Llegamos a ustedes gracias a:



Conversando con...

Frank Ahearn, especialista en seguridad

Cómo desaparecer por completo

[10/05/2011] En un mundo en el que se comparte más información en línea que nunca antes, parece imposible desaparecer por completo. Pero Frank Ahearn puede ayudarle. Un profesional de la búsqueda durante muchos años, ha localizado a personas perdidas para clientes que los buscaban por razones legales o financieras. Su arsenal incluye el uso de los registros públicos, informes de crédito, facturas de servicios públicos, antecedentes penales, información de impuestos y otros documentos reveladores.

Pero en estos días, Ahearn ayuda a las personas que quieren ir hacia el otro lado- los que quieren desaparecer y borrar la evidencia de su existencia. En su libro How to Disappear: Borre Su huella digital, Deje pistas falsas, y Desaparezca sin dejar rastro, Ahearn detalla algunos de los trucos que usa cuando ayuda a que sus clientes "salgan de la reja", como él se refiere a ella, y comparte consejos para los interesados acerca de información y privacidad en esta era donde todo se comparte. Y mientras él se niega a ayudar a las personas que buscan perderse con fines ilícitos, dice que a menudo llegan en busca de ayuda y asesoría sobre la manipulación de la información estratégica en la dirección equivocada.
¿Cómo fue que se interesó en ayudar a que las personas desaparezcan?
Originalmente, tenía una empresa de skiptracing por más de 20 años, donde encontraba a la gente. La mayoría de mis clientes eran investigadores, compañías de seguros y abogados. Así que siempre he sido bueno con el acceso a la información. Luego, un par de años atrás, yo estaba en una librería y estaba un tipo comprando todos los libros sobre la vida privada, la banca extraterritorial y Costa Rica. Él terminó parándose delante de mí en la cola y pagó con tarjeta de crédito. Pensé: "Es un poco tonto, está comprando todos esos libros sobre la discreción y está pagando con una tarjeta de crédito.
Lo vi en la cafetería de la librería y empecé a disparar mi artillería sobre él. Le dije que yo era un rastreador y que podía encontrarlo con esa transacción de tarjeta de crédito que había hecho al comprar los libros. Le di un desglose de cómo iba a encontrarlo.
Resultó que era un denunciante corporativo que quería sacar algo de dinero fuera. Me preguntó si podía ayudarle a desaparecer. Esa fue una especie de génesis de la idea.
¿Quién acude a usted en busca de ayuda para desaparecer?
Los clientes generalmente provienen de dos tipos de escenarios: El dinero o la violencia. Los de la violencia suelen ser víctimas de un acosador o están en una situación doméstica con un ex abusivo, y no sabe cómo escapar. Luego están los que lo hacen por el dinero, gente que ha ganado algo de dinero y quiere dejar el mundo atrás.
Recientemente las cosas han cambiado un poco. Los clientes acuden a mí diciendo que están preocupados por su información. Eso definitivamente se ha convertido en un tema más prominente.
¿Cómo oculta a las personas que realmente quieren desaparecer? ¿Cambia su identidad?
Usted no puede cambiar legalmente su identidad. Las identidades son una especie de mito. ¿Dónde consigue una? ¿Cómo sabe de dónde proviene y que no ha sido dada a cincuenta personas más? ¿Quién sabe si está en la lista de la ley Megan, o si pertenece a alguien que le debe 100 mil dólares en impuestos?
Cuando alguien acude a mí por una situación de violencia, pregunto "¿A dónde vas a ir y cómo vas a ganar dinero?" No se puede ser Joe, el conductor del autobús en Chicago y luego ser Joe el conductor del autobús en Seattle. Puede ser rastreado a través de su licencia de conducir. Pero a veces puede abrir una empresa, en función de lo que hace.
Por lo tanto, lo que hacemos -en pocas palabras- es hacer de usted una entidad virtual donde trabaja para esta corporación. Arrienda su departamento a través de esta corporación, la electricidad, el teléfono. Todo sobre usted existe bajo la corporación. La dirección no tiene por qué ser en la misma ciudad en la que vive. El objetivo es hacer que sea virtual y que se comunique virtualmente a través de esta corporación.
¿Alguno de sus clientes plantean un dilema ético para usted?
Tengo gente en contacto conmigo todo el tiempo y puedo darme cuenta cuando algo está pasando en la sombra. Pero yo sé cómo hacer un examen de mis clientes. La gente que viene a mí y es sincera dirá "tengo este problema. ¿Cómo puedo resolverlo?" En caso de que las personas quieran hacer algo sombrío, como transferir dinero fuera, o que se enfrentan a problemas legales, siempre tengo una agenda. Van a decir "quiero hacer esto, y después quiero hacer eso. Hay una diferencia entre ese tipo de persona y las personas que tienen un verdadero problema y quieren ayuda para resolverlo.
Ahora que hay tanta presión para compartir información a través de las redes sociales y otros espacios digitales, ¿se le ha hecho más difícil el trabajo?
Es una especie de espada de doble filo. Hay que recordar que solo porque está en línea no significa que sea correcto. Al igual que utilizar redes sociales para encontrar información acerca de las personas, puedo utilizar la información de redes sociales para crear desinformación sobre mis clientes. Es todo una cuestión de quién es mejor en algo.
¿Usted ha utilizado la web y las redes sociales como herramientas para crear un perfil falso?
La hemos utilizado para crear confusión.
Alrededor de hace un año atrás, un cliente mío estaba en África y se encontraba en un bar del hotel. Entabló una conversación con alguien y esa persona terminó diciéndole algo que no debería haber conocido sobre mi cliente. El cliente solo fue a su habitación, cogió sus maletas y se fue sin siquiera mirar.
Hemos sido capaces de descubrir que alguien en ese hotel había accedido a un sitio web de bienes raíces como Trulia o Zillow y puso su dirección allí. Eso reveló que su casa estaba valorada en cuatro o cinco millones de dólares. El problema que los viajeros internacionales enfrentan ahora, es ir a algún lugar donde se supone que nadie sabe realmente quiénes son. Pero en un ambiente hostil, alguien puede ver su información y darse cuenta de que vale la pena para un potencial secuestro.
Así que, creamos personas falsas en torno a los nombres de los clientes. Una persona puede ser un fotógrafo, una persona podría ser un chofer, o lo que sea. Se desarrolla cerca de 15 a 20 sitios web, y se crean todos estos sitios de redes sociales a su alrededor. Ahora bien, si está viajando en algún lugar y alguien pone su nombre en la red, van a localizar a 20 personas más antes de llegar a usted, dependiendo de cuanta información conocen sobre usted. Y cuando esté de viaje, tendrá información sobre su negocio de fotografía en su habitación del hotel. De esta manera, si alguien está pasando por su habitación, se darán cuenta que es Joe Blow el fotógrafo en lugar de Joe Blow el CEO. Así es como estamos comenzando a utilizar la desinformación en línea.
Como otro ejemplo, trabajé con una mujer que, si introducía su nombre en línea, lo único que se sabía de ella era que su padre estaba vendiendo su empresa por 45 millones de dólares. Esa fue una gran amenaza. Tomamos su nombre y rebanadas similares de información sobre ella y construimos todos estos personajes, personas falsas a su alrededor. Eso se está volviendo muy demandado por los clientes.
¿Qué tipo de recomendaciones le daría a las personas que no necesariamente quieren desaparecer, pero están preocupadas por su privacidad?
Las redes sociales se han convertido en un gran problema en lo que respecta a la privacidad. No pondría una valla a un lado de la carretera diciendo "¡Mire! ¡Aquí está mi mujer, he aquí mis hijos! ¡Eche un vistazo a estas fotos de mi barbacoa del patio trasero!" Pero la gente pone esas cosas en las redes sociales. Puedo entender que deseen utilizar las redes sociales desde un punto de vista empresarial. Pero tenga en cuenta que cada vez que pone algo ahí fuera, está creando este ADN digital.
Tome Facebook, por ejemplo. Facebook va a eliminar su información en línea (si cierra su cuenta), pero cualquier cosa que compartió no se elimina. Y Facebook menciona en sus términos del servicio, que mantienen la información en su sistema por un periodo de tiempo no determinado. Que podría ser de 500 años.
¿Conoce los siete pecados capitales de las redes sociales?
Creo que es uno de los problemas, la gente no se da cuenta a dónde nos va a llevar esto y de que la información puede ser usada en su contra. Las compañías ahora están buscando los medios sociales de las personas. ¿Cómo son? ¿Hay fotos de ellos bebiendo en las fiestas? ¿Hay alguien que tiene un sitio web abierto que pueda afectar una decisión de contratación? La gente incluso no piensan que sus jefes pueden buscar esta información. Y si la persona equivocada se apodera de su información, en realidad pueden causar estragos en usted.
Cuando hace algo en línea, pregúntese "¿Puede esto afectarme negativamente en el futuro?" Piense si realmente necesita fotos en línea de sus hijos. Si no se las enseñaría a un desconocido sentado a su lado en un avión, ¿por qué ponerlas en línea para que todos las vean?
Pregúntese: ¿Cuál es la definición de su propia intimidad? Con la Internet, no tenemos opción, tenemos que ser parte de ella, nos guste o no. Así que tenemos que decidir lo que es importante para nosotros en términos de privacidad y empezar a hacer cosas al respecto. Ya sea para reducir lo que hay sobre nosotros, o simplemente controlar parte de la información.
Joan Goodchild, CSO (US)