Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Trabajos de TI: Ganadores y perdedores en la era cloud

[08/08/2011] Hay una razón muy simple por la que tanta gente señala que el cloud computing va a cambiar todo lo relacionado con el universo TI: La nube democratiza la tecnología a un nivel aún más profundo que cuando las PC permitieron por primera vez que las personas no técnicas tuvieran la capacidad de crear grandes hojas de cálculo con las que podían jugar en lugar de trabajar.

Probablemente no sea tan profunda como la revolución de Internet, que ha permitido que la gente común dependa de Google en lugar de una memoria eidética y una educación clásica, rica; pero no está lejos, señala Dan Olds, fundador de la consultora Gabriel Consulting Group. La computación en la nube ofrece a las personas sin conocimientos técnicos el acceso rápido y asequible al software de almacenamiento y de datos más sofisticado -acceso que están utilizando para tratar de hacer mejor su trabajo, con o sin la participación de TI, añade.

Los CIO tenían que lidiar con los ocasionales proyectos truculentos de TI, ahora tienen que lidiar con los gerentes de empresas que contratan el equivalente a varios departamentos de TI, utilizando una tarjeta de crédito y sus presupuestos regulares, comenta Susan Cramm, fundadora de la consultora de desarrollo y estrategia ejecutiva y profesional, Valudance, así como ex directora de informática de Taco Bell y directora financiera de una pequeña cadena de restaurantes de PepsiCo. De hecho, el 65% mantienen un presupuesto de TI propio -sacado de su presupuesto de funcionamiento normal- para los servicios SaaS o cloud que puedan comprar directamente, en lugar de ir a través de TI.

¿Qué significa esto para los puestos de trabajo en TI? Algunas estadísticas de IDC dan una indicación:

* En el 2014, un tercio de todas las organizaciones de TI ofrecerán servicios cloud a sus socios comerciales, en lugar de proporcionarlos de forma interna, según un sondeo de participantes en el Foro de Liderazgo cloud de IDC en junio.
* En el 2015, el gasto en servicios cloud públicos (incluyendo SaaS) será el 46% de todos los nuevos gastos en TI, según las 20 previsiones para los servicios cloud en todo el mundo hecha por IDC en junio. SaaS se constituirá en las tres cuartas partes de ese gasto, dándoles a los proveedores de SaaS y cloud el papel principal en las relaciones de los proveedores con su empresa.

"No se trata de tirar todas las descripciones del trabajo y la organización y comenzar algo nuevo", señala Sean Hackett, un analista de la firma de investigación 451 Group. "Hay muchos puntos en común, pero la experiencia va a cambiar. En definitiva, el volumen de TI podría parecerse más a una oficina de proyectos que como se ve ahora, cuando la mayoría de las cosas se realizan en el interior. Es probable que no sea una transformación total, pero al trasladarse a la nube, habrá más de eso y menos de hágalo usted mismo".
¿Dónde se van a notar los cambios? He aquí un desglose por función de quién gana, quién pierde y quién debe cambiar en la era cloud.

Grandes ganadores: Arquitectos de la empresa
Los analistas y proveedores de TI concuerdan. Será el ascenso a la prominencia de un trabajo que a menudo se considera demasiado abstruso para muchas empresas, y con un enfoque demasiado estrecho para ser práctico para los demás, señala el consultor Cramm. Ese trabajo: arquitecto de la empresa.

Los arquitectos de la empresa a menudo han sido sus propios peores enemigos, añade Mark Egan, director de información de VMware, la compañía con más responsabilidad en la propagación de la virtualización hacia los entornos de TI. "Se requiere conocimientos técnicos muy elevados para poder manejar los aspectos técnicos, pero encontrará que muchas personas con ese nivel de conocimiento técnico no quieren hablar con nadie", agrega Egan. "Puede ser que solo quieran sentarse a dibujar sistemas en el papel, y no sepan cómo encontrar a nadie que quiera trabajar con ellos".
Pero en una organización cuya infraestructura TI está muy virtualizada, resumida, y dividida en plataformas cloud internas y externas, el trabajo más importante de TI -ponga las manos hacia abajo- es ser el arquitecto de la empresa, señala Egan.

Los arquitectos -de sistemas de base de datos, red, u otro- por lo general son los diseñadores de sistemas cuyo trabajo no es solo altamente conceptual, sino también muy concreto, comenta Chris Wolf, un analista de la virtualización y el cloud para Gartner (TI). "Debajo de toda la abstracción no hay más que la necesidad de manejar los detalles de la gestión de recursos y rendimiento con los servidores físicos", agrega. "En lugar de solo tener que lidiar con el número de variables que pueda tener dentro de una granja de servidores, centro de datos o conjunto de servidores más pequeños, en una infraestructura basada en la nube, puede asignar recursos como la memoria, los ciclos de CPU o ancho de banda, o I/O a través de toda la organización. Esa es una imagen mucho más complicada".

Dentro de una infraestructura en la nube, las relaciones entre aplicaciones, redes y servidores son mucho más complejas que en las infraestructuras tradicionales debido a que hay muchas conexiones, señala Rachel Dines, una analista de infraestructura y operaciones de Forrester Research. Significa que los arquitectos son esenciales.
A pesar de las nociones abstractas de que las personas suelen asociar con los arquitectos, la realidad es que gran parte del trabajo se centra en los detalles críticos que permiten que todo funcione bien. Por ejemplo, "la gente tiende a no pensar en la optimización del rendimiento en las nubes o los sistemas virtualizados", señala Patrick Kuo, un consultor independiente que ha ayudado a crear aplicaciones web e infraestructuras de servidor virtual en el Dow Jones, la corte suprema de los EE.UU., y en los servicios de información de la agencia de defensa.

Él advierte que empiece con los servidores y procesadores adecuados -asegúrese de que cada uno tenga suficiente potencia, memoria y caché, y que las conexiones de red sean fiables y rápidas-. A continuación, divida las funciones principales y distribuya toda la infraestructura de cada uno para ayudar a evitar los cuellos de botella de los eslabones débiles de la cadena de informática, o concentraciones de muchas cargas de trabajo en un solo lugar, señala Kuo.
"Hemos sido capaces de obtener un mejor rendimiento, en muchos casos, con una arquitectura de cuatro niveles -en lugar de la típica de tres niveles-, poniendo una capa de almacenamiento en caché en la parte delantera, luego los servidores de aplicaciones conteniendo la mayor parte de la lógica, luego los servidores web y una base de datos replicada como backup. Todo es un diseño de aplicaciones n-tier, pero tiene que hacerse de otra manera en los entornos virtualizados como los servicios en la nube, o tendrá cuellos de botella en lugares que no creería que fueran a causar problemas", añade Kuo.
Ganadores: Los administradores TI
Además de los arquitectos, los trabajos que enfrentarán grandes cambios bajo una infraestructura cloud, son los que están relacionados a la administración pura.
Los arquitectos pueden diseñar y ajustar las infraestructuras cloud, pero los administradores de sistemas realizan el trabajo detallado de difusión de las cargas de trabajo a través de los servidores, servidores virtuales y centros de datos, la asignación de los ciclos de CPU, memoria, almacenamiento y otros recursos necesarios para mantener un alto rendimiento.
"Si usted no cambia las descripciones del trabajo para que los administradores de sistemas no se limiten a un silo - ya que las aplicaciones y máquinas virtuales en una nube interna tampoco están limitadas - usted está dejando que se pierda la ganancia potencial en la eficiencia de la gente de TI ", dijo el analista de Forrester, Dines. "No se puede sacar el máximo provecho de una infraestructura cloud si sus administradores todavía están enfrascados en las viejas formas de hacer las cosas."
En VMware, por ejemplo, Egan pensó que tenía más sentido la distribución del personal de TI hacia las unidades de negocio individuales de acuerdo a la cantidad de recursos de TI utilizados por esa unidad. En lugar de trabajar en el centro de datos y de ser responsables de apoyar a una unidad de negocio, están situados dentro y bajo la responsabilidad de los administradores de TI dentro de esa unidad de negocios – sintiéndose y siendo tratado como una parte del equipo de las unidades de negocio y no como un soporte fuera del departamento, dice Egan.

Pero cortar la conexión absoluta entre la administración del sistema y el hardware físico no elimina la necesidad de mantener el hardware, señala el consultor Olds. "Usted tiene que tener gente que maneje el hardware en sí o las redes, pero muchas de las cosas que solíamos hacer se han ido", dice Olds. "Normalmente, usted no tiene a alguien sentado reconstruyendo un servidor durante horas o días. Si un servidor va mal, usted tira de la tarjeta del chasis y la tira a la basura. O cierra la máquina virtual y busca otra. Luego pasa a lo siguiente. Es un nivel mucho más alto de eficiencia. "
Ganadores: Administradores de TI en la línea del frente
Los supervisores de TI de bajo nivel, y gerentes de TI también tendrán que hacer grandes cambios en sus responsabilidades y rutinas diarias bajo las infraestructuras cloud -y por las mismas razones eso se aplica a los administradores de sistemas, señala el consultor Cramm: si todos los administradores de sistemas son responsables de los procesos que se ejecutan por partes en la nube distribuida en toda la empresa, no tiene sentido que sus supervisores directos estén encerrados en los viejos silos.
TI gana al aflojar las estructuras de la organización para que a la gente se le asigne apoyar las funciones específicas del negocio o unidades de negocio, en lugar de a un servidor específico, señala James Staten, un analista de computación en la nube e infraestructura de Forrester Research. La mayoría de las compañías que se están mudando a la nube o a la computación virtual por primera vez, no se dan cuenta cuán restrictivos pueden ser los silos de la organización en desacelerar o detener la migración, aunque el único problema es la necesidad de hacer decisiones ad hoc continuamente sobre quién es el responsable de qué cargas de trabajo o servicios web, añade.
El resultado de la nube para los supervisores de TI es un papel similar al que tienen hoy en día, pero en un entorno mucho más grande -que podría abarcar el conjunto de la empresa en lugar de solo una planta.
Roles que cambiaron: Los CIO y gerentes senior de TI
Los gerentes senior de TI están extendiendo sus responsabilidades y rompiendo sus barreras -o deberían- para darle cabida a infraestructuras más flexibles, que incluyen aplicaciones o islas de poder informático alojadas en proveedores de servicios externos.

"Una significativa cantidad de la potencia informática y de aplicaciones que utilizan las empresas típicas proviene de Salesforce.com o Amazon.com o Google u otros proveedores de servicios", señala Staten. "Si va a depender de esa conexión e integrarla con el resto de la infraestructura, necesitará a alguien que pueda identificar las interfases estándares, hacer cumplir los niveles de servicio, tomar decisiones informadas sobre qué proveedores de servicios hay que elegir".
En el pasado, el CIO o ejecutivo de TI responsable de los contratos de outsourcing era el único involucrado en este tipo de conexiones extra, señala Dines de Forrester. Con la llegada de la nube y SaaS, muchos de los gerentes senior de TI se encontrarán haciéndolo por sí mismos.
Roles que cambiaron: Los administradores de contratos y servicios
Trabajar con garantías de nivel de servicio, buscando y eligiendo el mejor proveedor para un determinado servicio de TI -ya sea una empresa SaaS, proveedor cloud externo, o TI interno- es demasiado para ser manejado por la gente de TI, debido a que suelen estar ocupados con las cargas de trabajo, señala el consultor Cramm. "Normalmente estamos hablando de un par de docenas de proveedores de SaaS y proveedores de plataformas con los que tiene que hablar e integrar su tecnología", señala Egan, "y la gestión de esos contratos se convierte en un conjunto de habilidades en sí mismas".
Cramm advierte, "hay muchas cuestiones técnicas para la integración con un proveedor externo, debido a que la nube suena fantástica, pero como nos dimos cuenta de Amazon, si no hace una debida diligencia y no tiene los contratos adecuados, no va a conseguir lo que necesita y se pasará todo el tiempo deseando haberlo hecho de una manera diferente."

La gestión de los proveedores externos y de los contratos es una cuestión de segunda naturaleza para grandes poblaciones de especialistas en TI, especialmente aquellos que han tercerizado la mayoría de sus TI, señala Olds. Las personas en estas organizaciones se adaptarán con mayor facilidad a los retos de gestión externa que vienen con la nube.
Los roles que cambiaron: Los desarrolladores de la empresa
No es que las compañías utilizarán menos software que antes, sino que ya no estarán escribiéndolo o personalizándolo, señala Staten de Forrester.
Las empresas pueden obtener o bien la mayor parte o una gran parte del software que utilizan de Salesforce.com o de otros proveedores de SaaS, lo que significa que no tienen que construir las funciones básicas de las aplicaciones en sí.
Ellos deben mantener los datos y las bases de datos, así como poner en práctica un cierto grado de personalización para hacer que las aplicaciones SaaS genéricas se ajusten a sus flujos de trabajo y de datos -pero mucho menos que en el pasado, señala. "Usted realmente no está personalizando Salesforce para satisfacer sus necesidades", agrega Staten. "Está haciendo algunos ajustes, utilizando API y la documentación y herramientas sencillas que ellos suministran. Principalmente, está ajustando su carga de trabajo interna para que coincida con lo que pueden ofrecer los proveedores de SaaS que ha elegido. En cierto modo, es mejor, porque así usted aprende más sobre la estandarización de procesos eficientes en lugar de personalizar todo".
El consultor Cramm espera que la demanda de los desarrolladores se mantenga fuerte en una empresa orientada a la nube -es solo que se hará menos desarrollo internamente y más bien será hecho por los forasteros. "Si puede conseguir lo que necesita del exterior, en términos de aplicaciones de la empresa, ¿por qué construirlo usted mismo?, se pregunta. "Alguien tiene que seguir haciendo la programación, pero simplemente no es usted".

Perdedores: Los administradores medios de TI
Si hay una clase dentro de las TI que sufrirán con una mayor adopción de sistemas cloud y virtuales, es la que está entre los supervisores manuales y los gerentes que trabajan directamente con el CIO. "Piense en ello", señala Wolf de Gartner."Si tiene a los administradores de sistemas haciendo networking, aplicaciones y almacenamiento, y un gran alcance entre los silos, ¿por qué necesita un gerente para cada silo?"
Y añade: "Hay un aplanamiento general de la gestión dentro de las TI a medida que esos silos se vuelven obsoletos, por lo que es más importante ser un generalista que puede hacer muchas cosas, que seguir siendo un especialista de una sola cosa".

Perdedores: Los especialistas técnicos
Las habilidades especializadas -en la creación de redes, seguridad, almacenamiento, o cualquier otra disciplina de TI- han tenido la mejor garantía de un trabajo o posibilidades de ascenso en muchas organizaciones de TI, señala Hackett de 415 Group. Ya no más.
La gente de TI que trabaja con aplicaciones basadas en la nube necesita saber de networking, almacenamiento, seguridad, interfases de usuario, y todas las otras partes de la infraestructura que es afectada por la aplicación. "TI no requiere de recursos especializados en los niveles inferiores para mantener un centro de datos. Requiere de alguien que pueda ir a un bastidor, sacar un tablero malogrado, poner otro en su lugar, y ponerlo de nuevo en el tablero", señala Hackett.
Eso significa que TI necesita más gente capaz de hacer muchas cosas, y no varios que puedan hacer pocas cosas, bien hechas, señala el consultor Olds. "Lo que más estamos viendo es que las empresas están dispuestas a contratar temporalmente a aquellos con habilidades especializadas. Así logra que TI esté mucho más poblada por los generalistas, pero son generalistas con un nivel mucho más alto de las habilidades que antes. Eso está bien internamente, ya que está contratando a gente con experiencia, pero hace que sea difícil conseguir ese primer o segundo empleo para quienes acaban de salir de la escuela o que están en las primeras etapas de sus carreras. Hay que subir una barrera más alta de habilidades".
Implicaciones inciertas: Soporte de TI y help desk
Predecir la desaparición de la mesa de ayuda (help desk) y la función de soporte directo de TI es un riesgo, porque los usuarios siempre necesitan más ayuda de lo que TI puede permitirse el lujo de dar, según los analistas.

A medida que las aplicaciones empresariales son cada vez más intuitivas y orientadas a la web, y como las aplicaciones corporativas están disponibles en tiendas de aplicaciones donde los usuarios pueden navegar para encontrar las aplicaciones o recursos que necesitan, disminuye la necesidad de personas que dan soporte desde el teléfono, o que ingresan a las unidades de negocio para reparar la laptop de alguien.
"Si puede poner todas sus aplicaciones en una interfase web, para que vivan en la nube, y los escritorios son administrados remotamente o provistos vía infraestructura virtual de escritorio VDI; es más probable solucionar un problema cerrando la máquina virtual y relanzando un escritorio virtual para el usuario, o conectarse de forma remota, arreglar las cosas, y cerrar sesión", señala Olds.

"La clave para escalar y apoyar las infraestructuras cloud más grande es la automatización -la capacidad de automatizar soluciones para los problemas comunes del usuario final, reasignación de contraseñas, reconfiguraciones, el aprovisionamiento de nuevos recursos, y así sucesivamente", señala Olds.
Por supuesto, esta automatización puede reducir la necesidad de tener personal de apoyo, señala Olds. Sin embargo, "por lo general encuentra que la compañía le ha dado otras responsabilidades a esas personas, o les ha dado tiempo para que hagan las cosas que se supone deben hacer -las cosas que no podían hacer porque siempre estaban corriendo para apagar incendios".
Kevin Fogarty, InfoWorld