Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Principios de economía cloud

[25/02/2011] Observadores de la industria y ejecutivos de TI están aclamando el modelo cloud computing por las ventajas que aporta a la empresa - agilidad, facilidad de uso, escalabilidad y, sobre todo, por reducir los costos realizados en la compensación de los gastos operativos.

"Nuestra ambición Nº1 de la computación en nube es económica", señala Johan Goossens, director del comando aliado del área de transformación de factores tecnológicos y humanos de la OTAN (ACT o Allied Command Transformation's Technology & Human Factors Branch), en Norfolk, Virginia
"Con presupuestos reducidos en todo el mundo, al igual que en los gastos de defensa, tenemos que consolidar las operaciones de TI. Y pensamos que la nube nos ofrece la oportunidad de alcanzar parte de esa consolidación, al tiempo que mejora los flujos de información [entre las 28 naciones de la OTAN],  permitiéndonos ahorrar algo de dinero", señala.
Con ese fin, la ACT está evaluando una serie de proyectos cloud, y espera encontrar valor en la nube privada, así como en la plataforma cloud de infraestructura pública, y servicios de software. "Estoy convencido de que habrá un ahorro, pero no lo he cuantificado todavía", añade Goossens.
Ahí radica el problema
Dependiendo de su situación, el cloud computing podría no hacerle ahorrar dinero -e incluso si está convencido de que la nube le proporciona ahorros, va a ser difícil poder demostrarlo, señala Geva Perry, una estratega cloud independiente y autora del blog Pensando en Cloud.
"Cuando uno ve en las estadísticas cómo un movimiento hacia la nube puede ahorrar aproximadamente un 10%, ya sabe que esos cálculos son blandos", agrega Dave Hart, director de tecnología de Presidio Networked Solutions, una compañía de servicios de TI. "Todos estos asuntos económicos están en los ojos del espectador".
Por un lado, comparar el costo de usar un servicio en la nube pública con el de hardware y software comprados, es un ejercicio de manzanas con naranjas. Tratar de factorizar cada pequeño elemento es difícil, señala Perry.
"Tiene que hacer cosas como calcular cuanto pagará por el ancho de banda a diferencia de lo que pagará cuando llega a un acuerdo de ancho de banda. Y, hay que tener en cuenta el costo de mantenimiento y gestión de la infraestructura de TI, incluyendo lo que se externaliza y lo que no, y qué porcentaje de la planilla de TI se va con un movimiento a la nube, por ejemplo, agrega Perry.
Una de las formas en que una empresa puede obtener un conocimiento más real de los costos, es empezar a correr aplicaciones en la nube y luego calcular el gasto real, aconseja Perry.
Pero eso plantea una serie de cuestiones adicionales, por ejemplo, cómo dar cuenta de las características de fluctuación de precios en un mercado inicial.
"Si se fija en Amazon, puede ver que tenía algo así como dos docenas de anuncios de precios en los últimos dos años -así que los cálculos que ha hecho hace dos semanas ya no pueden ser relevante debido a que su proveedor cloud ha recortado los precios en uno de los servicios que utiliza", señala Perry.
También tenga en cuenta que el precio que paga por esa experimentación no necesariamente refleja el costo de una implementación de producción.
Si está experimentando con Elastic Compute Cloud de Amazon, por ejemplo, es más probable que elija los recursos que necesita de las instancias a pedido del proveedor, señala Perry. Estos le permiten pagar por capacidad de cómputo por hora sin compromisos a largo plazo.
Pero cuando se ejecutan aplicaciones de producción en la nube, es más probable que utilice Reserved Instances, que le dan la opción de hacer un pago por única vez para cada instancia reservada y, a su vez, reciben un descuento en el cargo de uso por hora para esa instancia, de acuerdo a los gráficos de precios de Amazon.
Comparación de enigmas
Will Gregerson, director financiero de Schaeffer Manufacturing, un fabricante de lubricantes especializados en St. Louis, dijo que se enfrentó a una frustración similar al comparar los precios entre el software tradicional ERP y las ofertas de ERP en la nube.
Un proveedor de ERP le ofreció una licencia plana, otro agregó los costos extra de los módulos requeridos. La decisión final se redujo a SAP Business One, software tradicional de ERP y al servicio ERP cloud de NetSuite, señala. SAP cobró una tarifa de licencia por usuario -que sería costoso para poner en marcha, dice-, mientras que NetSuite también cobraba una cuota por usuario, pero en un modelo de páguelo mientas lo use.
En última instancia, el dinero no fue el factor decisivo, sino la facilidad de uso y funcionalidad. "El modelo de páguelo mientras lo use proporciona un buen beneficio, pero habríamos escrito el cheque por el SAP Business One, si hubiéramos decidido que era lo que queríamos".
Schaeffer optó por NetSuite Cloud ERP, ya que, "dejamos que alguien más haga toda la programación y tenemos un sistema mucho mejor", señala.
Además, el análisis de Gregerson fue que el punto de cruce en el que el costo de pagüelo mientras lo use del ERP Cloud finalmente excedía el costo inicial del software de SAP dentro de nueve o diez años -muy lejos de ser un factor importante en la consideración de costos, señala Gregerson.
No todo son dólares y centavos
Para muchas empresas, la factorización en función del ahorro es otro desafío.
"¿Cómo se mide el costo de la agilidad?, señala Perry. "He permitido que mis desarrolladores tengan este nuevo producto o servicio en funcionamiento dos semanas más rápido de lo que antes podían y pueden hacer cambios muy fácilmente, entonces ¿cuánto dinero vale esto para mí? La mayoría de los buenos ejecutivos tienen un sentimiento intuitivo sobre la forma en que la nube hace lo que ellos deberían hacer, pero es difícil de cuantificar".
A menudo, cuando un análisis de costos muestra un aumento del gasto en las nubes, un ejecutivo de TI de la empresa seguirá adelante con el proyecto sin tenerlo en cuenta, señala Perry y otros observadores cloud. "Estamos viendo más y más historias de éxito donde los beneficios suaves, como la agilidad empresarial, están demostrando ser más importantes que el ahorro bruto de la infraestructura de hardware", señala Perry.
La economía cloud puede ser bastante nebulosa aún cuando se compare una nube interna privada con la infraestructura tradicional de TI, concuerda James Staten, vicepresidente y analista principal de Forrester Research.
"Cuando examinamos a los clientes cloud, lo que encontramos es que son más eficientes, más rápidos y sus operaciones globales de costos de TI en la nube son más bajas que en su ambiente tradicional -por lo tanto, ahí están los beneficios. Pero todo se reduce a esta habilidad para el cálculo de los intangibles", agrega.
Como ejemplo, cita el caso de una empresa que construye una nube interna, pero no reduce en absoluto los efectivos TI. "Tienen exactamente el mismo número de personas, pero esas personas están manejando tres veces el número de máquinas virtuales en producción. Así que eso es definitivamente una ventaja operativa para la empresa, pero que no se puede valorar en dólares", señala Staten.
Por otro lado, la compañía podría calcular un costo en dólares de evasión, añade."Hemos tenido este ratio de administradores de máquinas virtuales antes y de muchos administradores de máquinas virtuales ahora. Antes, habría tenido que contratar a cinco administradores más para manejar esa cantidad de máquinas virtuales", agrega.
Y mientras que Forrester ha visto evidencia de que los costos operativos de TI son más bajos en las nubes internas que en la infraestructura tradicional, no está dispuesto a señalar un porcentaje específico de ahorro. "Simplemente no hay suficientes ejemplos aún", agrega Staten.
En cambio, Forrester cita su modelo de madurez de virtualización. "Hablamos de cuatro etapas de la virtualización, con la última etapa que es más o menos como una operación cloud, y vemos que aproximadamente un 10% a 20% mejora su eficiencia operativa por etapa".
Ciertamente, en las etapas de piloto e inicial, Deloitte Consulting constata que la mayoría de los casos de cloud Business de los clientes han sido positivos, señala Mark White, CTO de práctica de tecnología de la empresa.
Pero la empresa ha sido testigo de que hay clientes que han renunciado a la nube, al menos por ahora. "Ha habido casos en que el CIO ha dicho: 'Esto no tiene sentido. Tengo una masa crítica de conocimientos y escala, la solución actual está funcionando bien, y tiene más sentido para mí seguir en ese camino con una actualización, mejora o reinicio, señala.
Lo importante es que han tomado esta decisión después de analizar el caso de negocio, añade White.
"Cloud no es algo sobre lo que se deban lanzar los dados. Haga el caso del negocio. Haga el análisis. Usted no va a estar gastando este dinero por el bien de la tecnología, señala. "Es genial, no me malinterpreten. Como CTO creo que es genial, pero eso no es una razón para gastar dinero en el negocio".
Schultz Beth, Network World