Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Red Hat: La interoperabilidad en la Nube

[29/06/2011] Las nubes son diversas, y su diversidad depende de la infraestructura sobre las cuales han sido generadas. Y no solo estamos hablando de las nubes entre diferentes proveedores, sino incluso de aquellas nubes privadas (data center) al interior de una organización. La verdad es poco probable que una empresa mediana o grande tenga toda su infraestructura sobre una sola marca. Y ese es el problema.

¿Qué ocurre cuando hay un pico? El poder de cómputo que se puede tener a la mano puede no encontrarse tan disponible si es que no se encuentra trabajando bajo sistemas compatibles, haciendo que la opción de escalar la nube de acuerdo a las necesidades se quede solo como una buena intención.
La interoperabilidad resuelve esos problemas. Mediante ella, las empresas se pueden asegurar que su infraestructura, su Nube, crecerá de acuerdo a sus necesidades, sin importar que ella se encuentre desperdigada en dispositivos de diversas marcas y con soluciones de virtualización de diferentes proveedores. Eso es lo que Red Hat anunció en su pasado Cloud Computing Tour, en el cual presentó su novísima CloudForms.
Conversar con todos
Hoy la visión de Red Hat es que si ya tenemos recursos disponibles, sin importar la tecnología que ejecuten (Windows o Linux), y sin importar el virtualizador que usen (de Microsoft, VMware, o Red Hat), se pueda ofrecer herramientas que permitan gestionar de forma centralizada y transparente todos esos recursos. Así se podrá combinar recursos diversos, y presentarlos a las aplicaciones como poder computacional, para que los consuman, sostuvo Sebastián Cao, regional solutions architects manager de Red Hat South America.
De acuerdo al ejecutivo, este es el mensaje que diferencia a Red Hat de otros proveedores que, por el contrario, ofrecen soluciones que toman en cuenta solo a su propio stack de productos.
La herramienta que presentó Cao se llama CloudForms, pero ésta tiene un antecedente que bien vale la pena mencionar antes.
Dado que la interoperabilidad no es un tema nuevo en la nube, varios proveedores de soluciones se unieron para generar un proyecto que se llamó Deltacloud. Éste se nutrió de las colaboraciones de código que hicieron los participantes del proyecto, y pudo dar como resultado una API estándar genérica que se puede utilizar para interactuar con las soluciones de todos los proveedores de soluciones de virtualización.
Es una API que hace que lo que estés corriendo en VMware puede pasar a Red Hat o a Microsoft, y que pueda mover la carga de trabajo hacia la nube pública que tiene IBM o Amazon o Rackspace, señala Cao.
En base a esta API, Red Hat ha lanzado recientemente -este mes- CloudForms, que no es sino una interfase gráfica que se encuentra arriba de Deltacloud y que la utiliza para poder hablar con múltiples proveedores.
CloudForms es por tanto un software de código abierto basado en web sobre tecnología de Red Hat, que se presenta a manera de portal o consola de usuario muy intuitiva y que tiene como objetivo que cualquier usuario de aplicación pueda proveerse de los recursos que necesita. Así, si un administrador previamente configuró CloudForms para que pueda ver un pool de recursos basados en VMware, Red Hat o un proveedor externo, un usuario podría designar instancias y memoria a las aplicaciones que lo requieran.
En la demostración en vivo que realizaron en Lima, Cao mostró cómo una carga de trabajo que estaba operando en un centro de datos privado, podía pasar a una nube de Amazon para seguir con su procesamiento. Tan solo tuvo que escoger en el panel de control el proveedor que deseaba, y CloudForms se encargaba del resto.
Obviamente, es necesario primero tener contratado los servicios de los proveedores que aparecen en la lista de disponibles.
Parece una solución para salir a nubes externas, pero Cao indicó que de hecho considera que durante éste y el próximo año las empresas estarían utilizando CloudForms en América Latina dentro de sus propios data centers para aprovisionar recursos de distintos proveedores. Y es que es poco probable que una empresa mediana o grande tenga un centro de datos con soluciones de un solo proveedor.
Si logramos abstraernos hasta ese nivel llegamos a la PaaS. Directamente el usuario piensa en las necesidades de la aplicación, es decir, en cuánto poder necesita esta aplicación para procesar, cuánta capacidad necesita para soportar algún modelo de negocio -una campaña de marketing, por ejemplo. ¿De dónde viene todo esto? No me preocupo. ¿Qué tecnología estoy usando debajo? No me preocupo, sostuvo Cao.
Ya en Estados Unidos hay empresas que se encuentran utilizando CloudForms, y en el Perú Cao señaló que hay interés en la herramienta.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú