Llegamos a ustedes gracias a:



Conversando con...

José Antonio Majluf, gerente general de Tebca

Dinero plástico a la medida

[25/04/2011] Las tarjetas plásticas resuelven muchos de nuestros problemas en la actualidad. Y con ello no solo nos referimos a la salvación que puede significar el acceso a nuestro dinero, en medio de la noche, gracias a un cajero automático; o a la oportunidad de comprar a plazos un sofisticado home theater con una tarjeta de crédito. Nos referimos también a los problemas que las empresas pueden resolver gracias a los sistemas de tarjetas pre pago que, aunque silenciosamente, ya tienen unos años con nosotros.

Una de las empresas que se ha posicionado en esta creciente industria es Tebca, firma del grupo Interbank en sociedad con NovoPayment, que ha logrado introducir con éxito algunas tarjetas pre pago diseñadas específicamente para resolver los problemas de sus empresas clientes. Por su puesto, detrás de estos plásticos se puede encontrar toda una plataforma tecnológica que sustenta la flexibilidad de los servicios que se ofrecen.
Sobre esta nueva industria es que conversamos con José Antonio Majluf, gerente general de Tebca.
Solo comida
La tarjeta pre pago de Tebca, que más antigüedad tiene en el mercado, es Provis Alimentación. Este producto, al igual que las otras tarjetas de la empresa, funciona de manera similar a una tarjeta de débito y, de hecho, este plástico tiene las mismas características físicas de una de estas tarjetas. La diferencia se encuentra en los servicios que brinda.
La tarjeta Provis Alimentación, por ejemplo, se creó con el fin de reemplazar a las clásicas ticketeras que venían empleando las empresas que se encontraban dentro del régimen de la Ley 28051, Ley de Prestaciones Alimentarias -en realidad, el título es mucho más extenso.
Gracias a esta ley, una empresa puede ofrecer prestaciones alimentarias a través de tickets para la compra de alimentos a sus trabajadores. El incentivo para usar este mecanismo es que si la empresa asignara un rubro alimentos dentro de la boleta de pago para brindar este abono a sus trabajadores, el pago total a realizar se vería incrementado hasta en un 50% debido a las cargas laborales. Al hacerlo a través de tickets la empresa no incurre en estos costos.
Este ahorro hace atractivo el uso de los tickets de alimentos, pero a la vez hace que las empresas que los usen incurran en otros costos: aquellos relacionados con la administración del sistema. En primer lugar, desde la perspectiva de la empresa, ésta tendría que emitir tickets todos los meses y tendría, además, que repartirlos a todos sus trabajadores. Si la empresa cuenta con algunos miles de trabajadores queda descontado que tendrá que implementar un sistema para realizar este trabajo, el cual obviamente consumiría recursos de la firma.
Desde la perspectiva del trabajador también hay inconvenientes con los sistemas basados en tickets. El primero de ellos es que el trabajador tiene que estar presente físicamente todos los meses en el lugar de reparto de los tickets. Además, siempre existe la posibilidad de que pierda la ticketera o que ésta se deteriore. Todos estos son inconvenientes que resaltan más en aquellos trabajadores que ya se encuentran acostumbrados a recibir un abono electrónico cuando recibe su remuneración mensual.
¿Por qué no hacer lo mismo con los alimentos? Eso es precisamente lo que hacen estas tarjetas.
La tarjeta la entregas una sola vez y las recargas se hacen electrónicamente. Al usuario le llega un mensaje de texto diciendo el monto que se le ha abonado. Así se eliminan los sobrecostos de la emisión de tickets. Por el lado del trabajador, gracias a Visa y MasterCard, llegamos a una red amplísima de comercios en la categoría de comida y alimentos, sostiene Majluf.
Entre estos comercios se encuentran desde las grandes cadenas de supermercados hasta aquellas bodegas que se encuentran afiliadas al sistema. La tarjeta cargada con el monto otorgado por la empresa del trabajador, solo puede usarse para la compra de productos relacionados con la comida. El sistema que se generó para este producto es tan detallado que puede incluso distinguir dentro de una cuenta de supermercado qué monto puede ser pagado con la tarjeta de alimentos y que monto restante deberá ser pagado con otros medios. La plataforma lo permite.
Pero además, la propia plataforma permite a las empresas que administren ellas mismas sus tickets.
Esta plataforma permite a los clientes corporativos acceder a través de nuestra página web a un sistema para autogestionar sus programas. Es decir, ellos pueden colocar la orden de emisión de la tarjeta, luego éstas se emiten y llegan a través de un courier en un máximo de tres días a la dirección estipulada. Se ingresa al mismo sistema y se hace la carga correspondiente, detalla Majluf.
Posteriormente, el sistema genera una orden de servicio que es un documento PDF con todas las instrucciones para que la empresa envíe el dinero. Este paso es obvio pues las tarjetas son pre pago y Tebca no puede cargarlas hasta no contar con el dinero que sustente la transacción. Una vez realizado el pago, Tebca activa la tarjeta electrónicamente y ésta se encuentra lista para usarse.
Por el lado del usuario, también se cuenta con una plataforma donde se le brinda una mejor experiencia de compra y de uso del producto. A través de la web, el usuario puede ver sus saldos y movimientos, y puede llevar el control de éstos o realizar un reporte para su empresa. El usuario puede también afiliar su teléfono celular para que le llegue un mensaje de texto gratuito cuando se hace una recarga y, próximamente, pueda consultar su saldo mediante mensaje de texto.
Pero obviamente no solo de pan vive el hombre. Existen otras aplicaciones para las tarjetas pre pagadas.
Otras formas de uso
Una de las más recientes utilizaciones que se hacen de las tarjetas pre pagadas es en el consumo de combustible. Esta tarjeta en el caso de Tebca se denomina Plata Gasolina.
Mediante este producto, las empresas que cuentan con flotas de unidades móviles pueden hacer un uso más preciso del dinero destinado al combustible. Como en el caso anterior, a la persona -el chofer, por ejemplo- se le proporciona una tarjeta que puede utilizar solo para la compra de combustible en los grifos asociados al sistema a nivel nacional.
De esa forma se evita otros sistemas más tradicionales y poco seguros en los que se proporcionaba efectivo a los choferes, o se hacían reembolsos a ellos por los gastos en combustibles.
Con la tarjeta la empresa puede tener el conocimiento exacto y en línea de cuánto se ha proporcionado en dinero a cada chofer, dónde se ha usado, cuál es el saldo, entre otros tipos de información. Además, gracias a un convenio que tiene Tebca con la cadena de estaciones Pecsa, se puede solicitar una sola factura acumulada por todos los gastos de todas las unidades durante el mes. Una facilidad que agradecerán sin duda en el departamento de contabilidad de la empresa.
Y así se pueden usar estas tarjetas para diversos objetivos. Otra de las tarjetas fue Plata Compras que fue destinada para ser usada en la conformación de una Canasta de Navidad.
Esta tarjeta la hemos colocado bien para el pago de incentivos, y el año pasado lanzamos la Canasta de Navidad. Ésta es una tarjeta de regalo, que fue un producto exitoso porque es un mecanismo electrónico que permite a las empresas tener ahorros significativos, ya que la compra y distribución de los vales y canastas tiene un costo logístico. Además, por el lado del trabajador, le permite recibir el producto que realmente quiere, sostiene el ejecutivo.
En realidad, los usos de estas tarjetas pre pagadas va creciendo a medida que las empresas se van dando cuenta que puede solucionar problemas distintos a los que motivaron inicialmente el ingreso de la empresa al sistema. Y esto se debe a que la plataforma que se encuentra detrás de estos plásticos consta de una matriz de servicios que los clientes pueden escoger para la resolución de distintos temas.
El sistema se paga a través de una pequeña comisión que se cobra por los montos que se cargan en las tarjetas, lo cual implica que si no se usa el sistema durante un mes no se paga nada. Igualmente, dada la flexibilidad de la plataforma, ella puede atender tanto a empresas grandes como a pequeñas.
El no tener que administrar efectivo y saber exactamente en qué se gastan los montos, son sin duda dos de las características más atractivas de este tipo de productos. Y sin duda veremos en los siguientes años que su adopción crecerá a medida que más firmas se den cuenta que este dinero plástico se puede amoldar a la medida de sus necesidades.
CIO, Perú