Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Vida después de la tecnología

Debido al martilleo constante de malas noticias económicas ya nadie se siente seguro en su puesto de trabajo.

[22/12/2008] Debido al martilleo constante de malas noticias económicas ya nadie se siente seguro en su puesto de trabajo. Y, para muchos, esta presión comienza a resultar intolerable. Pensándolo bien, ¿realmente sería tan malo perder un trabajo en un oficio que ya no nos resulta placentero?

Definitivamente no, siempre y cuando podamos conseguir otro puesto en un campo que nos parezca más interesante.
Aunque en tiempos como los que corren, lo que acabamos de decir puede sonar muy temerario, lo cierto es que muchas veces, fuera de nuestra especialidad, podemos ser más contratables de lo que imaginamos. Kate Nasser, presidenta y fundadora de CAS, una compañía que orienta a las personas en tránsito hacia nuevas carreras, considera que, por lo general, la gente de TI tiene capacidades que les permitirían caer de pie casi en cualquier ámbito profesional. "Los expertos en TI tienen mayor capacidad que el resto para analizar y definir cualquier tipo de proceso, aunque no sea técnico", señala.
A los chicos de TI interesados en un cambio laboral, Nasser les aconseja buscar puestos que requieran aptitudes para administrar proyectos. Si logran mostrarse competentes -aunque sea en el manejo de una aplicación común como Microsoft Project - y convencer a un potencial empleador de que saben concentrase en los detalles sin descuidar los demás asuntos pendientes, entonces usted es altamente marketeable, asegura Nasser.
Por supuesto, no necesariamente tenemos que trabajar para alguien más. Para aquellos que hace tiempo alimentan el secreto deseo de emprender una nueva carrera -un negocio propio-les presentamos a continuación las historias de cinco personas que ya dieron el gran salto, marcando el rumbo para quienes desean convertir la coyuntura de crisis en una oportunidad personal.
Peter Hail, CEO de Warehouse Cables
Desde los ochenta, Peter Hail paso prácticamente por todos los puestos que ofrecen las TI: desde administrador de red hasta diseñador de interfase para Brown & Sharp, donde creó una interfase entre las PC de IBM y los micrómetros de precisión.
Hail explica que decidió dejarlo todo cuando se hartó de que las TI fueran siempre vistas desde una óptica negativa: "Para la mayoría, las TI solo un centro de costos, no un centro de beneficios, y yo no compartía esa impresión. Atascado en lo que él llama un círculo de ingratitud, Hail quería escaparse de su prisión y hacer algo en lo que pudiera recibir el beneficio directo de sus propios esfuerzos.
Mientras trabajaba con una compañía de diseño en ingeniería, contratación e instalación de redes, Hail pudo ver lo que Lucent, uno de sus grandes clientes por aquella época, hacía en un laboratorio con cables de fibra y cobre. Así que decidió lanzarse con sus propios medios y crear Warehouse Cables.
Los cables son a prueba de recesión, afirma Hail. En general, cuando las grandes compañías implementan proyectos importantes, suelen hacer sus propios upgrades (actualizaciones) y, para ello, necesitan cables. "En lugar de construir un nuevo centro de información (datacenter), refuerzan y mejoran el que ya tenían, explica.
En base a esta experiencia, Hail sostiene que internet ofrece numerosas oportunidades para iniciar negocios de comercio electrónico. Y, al igual que la mayoría de nuestros entrevistados, termina hablándonos en términos de pasión: "Encuentren un producto que realmente los apasione, aconseja. Luego, infórmense, investiguen y traten de imaginar cómo llevar al mercado (marketear) aquello que tanto los ha impresionado. "Actualmente, se puede encontrar una gran cantidad de información confiable sobre mérketing, y muy buenos libros para aprender sobre ese tema."
Seth Mendelsohn, propietario de Simply Boulder Foods
Durante varios años, Seth Mendelsohn creó sistemas de información clínica para hospitales. Al final de su carrera de TI, era un analista senior a cargo del diseño, desarrollo y construcción de estos sistemas, así como de su mantenimiento y de la capacitación del personal.
Era un buen trabajo, recuerda Mendelsohn, pero un día ya no pudo más. La idea de su nueva carrera le llegó gracias a su hobby: Siempre le había gustado cocinar y, especialmente, crear nuevas salsas. "Sabía que con mi experiencia en TI, tenía las habilidades necesarias para iniciar un nuevo negocio." Ese negocio se llama Simply Boulder Foods, fabricante de salsas culinarias.
Como la mayoría de analistas de TI, Mendelsohn había pasado buena parte de su tiempo trabajando en Excel para crear complejos modelos de hojas de cálculo, un talento que le resultó de gran utilidad al iniciar su nueva compañía. 
Su experiencia en Ti también le permitió valorar la importancia de los deadlines (plazos de entrega), la interacción personal, los niveles de calidad y la capacidad de superar obstáculos logísticos. Actualmente, Mendelsohn trabaja entre 50 y 60 horas por semana, pero su negocio está creciendo: tiene contratos con una división de Kroger y está en negociaciones con Whole Foods.
Su consejo es tan sencillo como los ingredientes de sus salsas: "Simplemente sigue tus sueños, y haz lo que quieras hacer."
Mark Stone, escritor freelance y novelista
Mark Stone fue un prodigio de las TI que, a los 13 años, comenzó a programar para el negocio de su abuelo usando lenguajes de cuarta generación y construyendo bases de datos relacionales. Luego trabajó para IBM, creó un negocio de consultoría informática y, a inicios de la era de la computadora personal, ayudó a transferir data de las minis a las PC. Además es un profesional certificado en seguridad de sistemas de información.
Pero el destino le tenía deparadas otras sorpresas. Actualmente, Stone es escritor freelance a tiempo completo y ha debutado como novelista. Todo comenzó hace algunos años cuando empezó a escribir artículos sobre seguridad informática para el periódico de su nativa Kelowna, en British Columbia. No tardó en darse cuenta de que le gustaba más escribir que trabajar con computadoras.
"Descubrí que esa era mi pasión", dice. Al poco tiempo ya escribía para el periódico principal de Winnipeg.
Sin embargo, todavía seguía trabajando para una importante compañía de seguros donde su función consistía en monitorear el correo electrónico. De ahí surgió la idea para su primera novela: Behind the Screen (Detrás de la pantalla), un thriller sobre un empleado de una empresa de servicios financieros que lee un correo electrónico que nunca debió llegar a sus manos.
Aunque Stone solo publicó la novela en la web, la acogida fue tal que captó el interés de un editor tradicional. Y la nueva aventura había comenzado. ¿El consejo de Stone? "Hay que atreverse a asumir riesgos, incluso para sacar un libro."
Doug Tripple, paramédico y bombero de Des Moines
Doug Tripple comenzó su carrera de TI en la marina. Cuando se retiró, abrió una tienda de computadoras con un antiguo colega de armas. Poco a poco, empezó a instalar sistemas personalizados y redes para bancos de la región de Des Moines. Luego, vendió su primera tienda y se mudó al mundo corporativo donde, asegura, o cambias de trabajo cada año o te cambian a ti.
Ganaba bien pero el trabajo le parecía muy simple y monótono. "Nada cambia en el fondo, simplemente todos giran alrededor", resume.
Tripple no tenía idea de cuál sería su siguiente paso, así que se matriculó en un instituto del pueblo. El único curso que aún tenía cupos era el de Técnico de Emergencias Médicas, nivel básico (EMT Basic por sus siglas en inglés). Se inscribió prácticamente porque no le quedaba otra, pero casi desde el principio se dio cuenta de que lo que siempre había querido era trabajar como bombero.
"Necesitaba algo donde no todo fuera conocido y predecible. Aunque seguramente no todos coincidirán con él en esa visión de las TI, lo cierto es que Tripple quería algo más emocionante de lo que, digamos, una caída de red podía ofrecerle. Cuando le dijo a su esposa que quería ser bombero -nada menos que la opción de carrera de un niño  de cinco años- ella no dudó en darle todo su apoyo.
Tripple se declara feliz con su nueva vida y aconseja a quienes quieran dejar el terreno de las TI que escojan algo totalmente diferente, sobre todo porque "hagas lo que hagas, los demás terminarán por darse cuenta de que sabes algo de tecnología y te pedirán que les des una mano. Y lo dice por experiencia propia: Cuando no está apagando incendios o rescatando personas en problemas, se encarga de buena parte de las tareas de TI del departamento de bomberos de Des Moines.
Thomas Wojcik, Jr., vicepresidente de cuentas estratégicas de Fidelitone Logistics
Durante 17 años, Thomas Wojcik, Jr. trabajó como programador para Sears, Xerox, Ryder, y ConAgrafoods. Aunque, en términos generales, le gustaba lo que hacía, su deseo era abandonar las filas de las TI y pasarse al área del negocio. Hoy, Wojcik es vicepresidente de cuentas estratégicas de Fidelitone Logistics. Su función comprende el desarrollo de negocios y la administración de cuentas estratégicas.
Wojcik afirma que hace buen tiempo aprendió que las TI no existen a menos que haya un problema de negocios a resolver. "Siempre tuve eso claro y lo usé para orientar mi evolución".
Gracias a esa forma de ver las cosas, Wojcik ha logrado convertirse en un puente entre las expertos en TI y los usuarios de negocios como, por ejemplo, esos vicepresidentes de distribución que no tienen ni idea de los que es un Identificador de Radiofrecuencia (RFID por sus siglas en inglés), pero tienen que que despachar 20 mil órdenes de eso mismo a la brevedad posible
"Las personas como yo, traducen lo que dicen los chicos de TI y no se dejan impresionar por ellos y, al mismo tiempo, les explican a los encargados del negocio las dificultades tecnológicas que implica un proceso de diseño, evaluación, capacitación e implementación," precisa. "La mayoría de usuarios de negocios realmente no comprenden por qué tienes que medir dos veces y cortar sola una".
Si buscan un cambio de carrera, dice Wojcik, hay muchas empresas como Fidelitone que están conscientes de la necesidad de recurrir a profesionales, procesos y tecnologías para resolver los problemas de sus clientes. Hay muchas oportunidades para quienes tienen las aptitudes comunicativas y son capaces de comprender los problemas de un negocio.
"Fidelitone hubiera podido contratar a un amable vendedor, pero eso no era lo que querían", explica Wojcik. "Lo que buscan es gente que pueda escuchar los problemas de nuestros clientes, traducirlos a una necesidad específica y vincularla a un proceso y a una tecnología."
Su principal consejo para la gente de TI que quiere hacer la transición hacia los negocios, es hablar con los clientes y aprender de lo que hacen, ya sea en un puesto de vendedor o de analista. "Ese salto puede implicar un descenso en la escala jerárquica, o afectar su nivel de ingresos, admite, "pero, según mi experiencia, la capacidad de aplicar los conocimientos de TI para resolver procesos de negocios es muy valorada. Yo no sé dónde me encontraría ahora si hubiera continuado en la ruta de los sistemas informáticos".
Ephraim Schwartz, CIO USA