Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Reseña: Motorola MileStone2

[03/08/2011] Hace una par de semanas nos alcanzaron el MileStone 2 de Motorola para probarlo. El teléfono inteligente nos ofreció muchas posibilidades de conectividad y comunicación. A continuación, un repaso de las funcionalidades y ventajas que encontramos al tener el aparato para su –intensivo- uso. A continuación la reseña, desde la perspectiva de un usuario algo enterado de tecnología, no lejos del promedio.

Primero lo primero. Al prender el Smartphone, lo primero que nos pide es crear una cuenta en Motoblur. El MileStone 2 de Motorola se nos presentaba como un teléfono inteligente que desde el saque buscaba diferenciarse de los demás.
Luego de crear la cuenta en Motoblur -era la primera vez que hacíamos una reseña de un Motorola con este servicio- el sistema envía un correo electrónico a la dirección que le hemos determinado. El mensaje, además de darnos la bienvenida, nos informa que Motoblur nos sirve para acceder al portal del servicio desde donde podremos localizar el teléfono utilizando la señal GPS, borrar de forma remota la información del teléfono y cargar contactos desde la computadora u otra fuente para sincronizarlos con el teléfono. Obviamente, opciones muy útiles para cuando uno pierda o se lo roben.
Por cierto, el teléfono cuenta con el sistema operativo Android de Google, en su versión 2.2.1, la cual nos ofrece una interesante característica en su función de búsqueda: la búsqueda mediante voz. Con una vocalización clara se puede utilizar esta característica sin problema.
Pero volviendo al inicio con el dispositivo, luego de crear la cuenta y de recibir el correo, podemos continuar configurando el smartphone. Lo siguiente es enlazar las cuentas que poseemos en redes sociales y servicios de correo electrónico con el aparato.
Éste, obviamente, es el momento de registrar las cuentas de Facebook y Twitter, y también las de servicio de correo electrónico como Gmail, Yahoo y Hotmail; además de los servicios de correo POP3, es decir, el de la empresa.
Hasta aquí el MileStone 2 se parece bastante a otros teléfonos inteligentes, algo que se debe evidentemente a que comparte con ellos el mismo sistema operativo; pero también desde aquí ya se pueden notar algunas diferencias que hacen único al MileStone 2.
Una de esas características es que los servicios registrados que jala el Motoblur pueden ser visualizados en los widgets de Motorola que se presentan en alguno de los siete escritorios con los que cuenta la interfase del teléfono. Los widgets de Motorola son distintos de los que ofrece el propio Android y, ciertamente, son bastante útiles.
En el escritorio de inicio se encuentra instalado un widget que presenta las entradas de Twitter propias y de los contactos a los que seguimos. Si añadimos el Facebook, en otro de los widgets del primer escritorio, se presentan las actualizaciones en Facebook. Por cierto, el escritorio de inicio es el del centro, y tiene tres escritorios a la izquierda y tres a la derecha a los que podemos deslizarnos, pasando la punta del dedo sobre la sensible pantalla táctil del teléfono.
Además de los widgets que enlazan con las redes sociales, se tienen otros que presentan las entradas de YouTube, un streaming de radio, los controles para apagar y prender el Wi-Fi, el Bluetooth, el GPS y la función de teléfono; además, otros para observar los mensajes de texto, el calendario y entradas RSS a las que estemos suscritos.
Son especialmente útiles los que controlan el Wi-Fi, el Bluetooth, y el GPS, y sobre todo el calendario, algo que no encontramos en otros smartphones con Android que hemos probado.
Al presionar el botón virtual para acceder a las aplicaciones, nos encontramos con 44 de ellas, muchas de las cuales son propias de Motorola, aunque la mayoría se presentan gracias al sistema operativo Android.
Ya al pasar al hardware en sí, nos encontramos con otras particularidades. El MileStone 2 es un teléfono slider que trae bajo sí un teclado Qwerty completo y singular. Además de las clásicas teclas ofrece una tecla especial para introducir texto mediante voz, otro para la arroba, otro para el OK, y teclas direccionales. Estas últimas son especialmente útiles cuando operamos sobre una hoja de cálculo (QuickSheet), como la que nos ofrece el programa QuickOffice, que además cuenta con QuickWord (procesador de texto), QuickPoint (presentaciones) y QuickPDF.
Un amigo que tiene un MileStone 1 cayó en la cuenta que el MileStone 2 ha dejado de lado un pad que tenía a la derecha del teclado, una diferencia que le generaba un esfuerzo adicional para acostumbrarse a las nuevas posiciones de las teclas.
Por experiencia propia podemos decir que el sistema Swipe que nos permite escribir un texto simplemente deslizando el dedo por las teclas virtuales de las letras que componen la palabra -en lugar de presionar las letras- es bastante útil, pero al momento de introducir texto y cifras en una hoja de cálculo el teclado físico es insuperable.
La pantalla táctil es bastante sensible y al principio hay que acostumbrarse a esta sensibilidad extra. Una vez dominado el nivel de presión que requiere el teclado para operar adecuadamente, su uso es más fluido; especialmente para las personas que vienen de utilizar otras pantallas en otros smartphones.
La cámara fotográfica es, sin duda, otra de las características que llaman la atención en un teléfono. Y el MileStone 2 no defrauda, tiene un adecuado nivel de definición en sus imágenes de cinco megapíxeles, algo que se logra gracias al autofoco que presenta el teléfono y al flash que tiene incorporado. Quizás sea necesario señalar que las mejores fotos se presentarán mientras más luz podamos proporcionarle a la cámara del teléfono.
La cámara de video también es cumplidora. Los videos se graban en alta definición (720p) y para él también vale la acotación que hicimos para las fotos. Además, al realizar movimientos rápidos, la imagen grabada presentará evidentes signos de este movimiento, es preferible grabar videos con paneos no rápidos.
Una ventaja que ofrece el modelo es que las grabaciones se realizan con el teléfono en posición horizontal, y para esta posición el aparato cuenta con un botón que queda en el mismo lugar que el disparador de una cámara convencional, aunque también se tiene la opción de utilizar el botón virtual que aparece en la parte superior derecha de la pantalla.
Tanto en el caso de la cámara de video como de la de fotos, existe la opción de colocar etiquetas y las coordenadas de GPS. A propósito, el GPS funciona muy bien, obtiene la posición rápidamente.
¿Qué podemos decir de este aparato? Que nos gustó, que es bastante versátil y útil para los tiempos actuales. Su acceso al Android Market nos permite instalarle otras aplicaciones de gran utilidad social, como las oficiales de Twitter y Facebook, y otras que aprovechan la geolocalización con FourSquare.
Nos gustó particularmente el widget de Motorola que nos ofrece la visualización de las siguientes tres citas de la agenda pues es bastante práctico, además de la posibilidad de desactivar desde el escritorio el GPS o el Wi-Fi, con ello ya no es necesario buscar estas funcionalidades en otras aplicaciones del Android Market.
En resumen, un smartphone bastante recomendable.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú