Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Virtualización de servidores: Seis mitos de manejo

[06/04/2011] Durante los últimos tres o cinco años, cuando la mayoría de las compañías comenzaron el despliegue de servidores virtuales como sustitutos de los servidores físicos, la aceptación creció tan rápidamente entre los usuarios finales y el personal de TI que más de la mitad de todas las empresas ahora despliegan nuevas aplicaciones en los servidores virtuales por preferencia, en lugar de los físicos, según un estudio de diciembre de IDC.

Para el año 2014, el 70% de todas las cargas de trabajo de servidor se ejecutarán en máquinas virtuales, estimó IDC.
A diferencia de los primeros días de la virtualización, cuando los gerentes de las unidades de negocio cuestionaban las decisiones que tomaba TI sobre quitar el servidor físico donde corrían sus principales aplicaciones, la virtualización plantea unas cuantas preguntas, incluso entre los gerentes de empresas de primera línea, señalan algunos líderes de TI.
"Yo no sabía que había muchas cosas que tenía que seguir explicando", señala Brad Thompson, director de ingeniería de infraestructura en Target, que está liderando un esfuerzo de tres años para reducir siete servidores físicos en cada una de las 1.755 tiendas de la compañía a dos, cada una corriendo máquinas virtuales en el hipervisor de Microsoft Hyper-V.
"Nuestra comunidad de usuarios finales en realidad no quiere gastar mucho tiempo preocupándose por la infraestructura, salvo para realizar un seguimiento de su costo", indica Thompson. "Se preguntan si la hemos piloteado, lo hemos demostrado. Les mostramos que no solo hacemos eso, lo hicimos en 10 de las tiendas con mayor volumen durante las vacaciones. Ellos lo aceptan"
Los costos de ahorro de la virtualización son tan dramáticos y la tecnología está tan extendida que es difícil que los usuarios finales justifiquen la preocupación de tener un servidor físico, aunque preferirían tener uno, según Gary Chen, gerente de investigación para la empresa de IDC Enterprise Virtualization Software.
Sin embargo, algunos conceptos erróneos sobre la virtualización de servidores continúan, incluso entre las empresas con grandes instalaciones de servidores virtuales.
1. Usted no sabe qué tipo de servidores virtuales tiene actualmente
La próxima encuesta de IDC sobre los CIO y altos gerentes de TI demuestra claramente que, entre las empresas que han virtualizado grandes porciones de sus infraestructuras y están utilizando las máquinas virtuales para aplicaciones críticas, hay algunos que están utilizando hipervisores de más de un proveedor, señala Chen.
"Alrededor del 70% de las personas dijeron que se estaban quedando con un único hipervisor, por el momento", agrega Chen. "Alrededor del 30% dijo que está abierto a la utilización de dos -no que 30% lo esté haciendo, 30% está abierto a esa posibilidad. La mitad de ellos, el 15%, dijeron que probablemente tendrán más de un hipervisor en uno o dos años. "
Pero muchos de los encuestados están o engañándose a sí mismos o no pasan suficiente tiempo en sus propios centros de datos, según Dan Olds, director de Gabriel Consulting Group, que ha estado haciendo encuestas anuales de usuarios de Windows y servidores Unix por más de cinco años.
"Las encuestas que hago son más con la gente del centro de datos que con los CIO o la alta gerencia de TI, por lo que su visión de lo que está pasando con sus servidores es un poco más práctica, que la de alguien que puede haber solo comprado la oferta de VMware", señala.
Las encuestas de Olds muestran que el hipervisor de VMware es el líder, pero los porcentajes individuales versus los porcentajes de múltiples hipervisores son imágenes reflejadas. "Constantemente, a través de todos los tamaños de las empresas e industrias, alrededor del 71% de las empresas dicen que tienen más de un tipo de servidor virtual", señala Olds. "Citrix y Hyper-V son baratos y fáciles de conseguir, así que se están usando mucho, pero también es una cosa de base como lo era Linux, donde las cosas se están utilizando en el centro de datos más allá de lo que los directores de TI pueden conocer realmente".
2. Ese gran retorno de la inversión no durará
Los servidores virtuales trabajan de una manera más eficiente que los servidores físicos, y hacen un mejor uso del hardware que ya está comprado y pagado. Pero el gran retorno de la inversión que obtienen muchas compañías cuando se pasan de físicos a virtuales en departamento o centro de datos -y que por lo general se repite en cada etapa de una migración multi fase- no se renueva cada año o cada vez que la empresa tiene que cambiar sus servidores, de acuerdo con James Staten, vicepresidente y analista principal de Forrester Research.
"Cuando está haciendo muchas migraciones de físico a virtual, obtiene un gran ahorro de costos. Cuando ya ha migrado todos los servidores, eso se acaba", indica Staten.
Las unidades de negocios se acostumbran a la alta rentabilidad de una caída en los costos del capital, y por lo general no prestan mucha atención a la parte del presupuesto operativo, que a menudo tiene que elevarse para dar cabida a las infraestructuras virtuales, agrega Chen.
La caída del retorno de la inversión y el aumento de los costos operacionales que se producen cuando TI termina la última etapa de una migración progresiva a servidores virtuales y simplemente se empieza a darles soporte, puede hacer que se vea como que TI de pronto le empieza a costar más dinero a la compañía, señala Chen.
"TI termina teniendo que explicar, con suerte después de un tiempo, ¿por qué los costos de soporte o de las operaciones tienen que aumentar?", indica.
3. Los costos de licencias se pueden multiplicar
Los servidores virtuales son más baratos para mover y almacenar, pero siguen siendo servidores y siguen costando tanto como cualquier otro servidor de software, sistemas operativos y de gestión, señala Staten.
De hecho, incluso los costos de licencias pueden salirse del control de las empresas que sobrecargan el poder y la capacidad flexible que pueden tener los servidores virtuales, lanzando más instancias de servidores y aplicaciones de lo que sus presupuestos pueden pagar.
"Si ha pagado una licencia para 500 servidores y utiliza 600, la tendencia estará encaminada a tener una gran factura en camino", señala Staten. "Existen muchas renegociaciones de los acuerdos de licencia con las empresas por este motivo".
El volumen de los servidores involucrados fue la razón clave por la que Target decidió utilizar Hyper-V de Microsoft como su principal producto de servidor virtual, en lugar de VMware. "El costo es en gran parte la razón por la que optamos por usar Hyper-V", comenta Thompson de Target. "Cada tienda tiene su propia y relativamente pequeña huella y costos que involucran a aplicaciones y servidores. Si lo multiplicamos por 1.755 tiendas, se convierte en un gran número si no presta atención al control de costos.
Incluso después de que el dinero ahorrado de sustituir a siete servidores físicos por solo dos, pagar licencias adicionales para las licencias de Windows para dos máquinas y el sistema operativo en cada máquina virtual, multiplicado por casi 1.800 tiendas, es una factura enorme, aunque Thompson no pudo decirnos cuán costoso fue el proyecto.
Ejecución de Hyper-V, que viene libre como una característica de Windows Server 2008, "nos ahorra millones en gastos de operación por año, y utiliza las mismas herramientas de gestión con el mismo conjunto de habilidades, que ya usábamos", agrega Thompson.
"Cada servidor tiene una licencia de la base -para Windows o Vmware - y otro para cada sistema operativo invitado y aplicación", indica Chen. "Es virtual, no es gratis."
4. Las tareas de administración van a cambiar, no se van a evaporar
Una de las principales ventajas teóricas de los servidores virtuales es que son más fáciles de administrar que los servidores físicos; ya que se pueden iniciar, reconfigurar y controlar de forma remota con más facilidad que los servidores físicos, reduciendo la carga de trabajo y el tamaño del personal necesario para su mantenimiento. "Esa es la hipótesis, pero lo que nuestros estudios demuestran es que el número [de los encuestados] diciendo que la virtualización ha hecho más fácil la administración se ha estancado los últimos tres años y medio", indica Olds.
En concreto, según datos de Olds, solo el 52% de los usuarios de servidores virtuales basados en x86 virtuales dijeron que las VM aliviaron su carga global de administración de servidores, mientras que el 25% dijo que las máquinas virtuales hicieron más difícil la administración. Casi el mismo número, el 22%, no estaban seguros de si la administración se había vuelto más fácil o más difícil.
"Lo que no está claro es si eso sucede porque se hace más difícil la administración de los servidores cuando los clientes ponen más y más carga de trabajo en los mismos sistemas, o si las herramientas de administración disponibles no están a la altura", comenta Olds.
5. El desempeño de la administración requerirá una amplia gama de capacidades de TI
Quizás el mayor problema en las implementaciones de virtualización es que a veces, incluso la gente de TI responsable de las mismas, no entiende muy bien cómo configurar la infraestructura para que sea más fácil de manejar, o administrar la capacidad al nivel de detalle requerido, de acuerdo con Patrick Kuo, un consultor del área de Washington, DC. Kuo ha ayudado a construir la web y las infraestructuras de servidores virtuales en Dow Jones, la Corte Suprema de los Estados Unidos, la Agencia de Servicios de Información de Defensa y, más recientemente, el sitio de noticias políticas de DC, The Daily Caller.
Cuando los servidores físicos o granjas de servidores tienen problemas de rendimiento, los administradores de TI pueden ejecutar una conexión a Internet de mayor ancho de banda o agregar servidores -un enfoque que se limita a sí mismo debido a la dificultad de costos y la logística de la adición de nuevos recursos físicos, indica.
Las infraestructuras virtualizadas no tienen esos límites, por lo que la gente de TI que diseña la infraestructura virtual tiene que dividir los recursos del centro de datos en formas que no se han hecho antes, si sus fondos se limitan a la gestión de sistemas en lugar de incluir la creación de redes, gestión de aplicaciones u de otro tipo de disciplinas.
"Con Daily Caller, y con algunos otros clientes a los que hemos sido capaces de entregar un mejor rendimiento con una arquitectura de cuatro niveles que pone en primer lugar una capa de almacenamiento en caché, y los servidores de aplicaciones, los servidores web detrás de eso, y una base de datos de respaldo. El cuarto nivel es una capa de no-producción para que trabajen los editores o colaboradores", indica Kuo.
La arquitectura de n-niveles es una parte básica de los centros de datos y del diseño de las aplicaciones de la empresa, pero a menudo no es parte del fondo, de la responsabilidad o de las expectativas de los administradores de TI responsables de la virtualización.
En cuanto al rendimiento del servidor o de las aplicaciones como indicadores independientes, y no como indicadores de la forma en que todo el centro de datos acumula funciones de TI, pone demasiado énfasis en el rendimiento del hardware, en lugar de administrar los recursos con cuidado para obtener el mejor rendimiento del hardware disponible.
"La gente no tiende a pensar en ajustarse a la virtualización, sobre todo en las aplicaciones de negocio que tienen que ver detalladamente. Hay que ver cómo trabajan las instancias de acuerdo con cargas de trabajo específicas y ver las tendencias para hacer un análisis sobre lo que sucedería si su utilización aumenta de 80% a 90% y agregar recursos a la capa que lo necesita ", indica Kuo.
6. El costo no es lo único que viene con un multiplicador virtual
No todos los servidores virtuales son iguales, pero todo lo que hace en una máquina virtual, por lo general tiene que hacerlo con todas las demás, de acuerdo con Phil Hochmuth, director del programa de productos de seguridad de IDC.
La forma normal para monitorear servidores físicos es instalar un agente de software liviano que recopilará datos de rendimiento a la consola principal, señala. Con los servidores virtuales, significa la instalación de un agente en el servidor físico y uno en cada máquina virtual, agrega.
El informe sobre virtualización de IDC de diciembre, predice un promedio de 8,5 máquinas virtuales por servidor para el año 2014. Eso no significa que un agente se ejecute en cada servidor físico, podrían ser 9 o 10 agentes, cada uno de los cuales utilizan recursos adicionales y requiere una licencia adicional.
"Incluso, además de los problemas de rendimiento, no deseará un multiplicador en el costo de lo que está utilizando para administrar esos servidores", indica Hochmuth.
Kevin Fogarty, CIO.com