Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Los recortes presupuestales vs el efecto Y2k

[11/03/2009] — La crisis económica podría hacer lo que el problema del milenio no pudo: afectar las operaciones de los centros de datos.

A finales de los años 90, las empresas gastaron decenas de miles de dólares, algunas veces millones de dólares, reparando líneas de código para asegurarse que sus sistemas no sucumbirían al problema del año 2000. Pero en esta ocasión, es la falta de gasto y un implacable ímpetu por las reducciones la que puede representar la más grande amenaza que enfrentan algunos centros de datos hoy, de acuerdo a la Association for Computer Operations Management (AFCOM), una asociación de administradores de centros de datos.
Basada en encuestas a los miembros, la AFCOM predice que en un periodo de cinco años uno de cada cuatro centros de datos podría experimentar un serio trastorno en su negocio, el cual podría significar desde todo el centro de datos hasta algunas piezas de su equipo. Además, Leonard Eckhaus, fundador y past president de Orange, la AFCOM de California, señala que esta amenaza de trastorno se incrementa a medida que la economía cae. Creemos que va a empeorar, afirma el ejecutivo.
Eckhaus basa su advertencia en encuestas y otros tipos de información provenientes de los miembros. AFCOM realizó dos encuestas entre los miembros, una el pasado mayo con 300 respuestas de administradores de centros de datos y una encuesta de seguimiento en la pasada primavera -a medida que las condiciones económicas empeoraban- a la cual respondieron 133 personas. Casi la mitad de los administradores de los centros de datos afirmaron que se tenía planeado realizar recortes; además la encuesta también citó algunas razones específicas por las que podrían producirse estos trastornos en los servicios, y dos tenían que ver con el tema de la seguridad: el 6.1% está recortando la seguridad física y el 4.5% está reduciendo la seguridad de sus datos. Casi el 12% señaló que los recortes presupuestales podrían conducir a estos trastornos.
Sin embargo, estas encuestas no ponderan el impacto del gasto del estímulo federal, y los centros de datos podrían desenvolverse mejor que muchas otras áreas de la economía.
Tom Roberts, director de Administración de Centros de Datos de Trinity Information Services, el brazo TI de un proveedor de servicios de Salud con base en Michigan y con 17 hospitales, afirmó que casi 900 mil millones de dólares en dinero de estímulo podrían acelerar el gasto que tenía planeado en registros electrónicos.
Mi ambiente va a duplicarse, triplicarse en tamaño, señala Roberts en un foro en la conferencia de AFCOM en la que se discuten los resultados de las encuestas. El gasto en TI y en electricidad y refrigeración para soportarlo podría añadir cientos de millones de dólares. ¿Cómo puedo seguir ese ritmo en un periodo de dos años?, afirma.
La mayoría de las empresas probablemente quisieran tener el mismo problema que Trinity, pero Roberts también está luchando con el tema de la contratación de personal para el centro de datos. Él se ha estado concentrando en la capacitación y reutilización del personal TI para manejar las necesidades del centro de datos.
Los ejecutivos de AFCOM consideran que la crisis económica está exacerbando el tema de las habilidades necesarias para trabajar en un centro de datos. La mayoría de las personas que pasan a la administración de un centro de datos han trabajado en otras áreas y usualmente obtienen la mayor parte de su capacitación en el propio trabajo. No hay mucho en el mercado sobre capacitación específica para trabajadores de centros de datos. Por consiguiente, la fuerza laboral tiende a ser mayor, algo que es evidente en la conferencia de AFCOM. Como parte de los recortes presupuestarios, a muchos de estos trabajadores se les está ofreciendo su salida, lo cual incrementa la presión para encontrar gente con las habilidades necesarias para reemplazarlos. AFCOM ha señalado que los problemas con la economía en realidad han acelerado los problemas con este tipo de habilidades.
Rick Sawyer, ejecutivo principal de EYP Mission Critical Facilities, una unidad de Hewlett-Packard Co., ha señalado que ve a clientes que no pueden llenar las posiciones por periodos largos de tiempo. La fuerza laboral se ha hecho menos móvil debido al problema con el mercado inmobiliario, y las compañías no están dispuestas a gastar dinero para pagar un traslado que podría implicar ayudar al empleado a vender su casa. Más bien, las compañías se encuentran más deseosas de alojar a sus empleados en departamentos, permitirles trabajar desde sus casas o transportarlos por avión periódicamente, señala.
Patrick Thibodeau, Computerworld (USA)