Llegamos a ustedes gracias a:



Conversando con...

Enrique Chang, business development manager – SCM, Manufacturing & Procurement de SAP Latin America

No solo de ERP vive SAP

[15/08/2011] Con la larga historia de implementaciones que le precede, es innegable que una de las primeras marcas que se le viene a uno a la cabeza al escuchar ERP es SAP. Y lo contrario también es cierto, pero no exclusivo. La marca alemana, que se ha sabido posicionar en los ERP para las grandes empresas, hace ya una buena cantidad de años que desea dar a conocer que también tiene soluciones para empresas de menor tamaño, y para línea de negocio diferentes al ERP.

Fue justamente sobre este último tema del que conversamos recientemente con Enrique Chang, business development managerSCM, Manufacturing & Procurement de SAP Latin America, y pudimos conocer un poco más sobre ese otro mundo SAP, aquel de la cadena de suministros y de la inteligencia integrada con la manufactura.
Enrique Chang, business development managerSCM, Manufacturing & Procurement de SAP Latin America
En el mercado muchos conocen todavía el ERP de SAP, pero fuera de él hay otras líneas de negocio, como el de las soluciones que caen dentro de la línea de negocios que se llama cadena de suministros. Y dentro de cadena de suministros hay distintos componentes, sostiene Chang.
Si en la actualidad aún seguimos pensando en SAP en términos de módulos de ERP -cuando no deseamos implementar todo un ERP-, Chang nos menciona que también podemos optar en la actualidad por los llamados RDS (rapid deployment solutions) que son soluciones en las que se empaquetan licenciamiento más implementación para un área específica.
Así, si se desea hacer la planificación de ventas y se quiere realizar un plan de ventas y operaciones donde se integren todas las partes (ventas, marketing, operaciones, finanzas) para definir un parámetro y controlar ese parámetro no se necesita en la actualidad comprar todo un módulo de SAP, hay una solución específica para esa área (RDS), y lo que se hace es implementar esa área bajo un pre configurado de las mejores prácticas de negocio por tipo de industria.
De esta manera, como sostiene Chang, el precio de una implementación ya no solo es atractivo para una gran empresa, sino que también lo es para una empresa mediana e incluso pequeña. Además el tiempo de implementación se reduce a un periodo que va de las cuatro semanas a los tres meses.
¿Qué es lo que quiere hacer SAP? Que el cliente pueda generar beneficios tangibles en un periodo de tiempo mucho más corto. Obviamente, hay empresas grandes que prefieren implementar todo el módulo. Pero si quieres implementar un proceso específico, los RDS son mucho más sencillos, sostiene el ejecutivo.
Junto con los RDS a los que se puede acceder en la cadena de suministros, Chang también sostuvo que otra de las tendencias más notorias en la historia reciente de la corporación alemana es la incorporación del elemento movilidad.
Efectivamente, en la actualidad el tema de la movilidad ya es un componente que no solo es buscado por los clientes, sino que ya es ampliamente utilizado en las corporaciones de la región latinoamericana.
Un ejemplo de utilización del componente movilidad es el que proporcionan las empresas que tienen la función de reparto. En este tipo de empresas funciona el sistema que se denomina de autoventa o preventa. En el primer caso se trata de una flota de camiones -como los de bebidas gaseosas- que realizan el reparto pero que también pueden realizar la facturación y las cobranzas gracias a que cuentan con un dispositivo móvil para esta función.
En el caso de la preventa -como en los productos de consumo masivo- se realiza una toma previa del pedido mediante un dispositivo móvil y al momento del reparto todo se hace contra el sistema de inventarios, gracias al dispositivo.
Pero obviamente también hay otros usos para la función de movilidad, además del que le dan las flotas de reparto. Uno de ellos es el que se realiza en la agroindustria.
Colombia usa los dispositivos móviles en el trabajo de campo. Lo usan para recoger datos de la cosecha, calidad de las plantas, cantidad de fertilizante empleado, etcétera. Esa información muchas veces los clientes la tomaban en papel y luego la volcaban a una computadora. Ahora los clientes la registran en el campo directamente a través del dispositivo móvil y la envían directamente al sistema, sostiene Chang.
Un ejemplo local de este tipo de uso es el que proporciona una empresa de consumo masivo. Esta firma, en una de sus plantas, cuenta con un sistema que le permite llevar desde una PC o dispositivo móvil la visualización de los indicadores de gestión en tiempo real. Ya que esa planta se encuentra semi automatizada los ejecutivos pueden saber cuánto se está produciendo, cuánto se está consumiendo, los costos de producción, y todo desde un dispositivo de mano.
Y ya que se habla de manufactura, Chang pasó a un segundo tema que es el de la integración de la inteligencia con la manufactura en un producto denominado MMI (Manufacturing Integration & Intelligence).
Básicamente lo que hace este producto es solucionar un problema que tienen muchas plantas: la multiplicidad de software, uno por cada línea de producción. Como señala Chang, cuando la planta de una empresa crece va añadiendo líneas de producción cada una de las cuales viene con su propio software.
Este producto lo que hace es montarse encima de estos otros programas, se conecta hacia abajo y todo el control lo puedo llevar desde una única plataforma. No importa las diferencias, desde arriba lo monitoreo todo: con qué calidad están ingresando los productos, el mantenimiento, la producción, la calidad y todo integrado al ERP ya que ahí se encuentran los costos. Entonces puedo valorizar y saber en cuánto está costando cada parada de máquina, señala el ejecutivo.
El MMI tiene dos componentes: la integración de la manufactura y la inteligencia de la manufactura.
El primero de ellos, señala el ejecutivo, nos ahorra el trabajo de ir a una sala de control en la planta para poder acceder a los indicadores de la planta. Desde una PC o dispositivo móvil se pueden ver los indicadores, y si, por ejemplo, se produce una parada de máquina el sistema envía una señal que dispara a su vez una alerta. Ésta puede verse a través de cualquier celular, ya que es un SMS que alerta del evento.
El segundo componente es la inteligencia de manufactura. Chang advierte que hay que diferenciarla de lo que se conoce como BI (business intelligence), ya que la inteligencia de negocio tiene que ver con subir los datos hacia unos cubos de información. Cada cierto tiempo -cada hora, cada cuatro horas, o una vez al día- el sistema sube la información.
La inteligencia de manufactura, en cambio, tiene que ver más bien con encontrarse directamente conectado al piso de planta, a las líneas de producción, en tiempo real. Así, si la línea de producción se encuentra automatizada, no solo se elimina el error humano sino que además se podrá saber en tiempo real cuánto está produciendo la planta, y los costos que ello supone.
La idea es que no solo se conozca el ERP -que es una solución que nació para la parte financiera, contable, y administrativa-, sino que también hay otras soluciones que van hacia piso de planta y producción, señala Chang a propósito de su conversación.
Lo más novedoso, sin embargo, es la gestión de transporte. Esta ha sido recientemente lanzada y aunque ay existía previamente en el mercado, la nueva versión ofrece la planificación del transporte, colaboración con los transportistas, ejecución del transporte (seguimiento, integración con dispositivos de GPS), ya sea de camiones propios o de terceros, ya que se puede saber dónde se encuentran los camiones, y si ya entregaron el producto o no.
Me ayuda con la visibilidad, con los indicadores de gestión, y a observar el comportamiento de mis transportistas, y del agente de aduanas, ya que no solo maneja el transporte local, sino también las importaciones y exportaciones, sostuvo Chang.
Y todo con la visibilidad que ofrece BusinessObjects, una herramienta que SAP ha ido incorporando en las soluciones que ofrece.
¿Cómo se ha desenvuelto este mercado? En el 2010, la región latinoamericana creció 308% en soluciones de cadena de suministros. Pero hay que considerar que esta cifra se reduce a 208% si se retira a Brasil de la cuenta, y a 20% si se hace lo mismo con México. Aunque también hay que considerar que Perú se encuentra luego de estos dos gigantes, Colombia y Chile, en un interesante quinto lugar.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú