Llegamos a ustedes gracias a:



Conversando con...

Fernando Jiménez, director de la carrera de Ingeniería Electrónica y Telecomunicaciones y Redes de la UPC

AI: La inteligencia artificial en el Perú

[31/01/2011] AI (Artificial Intelligence) parece un título de ciencia ficción, y de hecho lo es. Pertenece a una obra de Steven Spielberg en la que un robot con apariencia de niño se roba el corazón de todos los espectadores. Quizás por ello es que asociamos tan fácilmente la inteligencia artificial con la robótica, reduciéndola a solo uno de sus campos de aplicación. En realidad, la inteligencia artificial abarca también las soluciones empresariales que probablemente muchos CIO están buscando. Con ella se pueden crear controladores más inteligentes -valga la redundancia- para encontrar fallas en productos o para ubicar tendencias de mercado.

Lo mejor de todo es que la inteligencia artificial no es un privilegio del mundo desarrollado. En nuestros países emergentes también se desarrolla la AI con una calidad similar a la que se puede encontrar en el Primer Mundo. Ello quedó demostrado con el reciente simposio que organizó la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas al alimón con la International Neural Network Society, y en donde verdaderas eminencias de este campo -junto con científicos locales colocaron- al Perú en el mapa de la inteligencia artificial a nivel mundial.
CIO Perú conversó con Fernando Jiménez, director de la carrera de Ingeniería Electrónica y Telecomunicaciones y Redes de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC) y uno de los organizadores del evento, y pudimos ver todo el potencial que este campo puede desarrollar en el mercado nacional.
Red neuronal
Es difícil describir en pocas palabras y en forma sencilla lo que es una red neuronal, y por ello nos basaremos en lo que Jiménez nos explicó al momento de conversar con él.
El ser humano está compuesto por millones de células, podríamos poner un 1 y 10 ceros al costado y ese sería el número de células, las cuales conocemos en el siglo 21 como elementos de procesamiento. Ese conjunto de millones de células constituye una red neuronal biológica. ¿Qué ha hecho la tecnología? Imitar la red neuronal biológica del cuerpo humano para generar dispositivos en hardware y software que emulen las capacidades que tiene el ser humano, señaló el profesor universitario.
Complementando ese concepto también podemos decir que esa emulación que buscan las redes neuronales se enfoca principalmente en una de las características fundamentales del aprendizaje humano: la experiencia. Nosotros aprendemos a través de la experiencia, además del reconocimiento de patrones y el procesamiento de información; y ese es el tipo de comportamiento que buscan imitar estas redes artificiales.
Con este tipo de redes, entonces, se podría acceder a un procesamiento más fino de los datos y a su utilización en campos ya conocidos, como la business intelligence (BI), en el mundo de los negocios.
En el campo de la BI, en el subcampo de data mining, ya hay aplicaciones de redes neuronales. Hace cinco años conocí a dos expertos peruanos que eran ingenieros industriales de la UPC pero que habían ido a realizar sus especializaciones en BI, data mining y redes neuronales, sostiene Jiménez.
Por su puesto, la inteligencia de negocios no es el único campo empresarial en el que las redes neuronales están participando.
En el campo de las finanzas hay muchos desarrollos de la IA que están potenciando las operaciones de las empresas. Por ejemplo, supongamos que una empresa tiene que conducir toda una campaña de marketing directo; las redes neuronales, como uno de los sub campos de la inteligencia artificial, están siendo usadas en el proceso de clasificación, selección y reconocimiento de la cartera de clientes para el proceso de marketing directo.
Pero además, una de las aplicaciones más fascinantes en el campo financiero es buscar predecir los movimientos de la bolsa de valores. De hecho, ya existen muchas aplicaciones que podemos llamar neural fuzzy stock trader, con las cuales las redes neuronales son aplicadas a la predicción.
El ser humano realiza muchas acciones de predicción, como cuando manejamos un carro y estamos prediciendo las acciones de las otras personas en la pista. Ahora los sistemas de inteligencia artificial están prediciendo las variables, para ajustar el comportamiento del sistema y buscar encontrar una solución. Por ejemplo, tratar de predecir parámetros financieros o determinar qué cartera ha sido castigada por fraude crediticio. Procesos de clasificación y de reconocimiento de patrones en el fraude crediticio son algunas de las aplicaciones de la inteligencia artificial al mundo de los negocios, señala Jiménez.
Localmente
Lo bueno es que la inteligencia artificial no es privilegio de los países desarrollados. De hecho, la AI ha evolucionado a lo largo de los años entre los profesionales peruanos, tal y como lo puede atestiguar el propio Jiménez.
El entrevistado recordó que hace 12 años volvió al país luego de realizar su doctorado y comenzó a dar charlas sobre el tema en diversas universidades. La aceptación fue buena y muchos profesionales comenzaron a ingresar a ese campo con un nombre tan llamativo. Y es por ello que Jiménez no duda en decir que el nivel alcanzado por los profesionales locales es tan bueno o mejor que los que se puede encontrar en el exterior. Sino, no hay forma de explicar el motivo por el que las grandes transnacionales que se encuentran en el tema se nutren de profesionales latinoamericanos, en general, y peruanos en particular.
Tanto en Perú como en el mundo desarrollado hay una distancia. El conocimiento científico es bastante elevado pero el mercado toma un cierto tiempo para digerir la tecnología, a eso se le conoce como el time to market. A nivel de las potencias sus desarrollos llegan más rápido a las empresas, sostiene Jiménez.
¿Cuál es el nivel de conexión entre empresas y universidades en el Perú? De acuerdo al entrevistado en el mundo de la empresa, hay organizaciones que han buscado investigaciones para aplicar redes neuronales a sus plantas industriales, como alguna cementera y alguna empresa de productos de consumo masivo lo han hecho alguna vez.
De hecho, Jiménez recuerda que cuando trabajaba en una empresa de telecomunicaciones él y su equipo hicieron desarrollos que se implementaron en la firma local y luego en las subsidiarias de la transnacional en otros países. Entonces, el talento nacional ya ha alcanzado un buen nivel.
Mi mensaje para el Perú es que tenemos el capital intelectual en las universidades, que puede hacer que los desarrollos lleguen muy rápidamente a nuestras empresas. El país tiene que creer que el desarrollo hecho en Perú puede ser rápidamente incorporado a las empresas. Entonces estamos buscando disparar la capa científica y tecnológica del Perú porque el país tiene el capital intelectual necesario, sostuvo.
El Simposio Internacional de Redes Neuronales, que se desarrolló en la UPC entre el 25 y 27 de enero, fue tan solo el primer paso para un posible encuentro multitudinario, con hasta dos mil asistentes, que podría realizarse en el futuro cercano en nuestro país. Los científicos que desarrollan la inteligencia artificial en el Perú ya son conscientes de todos los aportes que pueden realizar al sector económico del país y esperan poder tener una relación más cercana con el empresariado para volcar todo ese potencial. Esperemos que así sea.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú