Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

La innovación requiere sus espacios creativos

Por: Hugo Ocampo, gerente de gestión humana de Open International Systems Corp.

[14/10/2011] Leer desde un proceso sistémico, considerando la organización como un ente vivo para todos los efectos, sentir como respira la empresa y dónde se deben accionar los móviles que la conducen, resulta necesario para revalidar el diferenciador que la mantiene viva. Por ello, toda organización debe expresarse de manera única y encontrar su voz en las estrategias que la representan.
Estrategias en donde se incluye la construcción de la innovación que, no se refiere a la capacidad inherente que tiene la organización de incorporar la última tecnología o crear nuevos productos y/o servicios. Éste es un proceso en el que se crea un ambiente donde se logra que la gente intervenga y participe activamente, siendo parte de un proceso de innovación que tiene su base en las ideas, la experiencia y el contexto, que ellos conocen a profundidad.
Tener las motivaciones claves que orienten a una empresa hacía la creatividad, es persuadir a la gente de enmarcar su comportamiento en un nivel de reinvención que no solo posibilite el acceso a la novedad, sino que haga que los resultados sean consistentes y de alguna manera predecibles.
Es así como, algunos expertos coinciden en que para hablar de efectividad en los procesos de innovación es necesario sostener la inspiración y creatividad personal que, finalmente, será la encargada de encaminar el proceso de innovación que todas las organizaciones requieren.
Todo comienza cuando se cultiva y generan los espacios para que circule la curiosidad y de frutos. La curiosidad es aprender y en ella está inmerso el poder de la creación como fuente de todo. Las empresas tienen la responsabilidad de construir una cultura de la creatividad, que sea inducida para crear las condiciones, no en todos los casos espontáneas como se quiere o espera, sino que obedezcan a una intención manifiesta.
Por ello, entender que la innovación y la creatividad son procesos que se construyen a partir de la integración de las ideas de los empleados es esencial para potenciar la organización. Ya que éste se convierte en un elemento que solo puede ser adjudicado por la capacidad humana.
Los procesos de innovación productivos se dan en la medida en que los empleados le apuesten a una idea creativa, que se irá construyendo a partir de la visión y las diferentes perspectivas que tiene cada uno de los involucrados en dicho proceso.
Las organizaciones deben responder a la inspiración de mantener una dinámica en la gestión, por ello, la transferencia tecnológica requiere de la interlocución de la gente; sin ella, no es posible encuadrar un ambiente de comunicación que ponga en ensayo el conocimiento, ni una dinámica que lo genere conscientemente.
La innovación hoy se convierte en un proceso continuo que se construye con pequeños y constantes cambios, que dependerán tanto de la disposición de la organización para asumirla como del empeño de sus colaboradores para implementarla.
Desarrollar las ideas propuestas requiere de un equipo multidisciplinario capaz de dar respuesta a las necesidades que presenta el mercado, contemplando nuevas oportunidades que se perfeccionan en la medida en que la perspectiva de los trabajadores den respuesta a las tendencias del mercado.
El mercado cambiante requiere que las organizaciones inviertan, apoyen y soporten ideas innovadoras, que se desencadenan gracias a una red de colaboradores que a partir de sus experiencias y percepciones individuales, logran solucionar problemas o reinventar alternativas que benefician la organización aunque, inicialmente, sea considerado como un activo intangible.
Debemos incorporar herramientas de desarrollo profesional que se soporten en la creatividad y la posibilidad de generar autonomía en la construcción del conocimiento, know-how tecnológico y una amplia comprensión de los objetivos de negocio de la organización.
Con la innovación se abre una puerta a las ideas, a la creatividad que se plasma en nuevas alternativas de productos, servicios y mercados, porque cada día es más evidente que la satisfacción del cliente no es suficiente y que necesitamos apalancarnos en productos elaborados y bien entregados.
CIO, Perú