar los accesos no autorizados. Si las personas saben que vas a tomar una posición dura desde el inicio, ellos también van a tomar una posición dura, afirma Neil Clover, CTO de Arup Americas en Nueva York, firma de diseño e ingeniería.
En cambio, Clover y su equipo TI trabajan con los empleados para educarlos sobre cuáles dispositivos personales cumplen con los requerimientos de seguridad de la corporación y cuáles no. Intel tiene un enfoque similar en un programa que comenzó en enero del 2010. Previamente, casi todos los smartphones conectados al sistema de correo electrónico de Intel eran proporcionados por TI. Ahora la mayoría de los dispositivos que se encuentran conectados al correo son de propiedad de los empleados.
Nos estamos acercando a los 15 mil dispositivos en nuestro ambiente y casi dos tercios de ellos son de propiedad personal, afirma el ingeniero principal de Intel, Dave Bucholz.
La empresa le dice a los empleados cuáles dispositivos son elegibles para tener acceso al correo corporativo. Algunos usuarios incluso llevan un impreso de esa lista cuando van a comprar un nuevo teléfono.
En realidad estamos teniendo un efecto sobre el ciclo de compra del usuario, señala Bucholz. Aún nos encontramos en la consumerización de TI, pero ya casi es la TI-zación de los consumidores. Creo que aún va a haber tensión [entre TI y los empleados], pero la tensión será un poco menor dentro de cuatro o cinco años.
Autosoporte del empleado
La TI-zación de los consumidores no es una mala descripción, especialmente cuando tomamos en consideración que los empleados están asumiendo más responsabilidades en su soporte. Y esa autosuficiencia podría ser crucial para allanar el camino para que TI soporte el acceso universal al desktop desde un mix de dispositivos laborales y personales.
Simplemente existen demasiados tipos de dispositivos móviles como para que un departamento de TI pueda proporcionar el soporte esperado en un ambiente centrado en el desktop. De acuerdo a Aberdeen Group, la empresa promedio daba soporte a unos dos sistemas operativos móviles hace un año, pero esa cifra se ha elevado a unos tres, y dentro de 12 meses más empresas darán soporte a un promedio de casi cuatro.
En este nuevo modelo, tendría mucho sentido que TI proporcione los medios para llevar un dispositivo a una red y luego permitir que los usuarios se las arreglen por sí mismos cuando surja algún problema menor. Un modelo de auto ayuda o soporte de una comunidad también podría aliviar la carga de TI y al mismo tiempo permitir a los empleados adoptar diversos tipos de dispositivos, sugiere Nunez.
Los usuarios se están haciendo lo suficientemente autosuficientes como para que esta idea funcione, señala Clover. Para mí, es el inicio de la auto suficiencia, señala. En muchos casos, los empleados ya ni siquiera acuden a TI para configurar sus conexiones ActiveSync. Lo hacen por sí mismos. Ni siquiera tocamos sus dispositivos. Aquí hay un cambio, y creo que es un cambio muy eficiente. Muchas de estas cosas ya no son una caja negra. Tal y como lo veo, creo que tenemos nuevos gladiadores en TI, pero de fin de semana.
Clover también ve la movilidad como el plan de disaster recovery de facto. Si algún evento desastroso no permite que los empleados accedan a una oficina o región, podrían acceder a sus correos electrónicos a través de sus teléfonos, afirma el ejecutivo.
Pero aunque el acceso de los usuarios de smartphones a los recursos corporativos es un paso intermedio hacia el acceso ubicuo al desktop universal, solo se trata de la punta del iceberg. A las corporaciones se les va a pedir que proporcionen más que el solo correo electrónico en los dispositivos móviles, y no podrán decir que no es posible porque los empleados cada vez saben más de las tecnologías que permiten a los teléfonos acceder a las aplicaciones empresariales fundamentales como Oracle, SAP y Microsoft SharePoint.
Por ejemplo, hay clientes VPN para el iPhone y iPad, Citrix Receiver y Wyse Pocket Cloud proporcionan acceso remoto a los desktops y a las aplicaciones empresariales desde smartphones y tablets, y los nuevos dispositivos con Windows Phone 7 de Microsoft pueden acceder a Office, SharePoint y similares. Los teléfonos con Android que usan el hipervisor móvil de VMware llegarán al mercado en algún momento del 2011, y las tablets con Android serán elegibles para la misma tecnología.
El analista en jefe de IDC, Frank Gens, afirma que la más reciente investigación de la firma predice que los despachos de smartphones y tablet combinados superarán a las ventas de PC en los próximos 18 meses.
Manejar múltiples dispositivos
¿Cómo pueden los departamentos de TI darles a los usuarios acceso a las aplicaciones desde cualquier dispositivo y al mismo tiempo enfrentar temas tradicionales de PC como la migración a Windows 7? La virtualización del desktop podría ser la respuesta.
La virtualización del desktop hace posible alojar el desktop en los servidores, haciéndola disponible en forma remota desde clientes ligeros, PC, y quizás dispositivos más pequeños como los teléfonos, las tablets y las netbooks.
Aunque este modelo de virtualización de desktop alojado en servidor permitirá a los empleados acceder a las aplicaciones desde un mayor número de dispositivos, podría no acomodarse a todos los tipos de usuarios, particularmente a aquellos que necesitan un gran poder de procesamiento y acceso offline.
Aquí es donde entran los hipervisores de cliente. Un hipervisor instalado en una PC permite la instalación de sistemas operativos virtualizados en el propio dispositivo, permitiendo a los usuarios correr múltiples espacios de trabajo en el mismo hardware y dándoles la opción de cambiar una máquina virtual de una computadora a otra. Entre los beneficios que esto conlleva se encuentra la capacidad de aprovechar el poder de cómputo del dispositivo local, mientras que al mismo tiempo permite a los usuarios trabajar offline y sincronizar los cambios con el servidor cuando se reestablezca la conexión a Internet.
Los hipervisores de cliente vienen en dos variedades: una que instala máquinas virtuales directamente en el bare metal de la computadora, y otra en la que las máquinas virtuales son instaladas como sistemas operativos invitados sobre el sistema operativo alojado. Los hipervisores de cliente serán atractivos para los empleados que necesitan correr dos sistemas operativos, por ejemplo una máquina virtual de Windows sobre una laptop Mac.
La virtualización del desktop de todos los sabores también puede proporcionar mejores capacidades de administración TI. La capacidad de trasladar la aplicación, datos y configuración de un usuario a una nueva computadora en caso de falla del hardware o del upgrade de una PC, o de la instalación de un parche, disaster recovery, segregación de personal y datos de trabajo, y cumplimiento de políticas de seguridad son algunos de los beneficios potenciales.
Los proveedores TI como VMware, Citrix, Parallels y Microsoft, y varias empresas nuevas están vendiendo varios tipos de tecnologías de desktop virtual.
Por ejemplo, la nueva empresa MokaFive, ofrece una suite de administración centralizada con hipervisores de cliente a elección del cliente. Los modelos traiga su propia PC son posibles en este escenario, ya que la computadora propiedad de un empleado puede correr un ambiente laboral en un contenedor virtual y seguro, señala el CEO de MokaFive, Dale Fuller.
Fuller, que fue gerente general de la división PowerBook de Apple en 1995 y 1996, afirmó que solía pasar que tener a Apple dentro de la empresa era muy difícil porque Windows era el estándar de facto. Pero esas barreras se están desmoronando y los desktop virtuales las van a destruir totalmente, sostiene el ejecutivo. La visión de largo plazo de Fuller es el de un ambiente de cómputo auto curable en el cual los empleados pueden usar cualquier dispositivo que quieran.
Un departamento TI no puede manejar los 14 nuevos dispositivos que vendrán mañana, así que quieres ver la virtualización como una forma de estandarización, afirma Fuller. En la medida en que la virtualización funcione en esa máquina, estoy bien, porque solo estoy administrando la parte virtual de esa máquina. En otras palabras, se puede generar un espacio de trabajo virtual en la computadora casera del empleado, creando una conexión segura al centro de datos corporativo que no puede quedar comprometida por las partes personales de la computadora.
Además de ampliar las políticas de seguridad corporativas a las máquinas caseras, la meta mayor de MokaFive es fusionar los beneficios de los modelos de hipervisor de cliente y de alojado en servidor, permitiendo a los usuarios instalar cualquier sistema operativo que satisfaga sus necesidades y que trabaje en línea u offline, mientras que al mismo tiempo le da a TI los medios para enviar parches, hacer cumplir políticas y realizar otras tareas de administración de desktops desde un punto central. Al combinar el acceso a las aplicaciones laborales y personales en un solo dispositivo, MokaFive y otras tecnologías de desktop virtual también podrían estar ayudando a los consumidores a evitar sentirse abrumados por la sensación de tener demasiados dispositivos.
En el Cisco Connected World Report, una encuesta a 1.300 tomadores de decisión de TI, se encontró que el 27% de las empresas harán de la virtualización del desktop una iniciativa importante en los próximos tres años. El acceso móvil a la información para los empleados será una gran prioridad, con un 33% de las empresas haciendo de ella una iniciativa fundamental. Cisco también encuestó a 1.300 trabajadores, y encontró que tres de cada cinco empleados cree que no necesitan estar en la oficina para ser productivos, pero que las políticas TI podrían estar evitando su verdadera movilidad.
La virtualización del desktop, por lo menos el modelo de alojado en servidor, requiere de una buena infraestructura de centro de datos y un cambio en la forma de pensar del administrador TI, de manejar una flota de puntos físicos a administrar la máquina virtual que vive en el servidor, señala el analista de IDC, Ian Song.
Los hipervisores de cliente, fundamentales para el modelo de traiga su propia PC, son menos maduros que los desktops alojados en servidores, y muchas empresas están temerosas de usarlos inmediatamente, señala el analista de Gartner, Chris Wolf. Los departamentos de TI y los usuarios buscan un mejor modelo de seguridad para separar los datos y aplicaciones laborales y personales.
Ese es un campo un poco incierto, señala Wolf. Si yo [como empleado] poseo el sistema, no desearía que la compañía revise toda mi información personal. Hay una línea muy delgada entre aquello con lo cual se siente cómodo el empleado y aquello con lo cual se siente cómoda la organización. Aún así, podría ser necesaria una combinación del modelo de cliente alojado y desktops alojados en servidor para que todos los tipos de usuarios tengan acceso al desktop sobre cualquier dispositivo que deseen.
Desktop en la nube
Si la virtualización del desktop parece incierta, ¿qué hay de los desktops que existen solo en la nube? Los proveedores como Desktone están comercializando desktops alojados en la nube, e IBM se está uniendo con proveedores de Linux y otros socios para ofrecer desktops alternativos a Microsoft a través de servicios de nube en web.
Y también tenemos a Google. Aunque Gmail ha capturado menos del 1% del mercado de correos electrónicos empresariales, de acuerdo a Gartner, Google ha cautivado a varios millones de pequeñas empresas con su suite Google Apps de correo electrónicos y herramientas de productividad, y ahora se está uniendo con proveedores de hardware para vender netbooks con el sistema operativo Chrome.
El sistema operativo Chrome es un poco más que un navegador web, y se encuentra diseñado para usuarios que realizan toda su computación en línea, proporcionando suficiente acceso offline para arreglárselas en los vuelos (aunque incluso los aviones están comenzando a ofrecer acceso web inalámbrico).
El CEO de Google, Eric Schmidt, afirma que Chrome es el cumplimiento de la visión de Computadora de Red que se ofreció en los años 90 por parte de la aún no difunta Sun, su ex empleador. Google cree que en un futuro 100% Web, en el cual -en forma similar a los desktops virtuales alojados en servidores- las computadoras personales simplemente se conviertan en dispositivos sin estado (stateless devices) que solo son navegadores web, señala el gerente de producto senior de Google, Rajen Sheth. El enfoque de Google será más viable con el tiempo a medida que la conectividad con Internet se encuentre en todos lados.
Google y Microsoft han iniciado una guerra de relaciones públicas, con Google del lado de la computación en web, y Microsoft insistiendo que los días del software instalado localmente aún no han terminado. Pero en realidad, la línea entre las estrategias de las dos compañías cambia a medida que hablamos, ya que Microsoft cada vez se mueve más hacia la movilidad y hacia versiones en nube de sus productos de software principales, como Exchange, Office y SharePoint.
Estamos invirtiendo bastante para asegurarnos que nuestros productos trabajen en las PC, teléfonos y navegadores, y continuaremos invirtiendo aquí, señala Tom Rizzo, director senior de Microsoft Online Services.
Incluso, los proveedores de hardware que ganan miles de millones de dólares proporcionando a los centros de datos equipos cada vez más grandes y mejores, están captando el mensaje y se están adaptando para evitar que la era de la movilidad y la virtualización los deje de lado.
En la conferencia EMC World de mayor de 2010, el CEO de EMC, Joe Tucci, vio para el futuro un mundo en donde los sistemas de almacenamiento centralizado harán que el cambio de ambientes rígidos de desktop hacia una experiencia de computación móvil -en donde los usuarios simplemente elijan el dispositivo que desean para usarlo en el trabajo y en los juegos- sea más rápido.
Creo que el concepto de computadora personal va a cambiar de manera espectacular, señaló Tucci.
Ya está cambiando. Como señala el analista de investigación de Aberdeen Group, Andrew Borg: No existe una característica definitiva para diferenciar lo que solíamos denominar un dispositivo de consumidor de lo que ahora llamamos un dispositivo profesional. La barrera ha desaparecido.
Jon Brodkin, Network World (US)