Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

El mundo se encuentra ahora en la ‘tercera era’ del cibercrimen

[19/01/2011] El año 2010 fue enormemente significativo para la criminalidad virtual y podría marcar el inicio de una tercera era del cibercrimen, indicó el experto en seguridad Graham Cluley de Sophos, como avance del más reciente review de amenazas de la compañía en el año.

La primera era fue marcada por el hacking y creación de virus amateur en la PC, la segunda por la unión del crimen organizado con las nuevas tecnologías de Internet; y como se esperaba, el 2010 vio muchos de estos frentes en formas cada vez más sofisticadas y variadas.
Durante el año, los criminales parecieron migrar en alguna medida del spam y los exploits de las webs hacia el nuevo frente de batalla del cibercrimen: las redes sociales.
El tamaño de la actividad maliciosa en Facebook parece estar fuera de control, señala uno de los autores del reporte, Graham Cluley. Sin embargo, el sitio social no puede o no desea invertir los recursos necesarios para detenerla, escribe en el más reciente de una línea de comentarios punzantes que ha hecho en meses recientes sobre la aparente displicencia de Facebook hacia la seguridad.
Pero es la tercera era que ha comenzado la que marca el último año como diferente, y que puede definirse a través del repentino surgimiento del cibercrimen como un tema geopolítico.
Hillary Clinton reclamó a China en términos muy blandos por su supuesta participación en el ataque Aurora sobre compañías estadounidenses, Stuxnet golpeó el programa nuclear iraní en lo que ahora parece un ataque dirigido y cuidadosamente diseñado, y el nuevo gobierno de Reino Unido repentinamente definió la ciberdefensa como una de sus preocupaciones militares más prioritarias.
Resalta en el año las extraordinarias fugas de datos de la milicia y diplomacia de Estados Unidos hacia Wikileaks, y el hacktivismo del grupo Anonymous que desarrolló la idea de cibercrimen como una herramienta política no convencional. 2010 fue un año inusual. Este fue el año en que se sacaron los guantes, comentó Cluley.
Las tres capas del cibercrimen (el hacking de fastidio, el criminal y ahora el hacker político pagado o no pagado) representan una amenaza para los consumidores y compañías.
Un buen ejemplo de la forma en que estas capas se pueden fusionar en un solo crimen se produjo con el gusano de Twitter onMouseOver, que fue un ataque de medio social que atrapó a altas figuras políticas, incluyendo, como señala Sophos, a la esposa del ex primer ministro de Reino Unido Gordon Brown, Sarah Brown, Lord Alan Sugar, e incluso Robert Gibbs, el secretario de prensa del presidente de Estados Unidos Barack Obama.
Una estadística significativa del 2010 fue el pico en el número de arrestos por supuestas actividades cibercriminales, que se produjo entre bandas organizadas y personajes solitarios.
Antes del 2010, el crimen en Internet se asumía como de bajo riesgo y la presión para encontrar a los culpables era aparentemente modesta. Ahora que el cibercrimen es considerado importante por los gobiernos, los criminales de los países desarrollados ya no pueden asumir que no van a ser encontrados y posiblemente incluso, en el 2011, extraditados desde países diferentes a aquellos en los que cometieron sus crímenes.
John E Dunn, Techworld.com