Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Red Hat lanza nuevo software de nube

[09/05/2011] Microsoft y VMware son los enemigos de interoperabilidad, y solo el software de fuente abierta puede prevenir el lock-in de la nube.

Eso es, al menos, lo que Red hat quiere hacer creer a los clientes. Como proveedor de software de fuente abierta dio a conocer la nube privada y el servicio de nube pública, ofreciendo al mismo tiempo su discurso habitual contra la tecnología patentada.
El miércoles en la Cumbre Red Hat realizada en Boston, el vicepresidente de productos y tecnologías, Paul Cormier, declaró Hemos cambiado el mundo, y se burló de la Declaración de derechos de los desarrolladores de nube de VMware, además de la declaración de prevenir a clientes que sean bloqueados en un solo producto específico.
La última vez que lo comprobé, más del 90% de sus productos son tan lejanos del software de la fuente abierta como lo son los de nuestros amigos en Redmond, señaló Cormier, al mismo tiempo castigando a Microsoft por su variedad de declaraciones hacia y en contra de Linux y de la fuente abierta durante años.
Uno de los lanzamientos favoritos de Red Hat es que sus productos permiten utilizar cualquier combinación de herramientas: la virtualización de VMware con Red Hat Linux, o tal vez la virtualización de Windows con Red Hat y middleware. Microsoft y VMware no lo permiten, debido a que no tienen arquitecturas abiertas, según Red Hat. Eso, sin embargo, plantea la cuestión de cómo los productos de Microsoft y VMware se pueden integrar con Red Hat, si no están abiertos en primer lugar.
Es el enigma de la interoperabilidad, señala Jean Bozman, analista de IDC. Funciona de ambas maneras. Microsoft podría decir que tiene un cierto grado de interoperabilidad con Novell Linux. Pero la industria ama las batallas entre vendedores y productos.
Entre los anuncios de Red Hat incluyen CloudForms, el software para crear y gestionar una infraestructura híbrida como nube de servicio que pueda desplegar y administrar aplicaciones a través de servidores físicos heterogéneos, plataformas de virtualización y otras nubes, señaló Red Hat.
Esencialmente, esto permite a las empresas crear nubes que puedan aproximarse a las capacidades de Amazon EC2 dentro de sus propias redes, realizando la gestión de recursos a través de servidores físicos y virtuales, y conectados a las nubes públicas. Red Hat Enterprise Linux, JBoss y la aplicación de herramientas de gestión del ciclo de vida ocupan un lugar destacado en el paquete de nuevos productos.
CloudForms permite a los usuarios configurar y gestionar más fácilmente aplicaciones complejas de varios niveles, en lugar de tener que administrar de forma independiente un gran número de servidores virtuales, indicó Red Hat. Una vez definidas, estas aplicaciones se pueden implementar, gestionar y mover entre nubes diferentes, entornos de virtualización y servidores bare-metal.
Los proveedores de nube compatibles son: Amazon, IBM y NTT Communications. Red Hat y la virtualización de VMware están respaldadas cada una.
CloudForms está en beta y estará disponible a finales del 2011.
Red Hat también dio a conocer OpenShift, una oferta de la plataforma como servicio en línea que permite a los desarrolladores construir y alojar aplicaciones en la infraestructura de Red Hat. El servicio, un competidor de Windows Azure, se construye en en base a la adquisición de Red Hat, Makara, ampliándolo con herramientas de JBoss y otro software de Red Hat, con el apoyo de Ruby, Rails, Python, Java, PHP, MySQL y otros. Red Hat afirma que OpenShift redefine el mercado de PaaS, proporcionando un nuevo nivel de elección de idiomas, frameworks y nubes para que los desarrolladores las construyan, prueben, ejecuten y administren sus aplicaciones.
OpenShift se encuentra en beta y actualmente se ejecuta principalmente en Amazon EC2. Cuando se preguntó si el servicio se vio afectado por el apagón de Amazon del mes pasado, Cormier señaló, En realidad no. En realidad no. Sin embargo, Red Hat agregará más proveedores de nube para que los clientes puedan elegir nubes además de Amazon, agregó. Red Hat también está apoyando a API Deltacloud para permitir a los clientes ejecutar aplicaciones en múltiples servicios de la nube.
El apagón de Amazon pone en relieve la necesidad de empresas más estables para tecnologías de nube. Red Hat no es el único trabajando en este problema, indicó Bozman, también mencionando a VMware e IBM. Las nubes públicas son buenas para el almacenamiento de archivos básicos y desarrollo de aplicaciones, pero no pueden cumplir con las normas de misión crítica de muchas organizaciones.
 Cuando se inicia la aplicación de sensibilidad de TI de una empresa, la seguridad es importante, los SLA son importantes, y la disponibilidad es importante, agregó Bozman.
Red Hat se centró en facilitar la computación en nube en su evento Cumbre este año y el año pasado, y tomará varios años hacerlo bien, señaló Bozman. Red Hat no tendrá el mercado para sí mismo, pero el enfoque de la empresa en Linux es una ventaja, agregó Bozman.
Linux es ejecutable en todas las arquitecturas indicó. Se ejecuta en ARM, RISC, Itanium y en mainframes. Para desarrolladores, sobre todo de nube, esto será importante, que Linux sea ejecutable en todo.
Uno de los objetivos es permitir a los desarrolladores escribir aplicaciones en el lenguaje de programación de su elección, sin necesidad de preocuparse por la infraestructura que se encuentra debajo. Sin embargo un vendedor por sí solo no va a proporcionar toda la interoperabilidad necesaria, afirmó Bozman. La apertura ha de existir en múltiples capas, incluyendo sistemas operativos, middleware y las API.
Jon Brodkin, Network World (US)