Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

El almacenamiento cloud

El dilema de las iPad y tablets en general

[07/03/2011] La tablet es una tecnología de hace diez años pero que estaba enterrada. Los usuarios rechazaron "el pesado sistema operativo" de Microsoft por un tiempo. Hace un año, la iPad de Apple resucitó el concepto de la tablet PC, entregando una ligera pieza informática de vidrio con una interfase agradable y de fácil respuesta, además de una avalancha de aplicaciones. Los usuarios la adoran, y ahora un aluvión de imitaciones está inundando el mercado. Todas funcionan bastante bien en las cuatro aplicaciones que más se usan: web, correo electrónico, libros y medios de comunicación. Y el medio millón de aplicaciones, o más, incluidas en las tiendas de Apple, Android y BlackBerry, parecen llenar todas las necesidades móviles concebibles.

Pero los usuarios, especialmente los usuarios de negocio, quieren más. Quieren deshacerse de sus computadoras portátiles, o al menos sacarlas con menos frecuencia. Galen Gruman, de InfoWorld.com, ha proclamado que estos dispositivos se convertirán en el principal dispositivo informático para la mayoría de los trabajadores, y recientemente una empresa de gestión de dispositivos móviles declaró que la laptop había muerto, basada en el meteórico incremento de la oferta de tablets. La declaración puede ser prematura, dado que el sistema operativo Android 3.0 de Google ("Honeycomb") todavía tiene que aparecer comercialmente, y las tablets previstas de Hewlett-Packard y RIM dependen de sistemas operativos propietarios que aún no han sido probados. Aun así, está claro que los usuarios desean liberarse de las laptops.
Por desgracia, el uso de una computadora portátil sigue siendo de rigor para todo lo que implique el traslado de archivos de un lado a otro. Esto se debe a que la gestión de archivos sigue siendo un punto débil en las tablets de hoy. La sincronización de archivos entre el escritorio de un usuario y el sistema de la tablet puede ser un ejercicio tedioso. Es peor cuando la tablet ni siquiera tiene un sistema de archivos, como en el caso de la iPad (que trata a los archivos como elementos integrantes del espacio de trabajo de cada aplicación). El modo por defecto para mover archivos dentro y fuera de la iPad es una pesadilla, que incluye a iTunes, cables, y muchos clics -o el agrupamiento de todos como datos adjuntos de correo electrónico.
Por el contrario, las aplicaciones de Android pueden compartir archivos entre sí. El sistema operativo le proporciona a las aplicaciones la capacidad de atravesar todo el sistema subyacente de archivos del dispositivo, aunque su comportamiento por defecto es mantener los archivos en privado. Este enfoque es mucho más dócil a la interacción con el almacenamiento cloud.
Si piensa fuera de la caja y utiliza la nube, guarde sus archivos en el almacenamiento cloud, desde donde los puede tomar para trabajar y los vuelve a guardar cuando ha terminado. Entonces todo se sincroniza en todas partes, por lo que los cambios se reflejan inmediatamente en la tablet, su escritorio, y el escritorio de su jefe.
Por desgracia, el matrimonio cloud - tablet no ha sido tan fluido, debido en gran medida a que los fabricantes de los sistemas operativos de las tablets no han considerado el almacenamiento cloud en sus diseños. Los servicios y aplicaciones de terceros están llenando el vacío, ayudando a que los usuarios hagan malabares con una gran variedad de formatos de archivo y tipos de objetos. Pero los responsables de los sistemas operativos de las tablets ofrecen poco o ningún soporte integrado a la nube, lo que está frenando la adopción cloud en todas partes.
El problema no es solo con la iPad de Apple. A pesar de haber tenido un poco más de un año, los desarrolladores del sistema operativo de la iPad tampoco han abordado este problema directamente. La edición panal de abeja de Google Android 3.0, WebOS de HP para su próxima TouchPad, el sistema operativo de la próxima tablet PlayBook de RIM, y la inminente multituoch Maverick Suricata con Ubuntu 10.10 de Canonical, parecen crecer de soporte para cloud.
Las aplicaciones de almacenamiento cloud dan un paso en la brecha
En los inicios de la iPad, el fanático de Apple, Robert Mozayeni, le preguntó el CEO de Apple, Steve Jobs, por e-mail: "... me preguntaba si había alguna manera de tener mis documentos en mi iPad, a través de iWork.com o iDisk?"
"Sí", respondió Jobs, sin entrar en detalles. Apple hizo cumplir esa promesa implícita, tanto para su sitio de colaboración iWork.com (en versión beta) y en su disco virtual iDisk del servicio cloud MobileMe.
¡Ay, pobre Mozayeni! olvidó decirle a Jobs que él quería poner de nuevo los documentos después de editarlos en la iPad. Apple no permitía esa capacidad hasta la actualización iOS 4.2 en noviembre, y en todo caso, el truco solo funciona para los suscriptores del servicio MobileMe de Apple que cuesta 99 dólares por año. Apple no proporciona ninguna interfase para otros servicios de almacenamiento en la nube –necesitará una aplicación para eso.
De hecho, existen aplicaciones para ello, con soluciones innovadoras que proporcionan una alternativa a la suscripción anual de MobileMe y mayor funcionabilidad a la escasa capacidad de sincronización entre MobileMe y la iPad. Estos productos cubren una amplia gama de capacidades y precios, con una visible tendencia hacia características de clase empresarial con costo extra, tales como la colaboración, encriptación, soporte para múltiples usuarios, informes, permisos de grupo, y cambio de marca.
Estos servicios cloud móviles son anteriores a la actual moda de tablets, a fuerza de haber sido lanzadas hace dos años o más para proporcionar el conveniente intercambio de archivos entre usuarios de escritorio, o para ofrecer almacenamiento cloud de clase empresarial a granel. También han estado al servicio de las capacidades de almacenamiento cloud en los teléfonos inteligentes. Como resultado, muchos desarrolladores han incorporado acceso a estos servicios de terceros en sus aplicaciones de teléfonos inteligentes, muchas de las cuales también corren en las tablets.
Los proveedores de servicio de almacenamiento cloud incluyen grandes armas como Simple Storage Service (S3) de Amazon, MobileMe de Apple, GoogleDocs de Google, Live Mesh / SkyDrive de Microsoft, y Cloud Files de Rackspace. Por lo general, los usuarios no interactúan directamente con estos proveedores desde sus tablets, sino que trabajan con un proveedor intermedio como Box.net, Dropbox, JungleDisk, Soonr, o Spot Documents. Algunos intermediarios también ofrecen sus propias aplicaciones para dispositivos iOS y Android, y también hay varias aplicaciones de almacenamiento cross-cloud, como CloudConnect Pro y SMEStorage. Además, hay aplicaciones de terceros que dan acceso a las colecciones de documentos de SharePoint para los usuarios de tablets.
La mayoría de las aplicaciones son gratuitas, pero hay que pagar una suscripción para acceder a los mejores servicios cloud. Aunque hay suscripciones gratuitas disponibles, los usuarios que buscan que el almacenamiento en la nube sea el disco de su tablet, necesitarán un plan intermedio que cuestan entre cinco y 20 dólares al mes para lograr mayor capacidad de almacenamiento, mayor capacidad de transferencia de archivos, características avanzadas de transferencia, aplicaciones adicionales y funciones empresariales.
Todas las aplicaciones de servicio cloud le permiten realizar funciones cloud esenciales desde una tablet: descargar archivos de la nube o -en el caso de la iPad- abrir archivos directamente desde la nube en aplicaciones compatibles (como Quickoffice y Documents to Go), y regresar los archivos a la nube cuando sea necesario. Por lo tanto, querrá utilizar aplicaciones que trabajen con el mismo servicio de almacenamiento cloud; por ejemplo la suite iWork de Apple solo funciona con su propio servicio MobileMe. 
También puede acceder al sistema de archivos cloud desde escritorios Mac, Linux y Windows, o a través de un portal web. Algunos también tienen aplicaciones para plataformas específicas de teléfonos inteligentes, como Android, BlackBerry e iPhone.
Las capacidades avanzadas varían según el proveedor. Una tendencia es apoyar las aplicaciones cloud plug-in para aumentar los servicios de un proveedor mediante su conexión con otras plataformas o fuentes de datos. Por ejemplo, una aplicación cloud de LinkedIn podría agilizar el intercambio de archivos con determinados asociados de LinkedIn. Otra tendencia es el uso de la compresión de datos y la deduplicación para reducir el volumen de datos sincronizados, lo que acelera el proceso de transferencia de archivos (clave en las redes 3G relativamente lentas). Se pueden obtener ratios de compresión de 10:1, o mejores, en muchos tipos de datos.
Los mejores servicios cloud para los negocios
El almacenamiento cloud en las tablets cumplen un solo requerimiento clave que las empresas anhelan: el control sobre sus datos. El almacenamiento en la nube puede ser una copia de seguridad masiva, preservando valiosa información de negocios sin importar la plataforma en la que se origina.
Más allá del backup y la seguridad, las características más solicitadas por los usuarios de negocios -de acuerdo con los votos de los proveedores de almacenamiento- son las capacidades de colaboración: varias cuentas, grupos de usuarios, controles de permisos muy precisos, bloqueo de archivos, y control de versiones.
Ningún proveedor ofrece todas estas características. En su edición de equipo, Dropbox (uno de los servicios más ampliamente adoptados) le permite a los usuarios crear un servicio grupal de cinco o más miembros, con un grupo de almacenamiento compartido y cuotas individuales, administración centralizada, registro de acceso, y la capacidad de recuperar versiones anteriores de un archivo. El paquete de equipo cuesta menos que el número equivalente de las cuentas de usuario individuales.
La oferta de negocios y empresa de Box.net luce características similares y capacidades de colaboración adicionales, incluyendo control de permisos específicos para grupos arbitrarios de usuarios, presentación de informes de auditoría, y la marca personalizada. Esta última característica es especialmente útil cuando se comparte contenido con socios externos, haciendo que la propiedad de los datos sea más visible.
Irónicamente, Google no ofrece ninguna aplicación específica de Google Docs, ya sea para tablets o para smartphones, optando por ofrecer, en su lugar, una web móvil de plataforma cruzada. Sin embargo, todos los servicios de Google, como Google Docs, admiten las API abiertas que permiten que terceros creen aplicaciones para acceder a los archivos almacenados en él; Documents to Go, GoodReader y Quickoffice se conectan a Google Docs de esta manera.
Manteniendo seguros los datos almacenados en la nube
A los usuarios de negocios les gustan las capacidades de las aplicaciones cloud de la tablet, pero quieren características específicas de seguridad, tales como el cifrado y la autenticación de dos factores, que no suelen formar parte de los productos y aplicaciones cloud básicos.
Los servicios cloud de nivel de entrada generalmente no ofrecen ninguna seguridad más allá de un ID de usuario y contraseña. La transferencia de datos y el almacenamiento en la nube no están cifrados. La mayoría de servicios cloud, al menos en sus ofertas de negocios, encripta los datos durante la transmisión, usualmente a través del protocolo SSL / TLS (HTTPS). (Dropbox es una excepción: cifra incluso los datos de las cuentas gratuitas a través de SSL).
Pero los datos que residen en los servidores del proveedor podrían ser vulnerables en el caso de que una cuenta de usuario -o del mismo proveedor- se vea comprometida. Las empresas siempre pueden cifrar datos del lado del cliente para garantizar la seguridad, pero luego se debe gestionar un proceso de distribución de claves para compartir archivos con otros usuarios. Esto también anula la característica de compresión y deduplicación que ofrecen algunos proveedores cloud.
Una alternativa es el cifrado en reposo implementado por el proveedor. El servicio S3 de Amazon.com admite esta capacidad, con claves secretas generadas por el usuario que Amazon.com almacena en nombre del cliente. De este modo, Amazon.com aplica la compresión y la deduplicación al mismo tiempo que añade una capa de cifrado en reposo. Cualquier proveedor intermediario, como Dropbox y Spot Documents, corriendo S3 de Amazon.com como back end puede proporcionar este cifrado a sus usuarios. Algunos proveedores intermediarios aplican su propia encriptación y custodia de las claves secretas de los usuarios. Por ejemplo, Box.net ofrece cifrado de 256 bits AES con su servicio de clase empresarial.
Una preocupación que las empresas deben abordar con todos los métodos de cifrado es saber quién, en las empresas proveedoras, tiene acceso a las claves de cifrado en reposo. Las violaciones de privacidad desde adentro no son poco comunes, por lo tanto, los clientes de negocios quieren, naturalmente, garantías de que su información cifrada con técnicas de datos en reposo, están protegida contra intrusos. Por desgracia, parece que ningún proveedor cloud aborda esta cuestión es sus políticas de privacidad publicadas, que generalmente solo hablan de la privacidad de los datos personales recogidos para la identificación individual de usuario y la facturación.
El CEO de Box.net, Aaron Levie, hace promesas verbales a pesar de que la política pública del servicio no se ocupa de ese asunto: "Debido a que somos un servicio basado en la nube, almacenamos las claves de cifrado para que los clientes sean capaces de recuperar sus datos desde cualquier dispositivo, una vez autenticados. Solo se puede acceder a los datos del servicio sobre la base de una petición o autorización explícita del cliente". Otros proveedores no estuvieron dispuestos a discutir sus procedimientos internos de codificación.
Las empresas también buscan un control adicional sobre quién tiene acceso a sus nubes de movilidad. Una forma en que los proveedores ofrecen este control es a través de conectores LDAP (Lightweight Directory Access Protocol), que se vinculan con los servidores de autenticación de propiedad de la empresa. Estos servidores, a su vez, pueden requerir la autenticación de múltiples factores, tales como tokens biométricos o de seguridad. Ningún proveedor cloud en la actualidad ofrece autenticación directa de múltiples factores, aunque en el otoño pasado, Google agregó la autenticación de dos factores a Google Apps, a través de un código SMS enviado al dispositivo móvil del usuario.
Cuando se junten, las tablets y las soluciones cloud, serán el nuevo estilo de informática. Dada la aceptación casi instantánea de las tablets por parte de los usuarios y la rápida infiltración de las tablets en las empresas, vale la pena considerar el nuevo paradigma informático. Si las tablets finalmente desplazan a las laptops, dependerá en gran medida de los desarrolladores de sistemas operativos y su capacidad para integrar fácilmente los dispositivos con el almacenamiento cloud. Lo ideal sería que usted haga aparecer el panel de "almacenamiento cloud en la tablet, seleccione uno o más proveedores cloud, y los trate como discos virtuales (en la nube) desde todas las aplicaciones. Hasta que eso ocurra, los usuarios deben seguir haciendo frente a un mosaico de aplicaciones de terceros e intermediarios cloud.
Pero eso sigue siendo mejor que la sincronización de archivos a través de un cable USB o la gestión de archivos como datos adjuntos de correo electrónico.
Mel Beckman, InfoWorld (US)