Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Sprint Nextel arremete contra la compra de T-Mobile por parte de AT&T

[30/03/2011] Sprint Nextel se ha comprometido en luchar contra la propuesta de AT&T de adquirir T-Mobile USA por 39 mil millones de dólares, llamando al acuerdo como un intento de crear un nuevo duopolio en las telecomunicaciones.

"Sprint pide al gobierno de Estados Unidos bloquear esta adquisición anti-competitiva. Esta transacción perjudicaría a los consumidores y en algún momento le causaría daño a la competencia, cuando este país apenas puede permitírselo", señaló Vonya McCann, vicepresidente senior de Asuntos Gubernamentales, en una declaración escrita.
La compañía señaló que el acuerdo propuesto por AT&T puede hacer retroceder décadas de apertura a la competencia en la industria de telecomunicaciones de EE.UU, tras la desintegración del monopolio de AT&T en la década de 1980. "En nombre de nuestros clientes, nuestra industria y nuestro país, Sprint luchará ante este intento por parte de AT&T para deshacerse del progreso de los últimos 25 años y crear un nuevo duopolio ", indicó McCann.
AT&T anunció su acuerdo para comprar T-Mobile el 20 de marzo, pero dijo que probablemente tomaría doce meses para concluirlo. La Comisión Federal de Comunicaciones y el Departamento de Justicia de los Estados Unidos tendrán que aprobarlo. La FCC deberá examinará si el acuerdo es de interés público y el Departamento de Justicia decidirá si dañaría a la competencia. Ejecutivos de AT&T manifestaron que esperan tener que discutir posibles desinversiones de algunos activos.
El acuerdo haría que AT&T sea el mayor operador de telefonía móvil en el país, con más de 130 millones de suscriptores, mientras que Verizon se encontraría en segundo lugar con 94 millones. Sprint seguiría siendo el tercer operador móvil más grande del país, con 58 millones de suscriptores; pero sería, por mucho, la compañía principal más pequeña si T-Mobile desapareciera.
Después de la compra, AT&T sería casi tres veces el tamaño de Sprint, señaló la compañía en su comunicado emitido el lunes. Algunos observadores creen que Sprint se vería forzada a centrarse en dispositivos y servicios de bajo precio con el fin de crear un nicho de mercado.
"El avance de la industria móvil sería dominada en forma abrumadora por dos compañías integradas verticalmente, con un control sin precedentes sobre el mercado postpago de telefonía móvil de los EE.UU., así como de la disponibilidad y el precio de insumos claves, como el backhaul y el acceso necesario de otras compañías de móviles para operar", expresó Sprint.
Dan Hesse, CEO de Sprint, calificó el plan como anticompetitivo dos días después de ser anunciado, durante la sesión inaugural en la feria CTIA Wireless en Orlando el martes pasado. El comunicado publicado el lunes establece formalmente el rumbo que la compañía tomará para tratar de bloquear el acuerdo. AT&T señala  que la combinación de la propuesta generaría inversión en infraestructura y banda ancha móvil disponible para más estadounidenses; sin embargo, Sprint invoca a el interés nacional para pedir que el acuerdo sea bloqueado. Sprint espera que el plan sea objeto de varias audiencias en el Congreso.
"La industria móvil ha provocado niveles sin precedentes de competencia, innovación, creación de empleo e inversión en la economía estadounidense, y todo podría ser deshecho por esta transacción", resaltó Sprint.
Stephen Lawson, IDG News Service