Llegamos a ustedes gracias a:



Conversando con...

Mariana Portela, gerente de Ventas CANSAC de Educación de Cisco Systems

"El conocimiento es la excusa para desarrollar habilidades"

[10/05/2011] La educación es un tema muy espinoso, en el cual, en ocasiones, es mejor hacer lo que uno mejor sabe hacer. Este juego de palabras es necesario para comprender la estrategia que ha tomado Cisco Systems con respecto a la educación: brindar infraestructura, pero pensando en desarrollar habilidades.

Más allá de tratar de mejorar el nivel de comprensión lectora de un alumno o sus capacidades matemáticas -dos exigencias cuando se habla de mejorar la calidad educativa por medio de la tecnología-, Cisco ha decidido indagar entre las instituciones educativas cuáles son sus necesidades tecnológicas para ayudarles a resolverlas y generar así un entorno en el que los nativos digitales -los alumnos- se sientan más a gusto y puedan desarrollarse.
Por su puesto, la tarea no es sencilla; tiene muchos ángulos que se deben de tomar en consideración. Ello fue lo que nos señaló Mariana Portela, gerente de Ventas CANSAC de Educación de Cisco Systems, quien estuvo de paso por Lima, y aprovechó su estadía para conversar con CIO Perú sobre la forma en que su empresa entiende el aporte que realiza a la educación.
Nosotros entendemos la tecnología dentro de la educación como un agente transformacional, y no como un agente de automatización. Si uso la tecnología para educar como educaba antes -simplemente cambiando la herramienta- realmente no estoy obteniendo el valor y el impacto que la tecnología tiene en el ámbito educativo, señala Portela, como resumiendo la lógica que sigue su organización.
Efectivamente, Cisco se cuida de no ingresar al muy discutido campo de los cambios pedagógicos, sino que se mantiene en el terreno que conoce, el de la infraestructura; y desde ahí ofrece a las instituciones educativas la posibilidad de incorporar herramientas tecnológicas para cambiar la forma en que se brinda educación a los alumnos.
Aterrizando estas ideas, esto significa que, por ejemplo, si una institución educativa desea incorporar una red inalámbrica para proporcionar acceso a la Red a sus alumnos -más allá del clásico laboratorio de computación- lo hace; pero este es solo el inicio.
Junto con las facilidades de infraestructura -vitales para el colegio- Cisco también guía a las instituciones educativas en torno a los retos que implica ingresar a un mundo donde la tecnología va a ser parte del ambiente cotidiano. El acceso a la Red, por ejemplo, es una puerta abierta para acceder a muchos conocimientos, pero también es una entrada a través de la cual personas externas pueden tener acceso a los alumnos.
Es evidente, entonces, que el colegio podría no tener la experiencia necesaria -ni las herramientas- para brindar seguridad a sus alumnos en este nuevo campo al que se han abierto, y es ahí donde nuevamente interviene Cisco como un agente que puede satisfacer esta nueva necesidad de seguridad.
¿Por qué se toman estas iniciativas que parecen complicar el día a día de las instituciones educativas? Porque es muy bien sabido que la tecnología tiene un impacto positivo en la educación.
Los impactos han sido positivos, con distintos grados de positividad. El impacto positivo es mayor, en líneas generales, en áreas rurales. Cuando uno introduce el tema tecnológico se generan los mayores impactos positivos ahí, porque se accede a otro tipo de educación, porque la motivación es otra, y porque realmente le abre un espacio adicional de futuro a los chicos, señala Portela.
Y no solo se trata de percibir un impacto positivo, sino de adecuar el entorno en el cual aprenden los estudiantes a las nuevas realidades o paradigmas que están moldeando el aprendizaje.
El paradigma, de acuerdo a Portela, es que el conocimiento está mucho más generalizado y disponible y que, por tanto, uno debe trabajar sobre las habilidades para saber qué hacer con ese conocimiento.
La ejecutiva señala que el 70% de lo que un profesional necesita saber para realizar su trabajo lo aprende en el propio lugar de trabajo de sus pares, haciendo que todo el bagaje de conocimientos que un alumno adquiere en la escuela, se convierte en una gran interrogante: ¿Qué valor genera?
Sin embargo, no por ello se debe entender que la propuesta es eliminar el conocimiento; simplemente se debe rebalancear los focos.
Si antes mi foco era el conocimiento, lo que nosotros sostenemos es que debemos entender que el conocimiento es ahora la excusa para trabajar o ejercitar una habilidad. La habilidad es lo que va a tener permanencia en el tiempo, sostiene la ejecutiva.
Así, quizás un alumno no tenga el conocimiento de cuáles son las capitales de los diferentes países del mundo, pero si puede tener la habilidad de buscar en los lugares adecuados para acceder a esos datos.
Obviamente, este cambio de paradigmas es un proceso que aún se está viviendo. No  es algo, por tanto, a lo cual se pueda realizar aún un análisis de resultados.
Sin embargo, si es necesario tomar acciones. Y las acciones que toma Cisco en base a esta filosofía se traducen en diferentes niveles de colaboración con las instituciones educativas.
Hay instituciones que tienen más clara la visión y los pasos que quieren seguir en este camino, y tienen requerimientos concretos, como por ejemplo: Tengo una red sólida para colocar video y quiero que me acompañen en el desarrollo de un proyecto de video.
Hay otras que se encuentran en un estadio anterior en donde el planteamiento es más abierto: yo sé que tengo que poner tecnología, no entiendo muy bien qué, cómo, o cuándo. Con estas últimas, Cisco realiza talleres o sesiones de trabajo para entender los objetivos de la institución, qué tecnologías le agregarían valor, y si se encuentra preparada organizativamente para ellas.
Cisco no agrupa estas iniciativas bajo un programa con un nombre definido, pero si las tiene a cargo de un equipo a nivel global y regional que se encarga de readaptarlas a cada uno de los países, y a modificarlas de acuerdo al grado de madurez de las distintas instituciones educativas.
Como se puede apreciar, el enfoque que mantiene Cisco con respecto a la educación difiere del de otras empresas de tecnología. Y como reza el dicho: En la variedad está el gusto.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú