Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Nokia-Siemens Networks: La 4G ya es una realidad

[04/04/2011] Es inminente el ingreso al Perú de la 4G. Los países vecinos ya han dado pasos en esa dirección y la experiencia nos dice que poco tiempo después el Perú lo hará. La 4G será entonces una realidad y un verdadero salto tecnológico, pues en un mundo de telecomunicaciones dominadas cada vez más por los datos la velocidad lo es todo. Y la 4G nos da mucha velocidad.

Ese fue uno de los puntos que los ejecutivos de Nokia Siemens Networks resaltaron durante una reunión con la prensa especializada. El mundo va inexorablemente hacia la tecnología denominada Long Term Evolution (LTE) y es necesario darnos cuenta de todo lo que ello implica.
La banda ancha
La primera parte de la charla estuvo a cargo de Paolo Veglio, country manager de Nokia Siemens Networks, quien para ponernos en contexto, expuso primero sobre el gran avance que ha tenido la banda ancha móvil en los últimos tiempos.
Cuando en el 2008 la empresa -que nació en el 2007- hizo pública su estrategia a largo plazo, se estimaba que para el 2015 se iba a tener cinco mil millones de usuarios móviles. Ahora vemos que se ha llegado a esa cifra con cuatro años de anticipación, sostuvo el ejecutivo.
Efectivamente, la cifra de usuarios móviles ha crecido exponencialmente prácticamente todos los años y con ellos también ha crecido un grupo especial de usuarios: los de banda ancha móvil. Éstos representan en la actualidad más de 625 millones de personas, y se estima que su crecimiento puede llegar al 50% anual.
Con estas cifras podemos pasar a hablar específicamente de la evolución esperada de la LTE, y de ella el ejecutivo señaló que, de acuerdo a los estimados, se cree que para el año 2015 aproximadamente 300 millones de usuarios van a estar conectados a este tipo de redes, aunque solo un porcentaje pequeño (4%) se encontrarán en América Latina.
Uno de los impulsores de esta tendencia es la creciente cantidad de aplicaciones móviles que se puede encontrar en el mercado. Los usuarios ahora son personas que consumen fuertemente estas aplicaciones, además también hay que considerar que las nuevas aplicaciones son distintas a las clásicas aplicaciones que se consumían hace tan solo unos años. Las descargas de ringtones, música o video son aplicaciones que se siguen usando, pero que no son tan demandantes de ancho de banda como las actuales aplicaciones always on como Facebook o Twitter.
Además, otras aplicaciones de carácter corporativo o comercial, como el correo electrónico, el Skype o los sistemas de navegación asistida, noticias o geolocalización, hacen que sea más necesario que nunca un mayor ancho de banda para la cada vez mayor cantidad de datos que bajamos o subimos.
¿Qué ha dado como resultado todo esto? Que la LTE o 4G sea ya una realidad. Se tienen 17 redes comerciales de LTE lanzadas a finales del 2010 que ya están operando en estos momentos, principalmente en Estados Unidos, el norte de Europa y Japón. Y se prevé que para el 2012 sean 64 las redes con esta tecnología lanzadas comercialmente. Eso quiere decir que en los próximos dos años se van a duplicar su número, sostiene el ejecutivo.
Veglio también señaló que a nivel global, 128 operadores de telecomunicaciones en 52 países ya han confirmado su intención de adoptar la tecnología en los próximos años. En América Latina también hay avances, específicamente en Brasil ya todas las operadoras han confirmado su intención de adoptar LTE. Y en general, en los países más grandes de América Latina ya se ha manifestado el interés en incorporar esta tecnología.
Se estima que para el 2012 se tendrían las primeras redes de LTE desplegadas en América Latina, y por lo que se ve el Perú está cada vez más alineado con estas tendencias. Una pista de este comportamiento se puede encontrar en el hecho de que el Ministerio de Transportes y Comunicaciones licitaría en el mes de junio una banda para LTE, de acuerdo a Veglio.
Aunque por supuesto, cada país y cada empresa tienen diferentes motivos para adoptar la nueva tecnología. De acuerdo al ejecutivo, se pueden encontrar hasta seis diferentes causas por las que las operadoras a nivel mundial han optado por pasar a LTE.
Una de éstas es la que se produjo, por ejemplo, en Estados Unidos en donde era necesario crear un nuevo ecosistema alrededor del nuevo espectro radial de la LTE. Otro driver es el que se encuentra en Japón, en donde la penetración de casi 100% de la tecnología 3G hizo necesario que se buscara alternativas superiores que permitieran un uso más eficiente del espacio radioeléctrico, una de las características de la 4G.
En Alemania se produjo un apagón tecnológico con lo cual quedaron libres algunas frecuencias que pasaron a usarse en LTE; mientras que en Suecia, fue el atractivo costo de la licencia 4G el que produjo el salto hacia la tecnología.
En América del Norte, por otro lado, se seguía manteniendo en uso la tecnología CDMA2000 (equivalente al 3.5G que usamos en Perú) pero ésta ya no tenía un camino de evolución siguiente por lo que las operadoras que la utilizaban tenían que pasar a LTE para poder ofrecer servicios más atractivos. De esta forma, LTE es una tecnología hacia la que convergen los operadores de las tecnologías CDMA y GSM.
Finalmente, Veglio señaló que en Rusia y China los operadores que habían optado por la WiMax, pasaban ahora a la LTE debido a que el ecosistema de esta última sin duda va a ser mucho más dinámico y atractivo que el de WiMax.
LTE
¿Qué es la LTE? y ¿Qué significa para los consumidores? Esa parte de la exposición estuvo a cargo de Hugo Chang, customer solution manager de Nokia Siemens Networks.
En pocas palabras, es más velocidad, aunque no solo eso. De acuerdo a Chang cuando se pregunta a los consumidores sobre las expectativas que tienen con respecto a la banda ancha móvil uno de los temas es ciertamente tener mayor velocidad, una necesidad que se detecta cuando los consumidores hablan del click-bang responsiveness, o dicho de otro modo, de la descarga de una sola vez de la información a la que desean acceder. Eso se logra con mayor velocidad.
Pero también se detectan otras expectativas, como la de tener mejores precios (tarifa plana). Y obviamente la combinación de ambos: tener más ancho de banda, mayor velocidad, pero que esto no cueste mucho más.
Es por estas expectativas que se crearon metas que era necesario cumplir al momento de diseñar la 4G. Una de ellas fue la reducción del costo por bit, otra la provisión de una tasa de transferencia de datos más alta, y finalmente la consecución de una baja latencia.
La LTE puede ofrecer el cumplimiento de estas metas porque se creó en base a cuatro pilares.
El primero de ellos es que la LTE es una tecnología verdaderamente global. Como se dijo antes, representa la convergencia de las antiguas tecnologías CDMA y GSM.
Un segundo punto es que mejora la experiencia del usuario a través del aumento de las velocidades máximas que se pueden alcanzar. Se tenía en mente llegar a los 100Mb de bajada y hasta 50Mb de subida. Y, por supuesto, también se vio el tema de la latencia, porque tiene un impacto en el usuario final, sostuvo Chang.
En el tema de la latencia es necesario indicar que la LTE representa un gran avance pues se puede llegar a niveles de 10 a 20 milisegundos, es decir, prácticamente las cifras que se alcanzan dentro de una LAN.
Un tercer punto es que la tecnología debía ser fácil de introducir en las diversas bandas de frecuencia. Los operadores tienen asignadas frecuencias, y éstas poseen diversos anchos. En LTE se pueden usar diversos tipos de anchos que van desde los 1,4 MHz a los 20Mhz.
El cuarto punto es tratar de que el costo por megabit sea menor y esto se logra usando técnicas de modulación de frecuencia que permiten tener entre dos a cuatro veces la eficiencia espectral de la tecnología actual. Es decir, se puede enviar más información con el mismo ancho de banda. Y con el uso de la tecnología IP se puede incluso tener un menor costo por bit.
Y, por su puesto, como se dijo desde un inicio, de estos cuatro pilares quizás el más destacable sea la velocidad que alcanza la tecnología.
Si nos remontamos al pasado no muy lejano, recordaremos que la velocidad que se nos ofrecía con la 2G era significativamente menor. Con Edge, una de las tecnologías 2G, se podía alcanzar velocidades de hasta de 0,47 Mbps. Y con Evolved Edge se podía alcanzar 1,9 Mbps. Teóricamente hablando. Ya en la tercera generación con la tecnología HSDPA se podía alcanzar los teóricos 14,4 Mbps.
La LTE en su primera etapa (2x2 MIMO) ofrece hasta 173 Mbps, y en su segunda etapa (4x4 MIMO) hasta 326 Mbps, teóricamente.
Y se enfatiza lo de teóricamente porque en realidad esas velocidades se han calculado en ambientes ideales de laboratorio.
Todas estas velocidades son las máximas teóricas, en condiciones ideales. En pruebas se ha llegado hasta los 100Mbps pero con un promedio de 44 Mbps, sostiene Chang.
Además, tampoco se debe olvidar que otro componente de la cadena de comunicación también puede limitar las velocidades a las que se llegue. Por su puesto estamos hablando de los aparatos en sí.
Para cuando se lanzó por primera vez la LTE en realidad no existían teléfonos con esa capacidad, solo habían en el mercado USB para navegar conectándolos a una portátil. Para cuando se lanzaron los primeros teléfonos con 4G éstos pertenecían a las Clase 3 -de las 5 que define el estándar- y con ellos solo se podía llegar a 100 Mbps. Los dispositivos, entonces, también planteaban un obstáculo para llegar a las velocidades teóricas prometidas.
Por su puesto, ahora existen más dispositivos. Ya en el último CES de Las Vegas se pudo apreciar la aparición de algunos equipos 4G, y en la actualidad, al 16 de marzo del 2011, se tenían, de acuerdo a la Global mobile Suppliers Association (GSA) 98 dispositivos que se han anunciado al mercado con capacidades LTE. De éstos, 22 son módulos (es decir, chips que se pueden colocar por, ejemplo, dentro de una cámara fotográfica), 7 tablets, 6 notebooks, 1 PC Card, 6 smartphones, 28 routers y 28 modems USB.
Como se puede apreciar, el mercado se está preparando. Las redes se preparan, al igual que los dispositivos, y obviamente los consumidores se encuentran a la expectativa de contar con mayor velocidad. Todo es cuestión de tiempo.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú