Llegamos a ustedes gracias a:



Conversando con...

Alfredo Mejía, consultor TI senior de Datco, y con Gurin Arauco, gerente de producto de Datco

Consideraciones sobre la virtualización

[19/07/2011] La virtualización y la consolidación de servidores son dos actividades que van de la mano. Y su ejecución se ha hecho tan común que en ocasiones olvidamos algunas pautas que hay que tomar en consideración al momento de pasar por estos procesos. CIO Perú conversó con Alfredo Mejía, consultor TI senior de Datco, y con Gurin Arauco, gerente de producto de Datco, sobre estos temas y tomamos nota de algunas consideraciones que se deben tener en mente.

Básicamente, los ejecutivos de Datco señalaron que al momento de pensar en virtualización debemos considerar tres aspectos. El primero es la consolidación de servidores; el segundo, la consolidación de aplicaciones; mientras que el tercero es el concepto de VDI, es decir, de los escritorios virtuales.
La necesidad de todas las empresas es reducir costos, comprar la menor cantidad de equipos y que estos equipos tengan la capacidad de crecer en el tiempo. Entonces, la consolidación de servidores calza muy bien con el tema de la virtualización, porque justamente Hyper-V con Windows Server 2008 está preparado para este escenario de consolidación de servidores. Es un requerimiento muy frecuente de nuestros clientes y el mercado, y es la tendencia hacia donde se está yendo, sostiene Mejía.
El otro gran frente a tomar en cuenta es la consolidación de aplicaciones. En la actualidad, muchas empresas manejan una gran cantidad de aplicaciones, y su administración y distribución son muy complejas. Frente a esa necesidad existe una solución que nos permite crear una aplicación de manera virtual y distribuirla de manera centralizada. ¿Cuál es el fin y objetivo de esto? Básicamente, que la tarea de TI de cambiar una nueva aplicación o un nuevo reléase, se vea reducida.
Y para el usuario final esto implica menos horas de trabajo suspendidas debido a la configuración de la máquina. Simplemente un usuario se sienta en su escritorio un día con una aplicación A y al día siguiente tiene una aplicación B, en forma totalmente transparente.
Esta forma de llevar los procesos también ayuda mucho a TI a reducir la fuerza de gente que solo se dedica a instalar y desinstalar software, ya que todo este proceso se puede realizar de manera centralizada.
Finalmente, el tercer componente en el tema de la virtualización es el concepto de VDI, es decir, lo que se denomina escritorios virtuales y máquinas virtuales para los usuarios finales.
En la actualidad todas las compañías tienen computadoras, PC o laptops, y hay un costo muy alto en tener que mantener estos equipos. Entonces, gracias a la tecnología de virtualización, una empresa puede colocar un servidor y máquinas virtuales de cliente, y el usuario final simplemente debe poseer un thin client con el que va a poder acceder a esa máquina virtual de manera centralizada, y va a tener todos los servicios como en una maquina tradicional.
Hay que resaltar que ese thin client es un equipo de mucho menor costo, que solo tiene que enchufarse y todo el escritorio del usuario llega a ese cliente. Por eso, como ventaja se puede decir que primero tienes un equipo de mucho menor costo, y segundo, que en cualquier lugar en donde vayas simplemente colocando tus credenciales vas a tener el mismo ambiente que en cualquier otra posición de la empresa, sostiene Arauco.
La virtualización también ayuda a las compañías en el ahorro de energía, lo cual está alineado a las políticas de medio ambiente. Cuando una firma tiene una gran cantidad de equipos, como PC y servidores, no solo se debe considerar el costo de la administración de estos equipos, sino también el del mayor consumo de energía que se da dentro de las organizaciones. El hecho de poder consolidar y virtualizar hace que el consumo sea menor y se contribuye no solo a un ahorro, sino también con la llamada corriente green IT que en este momento ya es un tema de regulación y de estándar para muchas empresas.
Específicamente hablando de su compañía, Mejía sostiene que haciendo mención a la manera en que trabajamos en los proyectos. Nosotros operamos en base a las buenas prácticas de gestión de proyectos del PMI, en cuanto a la ejecución e implementación de nuestros proyectos.
Y de acuerdo a esta experiencia, los ejecutivos nos señalan, por ejemplo, que uno de estos proyectos no obliga a la empresa a comprar nuevo hardware, sino que generalmente se espera los momentos de cambio para ingresar en ellos.
La virtualización llega en un momento en el que hay una necesidad de renovar servidores. Es muy raro que la empresa decida virtualizar si es que no va a renovar servidores. Y esto se da cada tres o cuatro años, porque normalmente los servidores se venden con garantía y soporte de tres años, sostiene Arauco.
¿Todas las aplicaciones son virtualizables? No todo es 100% virtualizable, señalan los ejecutivos, pero existe un componente previo para ello. Para tener certezas sobre lo que es o no virtualizable se realiza un assessment, o un análisis de qué aplicaciones van a soportar un entorno de virtualización. Básicamente en lo que consiste es en definir la compatibilidad de la aplicación sobre los sistemas operativos donde se encuentra trabajando.
Este componente incluso permite validar hasta qué punto una aplicación puede ser virtualizable, y en el caso que no lo sea, este assessment identifica qué componentes cambiar para que la aplicación pueda ser virtualizable. Ese es un valor muy fuerte en este tipo de proyectos.
La virtualización, entonces, aunque ya es una práctica que se está haciendo cada vez más habitual tiene elementos como los descritos que es necesario evaluar para llegar a buen puerto.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú