Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

Cuatro razones por las que realmente no necesita una tablet PC

Por: Al Sacco, CIO.com

[27/06/2011] Las tablet PC están de moda. Pero, ¿son tan buenas como parecen? ¿O es que Apple y su súper popular iPad han engañado a los consumidores para que deseen una tablet, y a sus competidores para que emprendan una loca carrera para desarrollar sus propias "rivales a la iPad"?

He pasado buena parte de mi tiempo con muchas de las tablets más populares del mercado actual, incluyendo la iPad, la PlayBook BlackBerry de RIM, la Samsung Galaxy Tab, Tab Galaxy 10.1 y la Xoom de Motorola, y he llegado a una conclusión clara: El bombo supera la realidad.
No estoy diciendo que las tablets no sean adecuadas para algunos segmentos de la industria o tipos específicos de usuario. Lo son. Tampoco estoy intentando dar a entender que las tablets no se convertirán en herramientas de negocio realmente valiosas. En algunos casos, creo que lo harán.
Para un usuario "medio" de tablet, que no tiene un propósito específico relacionado con el negocio para emplear estos dispositivos, el brillo en el factor de popularidad se está agotando rápidamente. Cuando eso sucede, todo lo que le queda por debajo de esa cubierta brillante es solo una pieza vieja y aburrida de hardware. He aquí el por qué.
1) Las tabletas realmente no son muy portátiles
Mi principal problema con las Tablet PC: En realidad no son tan portátiles como nos quieren hacer creer. En otras palabras, tengo que llevar algún tipo de bolsa para llevar mi tablet, no puedo ponerla en mi bolsillo y olvidarme de ella, como un teléfono inteligente. Claro, yo podría llevar la tablet en la mano, como un libro, pero eso es aún más difícil, y eso me hace más propenso a olvidarla en algún lugar donde la coloque. O peor aún, caerme accidentalmente y/o romperla. A mi modo de ver, si tengo que llevar una bolsa, es posible que prefiera llevar mi laptop en ella, ya que no es más grande que la tablet promedio, y tiene menos restricciones de uso.
Las tablets más pequeñas, de siete pulgadas, son mucho más portátiles que las populares iPad u otras como la Xoom de Motorola o la Samsung Galaxy Tab 10.1. Por ejemplo, puedo meter mi PlayBook de BlackBerry en el bolsillo de atrás -sí, mis pantalones tienen bolsillos grandes- y solo por eso es una de mis tablets favoritas. Pero todavía no puedo sentarme en algún lugar con una tablet de siete pulgadas, como el PlayBook o la Galaxy Tab más pequeña, sin tener que sacarla del bolsillo y ponerla en otro lugar para que todos la vean.
He estado usando distintas tablets desde hace bastante tiempo, y al principio agarraba una y me dirigía al bar o a una cena, simplemente porque quería pasar más tiempo con ella, mostrársela a los amigos interesados o leer en una gran pantalla. Pero ahora que la novedad ha desaparecido, rara vez llevo mi tablet a la hora de salir, porque el valor que obtengo de la portabilidad de mi teléfono inteligente es simplemente mayor que las ventajas de tener un navegador mejor y un mayor tamaño de la pantalla. De hecho, llevo por lo menos dos smartphones a la vez en el bolsillo, y nunca tengo que sacarlos si no quiero.
2) La tablet es solo una pieza más de hardware para llevar
He llegado a pensar en la mayoría de mis tablet PC como pedazos extra de hardware que tengo que llevar conmigo; para mí, la tablet no ha sustituido a ningún gadget, puedo utilizar mi computadora portátil y PC de escritorio con la frecuencia que lo hacía antes de empezar a usar tablets, y lo mismo se aplica a mis diferentes smartphones.
Eso no quiere decir que las tablets no hagan cosas mejor que las laptops, computadoras de escritorio y smartphones. Por ejemplo, la Galaxy Tab 10.1 es de gran utilidad, mientras se relaja en el sofá y está navegando por la web, mientras escucha música; es mucho más flexible que una laptop en la que se tiene que mantener estable cuando quiere saltar de un sitio web a otro. Y esa gran pantalla hace que la experiencia de navegación sea más positiva que en la pequeña pantalla del smartphone.
Pero si tuviera que elegir un dispositivo para usar sobre la marcha, seguiría siendo mi smartphone, ya que es mucho más portátil, y además de ser capaz de hacer llamadas telefónicas cómodamente, hace casi todas las demás cosas que hace una tablet, solo que con una pantalla más pequeña.
Si tuviera que elegir un solo gadget para trabajar sentado en algún lugar durante un período prolongado de tiempo, me quedaría con mi laptop por su teclado más grande, más fácil de usar, pantalla grande y mejor selección de las aplicaciones.
Eso hace en gran medida que deje la tablet en suspenso… fuera de la navegación web en el sofá. Pero, después de pasar tiempo con una gran variedad de tablets, está claro para mí que realmente no necesito otra pieza o hardware que haga que la navegación en el sofá sea más cómoda. La laptop funciona muy bien para mí. Una vez más, sé que las tablets pueden ser especialmente adecuadas para algunos ambientes de trabajo específicos, pero no tanto para el usuario medio a través del tiempo.
3) Limitaciones de navegar en la tablet
A pesar de que muchos fabricantes de tablets dicen lo contrario, las tablets actuales no ofrecen una navegación web como la de las PC de escritorio, y por lo tanto, prefiero usar mi computadora portátil para navegar por Internet tranquilamente. Si tengo que buscar algo o visitar un sitio web sobre la marcha, tiene más sentido usar uno de mis muchos teléfonos inteligentes; una vez más, son mucho más portátiles y la mayoría de ellos ofrecen una experiencia web móvil similar a la de las tablets.
Todo el mundo sabe que la iPad no soporta Flash. Esto no solo hace que la iPad sea una alternativa de navegación menos adecuada que laptop, especialmente si tenemos en cuenta el hecho de que las tablets comparables, incluyendo la Xoom Motorola, Samsung Galaxy Tab 10.1, y la PlayBook BlackBerry, ofrecen soporte completo para Flash.
Sin embargo, incluso las tablets compatibles con Flash todavía tienen limitaciones, ya que muchos sitios populares identifican sus navegadores como navegadores móviles o no totalmente compatibles con los sistemas operativos móviles específicos. Por ejemplo, a pesar de que tanto el BlackBerry Tablet OS del navegador Webkit y el Android 3.1 del navegador Chrome son totalmente compatibles con Flash y deben ser capaces de reproducir sin problemas vídeos de Hulu.com, el sitio ha bloqueado la reproducción en las tablets BlackBerry y Android.
Así, mientras que yo puedo ver vídeos de Hulu.com en mi computadora portátil, no puedo ver las películas o clips en cualquiera de mis tablets. Lo mismo ocurre con Netflix.com multimedia. Y sin Hulu o Netflix, mi experiencia multimedia en línea es mucho menor. Claro, hay aplicaciones de Netflix para la iPad y algunos dispositivos Android que permiten Netflix -aunque no parece ser compatible con ninguno de mis dispositivos Android, y teléfonos inteligentes, o al menos no está disponible a través del Android Market. Y tal aplicación podría estar en las obras de la PlayBook y/o otras tablets. Pero estos son solo dos ejemplos de cómo los navegadores de las tablets simplemente no ofrecen una experiencia de navegación igual que la de una computadora portátil o PC de escritorio.
4) La mayoría de las tablets no están hechas para durar
Mi experiencia con las tablets me dice que no son especialmente resistentes, y podrían romperse durante el uso diario. La iPad de Apple, la epítome de la tablet moderna, es prácticamente una obra de arte, es brillante, elegante y espectacular, y eso es solo el hardware. El software de la iPad es aún mejor.
Sin embargo, la iPad es muy frágil.
Prácticamente puedo sentir que todos ustedes, los amantes de la iPad, están volteando sus ojos en este momento mientras leen esto, pero es la verdad. La preciosa pantalla de la iPad se romperá si se cae por el borde, solo una vez. Lo mismo puede decirse de muchas de las tablets más populares en este momento, no es solo cosa de la iPad. Incluso la BlackBerry PlayBook, sin duda una de las tablets más duraderas en el mercado actual, tiene una pantalla que se romperá si se cae un par de veces.
La razón para esto: Todas las tablets, casi por definición, están parcialmente compuestas de una fina placa de vidrio o de una sustancia delicada como el cristal. Y el vidrio se rompe con facilidad. Claro, los teléfonos inteligentes y computadoras portátiles se pueden romper también. Sin embargo, la computadora portátil promedio está construida para tener algún grado de abuso -y se cierra cuando no está en uso, para proteger la pantalla- como el teléfono inteligente promedio, excepto, tal vez, los dispositivos de mano que se construyeron para quedar bien ante todo, y para los que la función es una preocupación secundaria -de nuevo, estoy mirando hacia Apple.
Cada tablet tiene una calidad de construcción diferente, y existen una serie de carcasas bien construidas para ayudarle a proteger su tablet, sea cual sea la marca y modelo. Pero el hecho es que las tablets modernas son extremadamente susceptibles a los daños, y eso en realidad no las hace dignas herramientas en el trabajo.
¿Por qué las tablets no son para todos?
Conclusión: Aunque, sin duda son divertidas y útiles en algunas situaciones y entornos específicos, las tablets siguen siendo un artículo de lujo para la mayoría de la gente, nadie las necesita, ya que realmente no ofrecen nada que la combinación smartphone/laptop no ofrezca.
En el futuro, creo que las tablets de seguro encontrarán su lugar en algunas industrias, como la salud, trabajos de campo e inventarios sobre la marcha, etc, pero yo realmente no veo a sus trabajadores de servicio portando una iPad o PlayBook, por más que quieran. Las tablets son demasiado difíciles de llevar para las personas que no están armadas con una bolsa u otra solución de transporte. Y no son tan baratas como los teléfonos inteligentes, que pueden ofrecer gran parte de la misma funcionalidad.
Las Tablet PC, y la iPad, en particular, están recibiendo tanto bombo en la televisión, en sus revistas favoritas y en el cine, etc.; ahora mismo, es fácil olvidar que a pesar de que no son nuevos, se han convertido muy populares. Apple parece haber conseguido convencer a las masas de que las iPads son casi una necesidad, pero yo sigo siendo escéptico.
A medida que el mercado de las tablets madure, algunas de las preocupaciones mencionadas en esta nota, sin duda, serán atendidas, en cierto grado. Pero honestamente no veo tablets "reemplazando" a las laptops o teléfonos inteligentes en el futuro previsible. Y eso está bien conmigo.
Al Sacco, CIO.com