Llegamos a ustedes gracias a:



Conversando con...

Michael Sader y Chris Barnard, ambos enterprise technical strategist de Microsoft

Microsoft se diferencia en la nube

[30/03/2011] La nube es el concepto más reciente, casi de moda, se podría decir, que ya todos conocemos, o del que al menos todos hemos leído o asistido a algún seminario. Sin embargo, es una herramienta que se encuentra aún en su etapa inicial, y por tanto, se encuentra en pleno proceso de definición. Es por ello que podremos encontrar servicios de nube que se diferencian unos de otros dependiendo del concepto que de ella tenga la compañía proveedora.

Microsoft es una de esas compañías que han hecho suya la tendencia de la cloud computing. Y para conocer lo específico de su oferta de nube -y de los conceptos que sostienen esta oferta- es que conversamos con Michael Sader y con Chris Barnard, ambos enterprise technical strategist de Microsoft, aprovechando su paso por Lima.
Lo primero que nos dejaron en claro: ellos tienen separadas las ofertas para consumidor y empresa en la nube.
La nube de Microsoft
Con muchas ofertas en el mercado era lógico que la primera pregunta que íbamos a dirigir a los ejecutivos tenía que ver con la diferenciación de la oferta cloud de Microsoft. La respuesta no pudo ser más directa: nuestra visión de la nube es que vemos que la consumerización es un hecho, pero nosotros queremos mantener las cosas por separado. Entonces la oferta de Live es para consumidores y la online para las corporaciones, sostiene Sader.
Además de esta diferencia fundamental, Sader también señaló que desde su perspectiva ya son claramente visibles tres tendencias en el mercado: el software como servicio (SaaS), la Plataforma como Servicio (PaaS), y la Infraestructura como Servicio. Y para todas ellas Microsoft tiene una oferta corporativa, siendo los más conocidos los productos de colaboración, los cuales se encontrarían dentro de lo que ahora se denomina SaaS. Los productos como Azure y SQL Azure, más bien, se encontrarían dentro de las tendencias de Plataforma e Infraestructura.
Algunas veces se considera que la colaboración en SaaS es la nube, pero la nube es más. Es Plataforma e Infraestructura y todo ofrecido desde una visión amplia que contempla que las personas puedes escoger los diferentes componentes dependiendo de dónde se encuentren ellas en la organización y cuáles son sus funciones, señala Barnard.
Esta característica hace, de acuerdo a los ejecutivos, que algunas organizaciones se vayan a la nube, mientras que otras decidan ir hacia modelos mixtos en los cuales una parte de sus necesidades se satisface mediante servicios de nube y otra se queda on premise, como siempre. La belleza de nuestra oferta es que permite diferentes combinaciones, señalaron.
No solo eso, sino que también es destacable que, como señalan los ejecutivos, Microsoft cuenta con oferta en las tres tendencias, mientras que otras empresas se concentran en una sola de ellas.
Por su puesto, esto también depende de otros factores.
Los ejecutivos señalaron que, por ejemplo, en Estados Unidos se están desarrollando las tres tendencias por igual, mientras que en otros países se está desarrollando más el SaaS. Muy probablemente con el tiempo -y esto nos indica que es cuestión de desarrollo de mercado- las otras dos tendencias también puedan desarrollarse fuertemente en el resto del mundo.
El motivo de este diferencial es el costo de la banda ancha. Y es por ello que la posibilidad de seguir operando on premises, es considerada por la empresa como algo positivo para regiones como América Latina, en la que existen empresas que desean seguir usando este modelo por motivos de costo de la banda ancha.
Diferenciándose
Pero ¿qué otros elementos hacen diferente a Microsoft? Con esta pregunta los ejecutivos hicieron un balance de la actual oferta de nube de su competencia. De IBM dijeron, por ejemplo, que Lotus Symphony recién se encontrará plenamente en la nube el próximo año. De Amazon señalaron que también tiene un modelo PaaS, pero que hasta el momento solo es destacable en Estados Unidos, y no fuera de sus fronteras. Y de Google, señalaron aún más cosas.
Google no es serio con la nube, sentenció Sader. Solo analicemos lo que sucedió hace unas semanas [con el servicio de Gmail]. No hubo respuestas para los usuarios, para esos 40 mil clientes, añadió.
Los problemas que tuvo el servicio de Google son por todos conocidos, pero además ello puede traer consecuencias para la compañía.
Digo que Google puede dañar la imagen. Su motor de búsquedas es muy bueno, pero todo ello es para consumidores, sostuvo el ejecutivo.
El miedo que tengo ahora es que la nube se encuentra en su infancia, y cada error que se cometa dañará su credibilidad, agregó.
Pero además, la nube es importante porque permite a las compañías proporcionar a los empleados un entorno seguro desde el cual pueden acceder a herramientas para realizar sus labores. Si un empleador no proporciona a sus colaboradores las herramientas necesarias para su trabajo, ellos acudirán a herramientas como Gmail, Facebook y LinkedIn, y eso podría exponer públicamente uno de los activos más valiosos de la firma: su propiedad intelectual.
Costos
Otra de las características notable de la nube es su capacidad para reducir costos en las organizaciones. ¿Es certera esta impresión? Algunos sugieren que es difícil señalar las reducciones reales que se producen, y por ello indagamos entre los ejecutivos de Microsoft sobre el tema.
La respuesta: ¿se puede realmente medir todos los costos de un centro de datos? Sader y Barnard manifestaron que en un modelo de nube uno sabe exactamente lo que está pagando, de la misma forma en que uno sabe exactamente cuánta electricidad paga por su consumo en el hogar. Este modelo tipo servicio público es el que ofrece una certeza con respecto a los gastos en los que se incurre al subir a la nube.
Pero además hicieron otras observaciones. Una, por ejemplo, señala que, como se mencionó líneas arriba, si la organización no proporciona a sus colaboradores de las herramientas necesarias para su trabajo ellos podrían acudir a herramientas de nube pública como las redes sociales o los correos web, lo cual evidentemente pondría en riesgo a la propiedad intelectual de la firma. Entonces ¿Puedes calcular los costos de perder la propiedad intelectual de tus empleados?, se preguntó Sader.
La seguridad que ofrecen las herramientas de nube profesionales es, entonces, fundamental y se debe de tomar en cuenta al momento de pensar en los costos totales que uno puede ahorrarse por utilizar herramientas de este tipo.
Específicamente, los ejecutivos señalaron que en una ocasión un alto ejecutivo de Coca Cola visitó uno de los centros de datos de Microsoft y señaló que la seguridad de éste era superior a la de sus data center.
Y a pesar de todas estas consideraciones existen organizaciones que no suben a la nube, pero lo hacen por motivos bastante puntuales.
Uno de ellas es, por ejemplo, porque ellas manejan datos confidenciales de terceras empresas. Los casos más emblemáticos son los de las grandes consultoras y auditoras del mundo: PricewaterhouseCoopers, KPMG, Ernst & Young, y Deloitte. Estas organizaciones debido a la naturaleza de los datos que mantienen en sus centros de datos no se animan a subir a la nube.
En otros casos la falta de ánimo para implementar soluciones de nube se puede deber al entorno de mercado de los países. África, por ejemplo, es un continente que tiene una baja incorporación de soluciones de nube, debido a los altos costos de la banda ancha en esa región. Simplemente con esos niveles de precios es imposible hacerlo.
¿Quiénes si están? Aquellas empresas que requieren de un mayor poder de procesamiento en ciertas ocasiones. Un ejemplo de esto es la cadena de pizzas Dominos, la cual durante el Super Tazón, es decir, la final del campeonato de futbol americano en Estados Unidos, recurre al procesamiento en nube para cubrir el pico en procesamiento que se produce por los innumerables pedidos a domicilio durante el mismo.
Otro ejemplo del procesamiento en nube es Pixar. Esta firma, conocida por sus películas de animación en 3D, recurre a la nube para realizar el rendering de sus películas. Los datos se envían a la nube, se realiza el rendering, y luego el producto se baja de la nube. La NASA y Starbucks son otras organizaciones que también recurren a la nube, y así se podría seguir dando nombres.
Finalmente
¿Cuál es el papel del CIO en este nuevo entorno? Para Sader existen cuatro tipos de CIO identificables. El primero de ellos es aquel que espera a los meses finales del año y ve cómo reducen su presupuesto, y no hace nada. Otro es aquel que se dedica a aprovechar las cosas baratas que pueda encontrar en el mercado. Un tercero es aquel que ha podido ganar algo de visibilidad, pero que sigue siendo reactivo. No propone nada y se conforma con un poco de reconocimiento.
El cuarto es el que Sader llamó el Nostradamus. Éste CIO es parte del consejo directivo, asesora a la empresa en cómo usar las TI para fortalecer el negocio, y es el tipo que todos los años será parte del planeamiento de la firma, y el que va a aprovechar al máximo los próximos escenarios.
En general, es evidente que la nube tarde o temprano va a generar cambios cada vez más visibles para los CIO. Depende de ellos el decidir en qué categoría de las nombradas por Sader se van a encontrar.
CIO, Perú