Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

Reconocimiento facial de Facebook: ¿Por qué es una amenaza a su privacidad?

Bill Snyder, Colaborador de CIO US

[08/07/2011] Para finales de este año se espera que la población mundial llegue a siete mil millones. Esa es una cifra enorme, pero palidece en comparación con las 60 mil a 100 mil millones de fotos que Facebook tiene almacenadas en sus servidores, según se ha informado.

Traigo esto a colación porque los usuarios de Facebook están etiquetando esas miles de millones de fotos con un solo clic, y Facebook está añadiendo alegremente esas etiquetas a sus enormes bases de datos de información personal.
Facebook puso en marcha un sistema de reconocimiento facial para un pequeño número de usuarios en diciembre pasado, pero a principios de este mes se convirtió en una característica para todas las cuentas de Facebook, al menos en los Estados Unidos. Lo que se supone que debe hacer suena inocuo: sugieren una etiqueta para las fotos cargadas en base a coincidencias con otras fotos que determina el software. Pero no es inocuo. Es simplemente espeluznante.
No me voy a ir por las paredes con historias de terror sobre el reconocimiento facial que serían así: Un chico de la fraternidad ve a una mujer en un bar y piensa que es sumamente atractiva, le toma una foto con la cámara de su teléfono celular, y antes de que usted lo sepa, sabe quién es la chica, dónde vive y todo lo que pudo haber compartido en Facebook -o lo que sus amigos hayan compartido con ella.
No funciona de esa manera. Tampoco va a ser capaz de hacer clic en una foto al azar y averiguar la identidad de todos los que aparecen en la misma.
Entonces, ¿cuál es el problema? Confianza. Facebook no se la ha ganado. Hay un enorme potencial para el mal uso de la información de reconocimiento facial, y Facebook tiene un largo historial de mal uso de todo tipo de datos.
El abuso de la privacidad paga
El gigante de las redes sociales nos ha engañado una y otra vez, revelando alegremente la información privada de los usuarios a cualquier anunciante que esté interesado. Es un drama. Facebook causa un desastre, es atrapado, los medios se vuelven locos, Facebook se disculpa.
Entonces el ciclo comienza otra vez, como lo hizo el año pasado, cuando el Wall Street Journal se enteró de que no solo Facebook recolectaba datos personales, sino también los desarrolladores de su plataforma. Esos datos, algunos de los cuales han permitido identificar a usuarios específicos, fueron compartidos con anunciantes y compañías de seguimiento de Internet, así los usuarios hayan optado por la privacidad o no.
¿Por qué Facebook hace tal cosa? En una palabra, dinero. Hay una maravillosa relación simbiótica entre Facebook y los más importantes desarrolladores de aplicaciones. Las aplicaciones hacen que el servicio de Facebook sea mucho más atractivo; y, de hecho, la proliferación de complementos interesantes ha impulsado a Facebook sobre otros como MySpace. Y sin Facebook, los desarrolladores estarían en Palookaville. Todo el mundo tiene un incentivo para quedarse de largo y seguir recaudando los dólares.
Y esa dinero es muy, muy grande. Facebook es una compañía privada, pero se cree que ha tenido ingresos de unos 500 millones de dólares en el 2009, y mucho más en el 2010. Y una gran parte de ellos, tal vez unos 50 millones de dólares, provinieron de la venta de bienes virtuales utilizados en varias aplicaciones. Un informe publicado en AdvertisingAge estima que el total de ingresos de los desarrolladores de terceros relacionados con Facebook en realidad fue mayor que el de Facebook. Facebook tiene que estar pensando en una manera de sacar provecho de eso, tal vez con un acuerdo de reparto de los ingresos por la venta de bienes virtuales.
Y, por supuesto, está el tema de nunca acabar: la configuración de privacidad de Facebook. Una y otra vez nos enteramos de que algunos datos se comparten de forma predeterminada, es decir, así usted haya optado por excluirlos explícitamente. Eso es exactamente lo que está pasando con el reconocimiento facial. Facebook hace que usted tenga esa característica aromáticamente activada, lo que significa que sus amigos verán fotos en las que se les sugiere que lo etiqueten, a menos que usted cambie la configuración.
Dado su historial, ¿cuáles son las probabilidades de que Facebook le diga no a un lucrativo negocio que monetiza esa tienda de fotos, cuidadosamente etiquetada? Incluso si Facebook fuera escrupuloso con la privacidad del usuario, ese almacén de datos sería un objetivo muy tentador para los piratas informáticos, dada la frágil seguridad en las principales instituciones financieras hoy en día. ¿Puede deletrear "Citigroup?".
Luego está el tema de la aplicación de la ley. Es muy fácil que el gobierno federal, e incluso los policías locales, tengan en sus manos todo tipo de registros que se podría haber pensado que eran privados o imposibles de encontrar. Las autoridades federales, por ejemplo, han estado cosechando datos de ubicación de las torres de telefonía móvil durante algún tiempo sin recibir el visto bueno de un juez.
Como ya he dicho, Facebook no permite identificar a una persona al azar al buscar en una base de datos su identidad basada en su apariencia. Pero eso no quiere decir que no se pueda hacer. De hecho, Londres cuenta con miles de cámaras de vigilancia repartidas por la ciudad, y la policía ya ha encontrado formas para encontrar coincidencias entre las caras de esa multitud y sus dueños.
Aun suponiendo que nuestros funcionarios no harían nada reprochable con esos datos, ¿qué pasa con los gobiernos extranjeros? Recuerde, Facebook cuenta con decenas de millones de usuarios fuera de los EE.UU. ¿A los matones de Hosni Mubarak no les encantaría poder conectar sus fotos de vigilancia con una base de datos y obtener los nombres de los manifestantes en la plaza de El Cairo?
No creo estar siendo injusto con Facebook, o actuando como paranoico. Si lo estoy, tengo mucha compañía.
El Electronic Privacy Information Center (centro de información sobre privacidad electrónica) presentó una denuncia ante la Federal Trade Comission (comisión federal de comercio), llamando injustas y engañosas a las acciones de Facebook: "Hay muchas razones para creer que a menos que la comisión actúe con prontitud, Facebook automatizará rutinariamente la identificación facial y eliminará cualquier pretensión del usuario para controlar el uso de sus propias imágenes para la identificación en línea".
El fiscal general de Connecticut, ha expresado su preocupación de que el reconocimiento facial Facebook comprometa la privacidad del consumidor. En Europa tampoco están muy contentos con ello, y la Unión Europea se ha comprometido a investigar el asunto.
La semana pasada fue mi cumpleaños y me dio gusto que muchos de mis amigos de Facebook publicaran saludos en mi muro. ¿Pero ese sentimiento vale la pena conociendo el riesgo planteado por el comportamiento irresponsable de Facebook? Yo no estoy tan seguro.
Bill Snyder, CIO