Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

El futuro del Open Source

Realidades y promesas

[25/12/2009] Para nadie es un secreto que la comunidad de fuente abierta no solo es una de las más apasionadas, sino que además tiene una significativa influencia en las futuras direcciones y opciones tecnológicas. Atrás quedaron los días en que la gente preguntaba si Linux o Apache eran confiables para los negocios. El Open Source (fuente abierta o código abierto) es hoy un elemento reconocido y aceptado por la gran estructura tecnológica.
Sin embargo, sus raíces todavía están conectadas a una entusiasta comunidad que trabaja conjuntamente para resolver problemas y compartir con otros el fruto de sus esfuerzos. Cualquier iniciativa basada en la comunidad es acogida para dar lugar a un intenso debate. Después de todo, el debate suele ser la mejor luz para iluminar el camino a seguir.
Desde su irrupción, ese ha sido el espíritu encarnado por el código abierto. Rebeldes en parte, independientes a ratos y, a menudo, confrontacionales y directos, quienes están inmersos en la comunidad han trabajado tanto en equipo como en abierto desacuerdo, siempre con la intención de impulsar el movimiento en tantas direcciones interesantes como fuera posible.
El valor real de esta actitud se hace evidente ahora, cuando el resonar de los tambores del negocio ya se deja oír por todos los rincones de la comunidad, captando la atención tanto de distribuidores como de capitalistas. Un aumento de atención y de potencial cuya real magnitud se puede calcular también en base a los conflictos emergentes. Cada vez con más frecuencia se habla de stocks agotados y saldos mínimos, sin llegar todavía a poner en peligro el esfuerzo conjunto pues el código sigue proliferando, gracias a quienes participan de esta corriente.
Dada la creciente confianza que despierta la fuente abierta entre los usuarios y los distribuidores comerciales, y ante la comercialización de algunos proyectos de open source, InfoWorld conversó con once destacados líderes en una mesa redonda sobre al ambiente actual del Open Soruce para profundizar en los temas de mayor actualidad y los conflictos a enfrentar en estos momentos.
Desde los pioneros Bruce Perens y Eric S. Raymond hasta estrategas tecnológicos de Google, IBM y Microsoft, pasando por la nueva guardia de empresarios y desarrolladores que trabajan para transformar los proyectos en productos; cada experto aporta nuevas luces en cuanto a las oportunidades y los obstáculos a tener en cuenta.
Realidades y promesas 
¿ Cuáles son los desafíos más urgentes y las oportunidades para la fuente abierta en el actual ambiente tecnológico?
 
-Bruce Perens, creador de Open Source Definition, cofundador de Open Source Initiative
El mayor problema que enfrenta la fuente abierta, y el software en general, son las patentes. Los derechos de autor son suficientes para proteger a la gente que hace software propietario, pero la amenaza viene también del lado de las patentes de software, como se ha podido observar en los procesos judiciales abiertos a raíz del tema. Conforme están las cosas, es muy sencillo obtener una patente de software para algo que no es un invento. ¿Qué pasa con las compañías que tienen que defenderse de una patente que ha sido concedida indebidamente? Para ganar el proceso, tendrían que desembolsar alrededor de siete millones de dólares en gastos jurídicos, según cifras del sondeo económico realizado por la American Intellectual Property Law Association (Asociación americana de leyes de propiedad intelectual). Eso es mucho más dinero de lo que la mayoría de empresas startups y sus asociados pueden obtener en términos de financiamiento. Entonces, como no les es factible ganar un proceso de este tipo, su única opción real es negociar bajo las condiciones que impone el demandante, aunque sean injustas.
Actualmente, ningún programa de relativa importancia puede ofrecer una garantía de que no infringe las patentes de software otorgadas en Estados Unidos. Lo real es que hay demasiadas patentes que abarcan gran parte de los principios generales que cualquiera usa. Si todas estas patentes se aplicaran a pie juntillas, en Estados Unidos no existiría una industria de software.
El problema es aún más grave para los desarrolladores de fuente abierta, que no necesariamente ganan algo por su software y, por lo tanto, no tienen presupuestos para pagar abogados y regalías por patentes. Tanto economistas como expertos en tecnología comprendemos que se necesita una reforma, pero todavía no logramos traducirla en políticas concretas. Parte del problema radica en el hecho de que las compañías farmacéuticas defienden el otro lado de la argumentación, no tanto porque les gusten particularmente las patentes de software sino porque la ley no distingue programas informáticos de drogas u otro tipo de tecnología. Por supuesto, las compañías farmacéuticas tienen todo el dinero del mundo para hacer campaña a favor de sus intereses. Por lo tanto, para ganar esta batalla necesitamos separar el tema de las patentes de software del de las patentes farmacéuticas.
Este problema ya comienza a causar serios dolores de cabeza a los desarrolladores de fuente abierta. No solo los peces gordos han sido demandados. Tenemos, por ejemplo, el caso de un desarrollador que hace nada menos que programas open source para ferrocarriles a escala (JMRI: Java Model Railroad Interface) que es parte acusada en un litigio de patentes. 
Obviamente, la fuente abierta es una herramienta nueva y muy efectiva para la innovación. Ningún país puede permitirse desechar este poderoso recurso de cambio solo porque genera conflictos debido a una legislación inapropiada. Tenemos que corregir las leyes. 
-Eric S. Raymond, programador, autor y abogado de software open source
 ¿Oportunidades? Veo dos: el absoluto fracaso de Vista para ganar terreno, incluso entre los usuarios más leales de Microsoft, y la decisión de Apple de transformarse en una compañía de celulares y aparatos electrónicos que ha eliminado la palabra "Computers" de su nombre. Ambas coyunturas han dejado en el centro del mercado de open source un enorme agujero con forma de Linux.
Las UMPC [siglas en inglés de computadores personales ultramóviles] que corren Linux, como la Asus Eee PC, están emergiendo a través de ese agujero, porque cada vez hay más consumidores que las compran. Personalmente, he oído a un vicepresidente de Sony expresar su inquietud por lo que él llama una "carrera hacia lo más bajo, aludiendo a que, en el corto plazo, estas máquinas que cuestan menos de 200 dólares podrían darle una verdadera paliza a su mercado de costosas computadoras para el hogar. Por supuesto, en los niveles high end, Linux sigue dándole batalla a Windows en las cifras comparativas de servidores Internet.
Nuestro desafío, en líneas generales, consiste en ganar suficiente cuota de mercado como para quebrar el monopolio de Microsoft antes de que pueda recuperarse, si es que puede recuperarse. En este sentido, si las ventas de UMPC siguen mostrando un crecimiento geométrico, deberíamos tomar por asalto el mercado de consumidores y, para fines de este año, Linux bien podría haber superado el 50% del mercado. No es broma. ¿Acaso creen que si no estuviéramos ante una posibilidad real, ese alto ejecutivo de Sony hubiera compartido sus temores públicamente?
Hace siete años, pronostiqué que si había algo que pudiera quebrar el monopolio de Microsoft, eso era el esfuerzo que tendrían que hacer las computadoras OEM (Original Equipment Manufacturer) por recuperar márgenes, mientras los costos del hardware caían a tal punto que una licencia Windows terminaría por convertirse en el elemento más caro de todo su costo de producción. Las UMPC han alcanzado ese nivel y, en mi opinión, el resto del mercado de PC va a seguir esa tendencia a la baja. 
-Dave Rosenberg, CEO y cofundador de Mulesource
En los últimos cinco años, hemos visto cómo la fuente abierta pasaba de ser una herramienta de nerds o geeks a convertirse en compañera habitual de las aplicaciones mainstream. El desafío para el open source, tal como para cualquier fuerza tecnológica emergente, es continuar innovando y, al mismo tiempo, entregando productos de alta calidad.
En mi opinión, el ambiente tecnológico actual ya está maduro para darle la bienvenida al open source. Ante la turbia situación de la economía, las compañías no tienen mayor interés en invertir altos porcentajes de sus presupuestos en costos de licencia para los proveedores propietarios. Por su parte, nunca como ahora, las tiendas de TI se muestran deseosas de controlar su destino.
Debido al sismo financiero, las compañías de software tradicional y sus costosos modelos de venta quedarán relegadas al baúl de los recuerdos, mientras que la distribución de fuente abierta acercará el software a los consumidores.
-Javier Soltero, CEO Hyperic
El principal desafío para las compañías de fuente abierta sigue siendo encontrar una manera gradual de generar ingresos manteniendo la apertura y el espíritu comunitario que han hecho posible su negocio. El actual contexto económico ejerce aun más presión sobre los modelos de negocio no sustentables porque el consumidor no recibe suficiente valor agregado como para sentirse motivado a pagar por ello. Por supuesto, la oportunidad radica en el hecho de que las compañías open source tienen un estilo mucho más efectivo en términos de costos para conectarse con sus clientes, reales y potenciales. Esto le garantiza a las empresas que, aunque el crecimiento sea más lento, están invirtiendo su tiempo en futuros clientes que ya están usando sus productos y que, en el mejor de los casos, ya son miembros de sus comunidades. El modelo económico de la compañía tradicional de software, que se caracteriza más por las ventas de arriba hacia abajo es mucho más exigente en términos de capital y, a la vez, menos eficiente que el modelo de venta a los usuarios en que se basa la fuente abierta comercial.
-Matt Asay, vicepresidente de desarrollo de negocios de Alfresco
Por un lado, tenemos que durante una recesión lo más común es apostar a lo seguro. El equipo de Alfresco incluye veteranos de Oracle, Documentum, Business Objects y otros. Es decir, ya hemos pasado antes por zonas turbulentas. Oracle, por ejemplo, salió fortalecido de cada desaceleración porque ofrecía algo valioso a cambio del dinero. Ahora que las cosas han cambiado, sospecho que comenzaremos a ver compañías como MySQL tratando de repartirse entre los titulares propietarios. Los proyectos de fuente abierta bien dirigidos -auspiciados por la comunidad o de forma corporativa- ofrecen una tecnología superior a menor precio. Por lo tanto, durante una recesión, la fuente abierta debe, en realidad, ganarle terreno al software propietario. 
Dicho sea de paso, conforme los presupuestos de TI comiencen a reducirse, habrá mucho menos inclinación a apostar por nuevos proyectos. Al menos no en aquellos que requieran un importante aporte de capital. Es probable, por lo tanto, que durante la crisis se produzca una serie de acercamientos hacia la fuente abierta, como preparación para incrementar gradualmente los pagos de open source una vez que la economía reinicie su crecimiento.
-Sam Ramji, director senior de platform technology de Microsoft
En términos de desafíos, creo que se debe empezar con el hecho de que la mayoría del software actual -ya sea que lo midan por uso o por líneas de código-no es de fuente abierta, y es escrito o vendido por organizaciones comerciales que utilizan un modelo propietario. Para las compañías establecidas, el cambio hacia la fuente abierta no solo implica comprender la estrategia a seguir, sino también programatizar  la fuente abierta en una organización, cuando su principal modelo de ingresos sigue siendo tradicional.
También es importante distinguir entre software comercial y software de comunidad. Como los modelos de madurez para evaluar este último todavía no han sido debidamente establecidos, reina cierta confusión en torno a cuáles proyectos están realmente listos para adoptar cierto nivel de importancia o de prioridad dentro de una misión. Este tema aún no se ha resuelto por ahora y representa una oportunidad para la siguiente ola de compañías de software o de consultoras.
Finalmente, el término fuente abierta, que ya se usa para referirse a modelos de desarrollo, modelos de licencia, modelos de comunidad, modelos de distribución, modelos de ventas y marketing, modelos éticos y filosóficos; ahora también se aplica a la política.
Sin duda, en el núcleo de esta tendencia encontramos importantes conceptos de transparencia y de nuevas formas de compartir que, de alguna manera, pueden terminar por desdibujar las ideas originales articuladas por Eric Raymond, Danese Cooper y compañía, en torno a la fuente de código en sí misma y el desarrollador que la comparte. El riesgo, en este sentido, es que, con el correr del tiempo, el propio término pierda su significado, lo cual sería lamentable porque se trata de una idea muy poderosa.
-Andy Astor, CEO de EnterpriseDB
El principal desafío para la fuente abierta es la necesidad de separar progresivamente el modelo de desarrollo y comunidad del modelo de distribución y negocio. La fuente abierta se usa como etiqueta para dos cosas muy distintas: primero, como una manera de desarrollar software y, segundo, como una manera de distribuir y hacer dinero con el software. Como el concepto se usa indistintamente, suelen generarse confusiones entre ambos contextos. Conforme los capitalistas del desarrollo y la fuente abierta (entre los que me incluyo) comiencen a ganar presencia, el gran desafío será reconocer que hay dos corrientes muy distintas en el movimiento de fuente abierta, cada una de las cuales presenta requerimientos particulares para salir airosa.
-Zack Urlocker, vicepresidente de productos MySQL
Al igual que la mayoría de software, la fuente abierta tiene que simplificarse cada vez más. La popularidad de MySQL, Apache, PHP, Linux, JBoss y otros por el estilo, se debe a que ofrecen potencia y facilidad de uso. Son mucho menos complejos que algunos de los antiguos software propietarios desarrollados en los noventa. Sin embargo, aún hay formas de asegurar que todo el software en conjunto funcione bien con una instalación única y simplificada.
La fuente abierta ha hecho su transición hacia las TI y ahora es usada para sistemas de desarrollo muy complejos. Pero, en mi opinión, el software de infraestructura es todavía más popular que las aplicaciones de fuente abierta. Sin embargo, ya podemos asistir al inicio de ese proceso gracias a compañías como SugarCRM, JasperSoft, Pentaho y otras.
Creo que conforme se agrave la recesión y se reduzcan los presupuestos de TI, podremos ver una nueva ola de adopción de open source. Si funciona para las empresas de telecomunicaciones, los bancos y los sitios web más grandes, quizá también funcione para una adopción a mayor escala.
-Robert Sutor, vicepresidente de fuente abierta y estándares de IBM
Creo que la comunidad de fuente abierta tiene que concentrarse en los temas de fondo que son realmente necesarios para expandir la adopción de Linux en el escritorio. Esto significa lidiar con los drivers, la amplitud de las aplicaciones, las distintas presentaciones y ejecuciones y las modalidades de empleo. Personalmente, considero que esto implica, por ejemplo, tratar de hacer que el desktop de Linux sea tan eficiente y amigable como el de Mac, en lugar de seguir tratando de imitar a Windows. Del mismo modo, me gustaría ver más aplicaciones open source convertidas en las estrellas absolutas dentro de su categoría de productos y adoptando innovaciones antes que sus competidores.
-Mark Spencer, fundador y CTO de Digium
El desafío será encontrar y construir la combinación correcta de tecnologías para abordar la demanda de integración de diferentes aplicaciones de software y de sistemas, tales como contabilidad, reportes, ERP, CRM, etc. La fuente abierta está inmejorablemente posicionada para permitir una adaptación fácil con miras a resolver estas necesidades.
 
 
 
-Chris DiBona, manager de programas de Open source de Google
El mayor desafío para la fuente abierta consiste en ignorar el actual clima reinante en la tecnología y continuar creando software para sus usuarios finales. Por el clima reinante me refiero a la combinación de influencias comerciales y de marketing en la dirección de la tecnología, una tendencia que suele pecar de cortoplacismo y egocentrismo. Los desarrolladores de software open source solo deben ser influenciados, en primer lugar, por el desarrollador de base y, segundo, por su usuario de base.
-Jason Snyder, InfoWorld