Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

EMC tiende puentes entre las redes virtuales y físicas

[11/03/2009] - EMC Corp. anunció el martes que está presentando una nueva versión de su sistema de administración de redes diseñado para arreglar una de las características que hace de los servidores virtuales, productos fáciles de usar pero difíciles de mantener.

El Smarts Server Manager de EMC es una actualización de la actual línea de aplicaciones de administración de sistemas y redes de Smarts, que fue adquirida cuando compró Systems Management ARTs, Inc. en el  2004.
La nueva edición viene con la capacidad de superar la brecha entre las redes físicas y virtuales para ayudar a identificar la raíz de un error que de otra forma sería difícil de identificar. Las infraestructuras virtuales de servidores hacen mucho más que tan solo eliminar la necesidad de una aplicación para saber sobre qué hardware está corriendo o hacer posible que más de una aplicación comparta el servidor, de acuerdo a Bob Laliberte, analista de Enterprise Strategy Group.
Ellas también rompen la conexión uno-a-uno entre la aplicación y el servidor, que tradicionalmente ha ayudado a los administradores de los centros de datos a identificar la máquina que estaba experimentando el problema, cuando la aplicación reportaba problemas. Ahora uno tiene cuatro o cinco aplicaciones corriendo en un solo servidor físico, además estas aplicaciones pueden moverse, señala Laliberte. Ellas pueden encontrarse en este servidor físico hoy y en aquel mañana.
Si se añade la tecnología de almacenamiento virtual que elimina las conexiones físicas directas entre los servidores y los dispositivos de almacenamiento, quizás los servicios de computación en la nube o las interfases, y la identificación de la raíz del problema se conviertan en un desastre en sí. Es difícil administrar un ambiente cuando las aplicaciones están jugando a las escondidas y tu almacenamiento te está mintiendo, afirma Laliberte.
Los pequeños problemas de hardware, como la falla de la única tarjeta de interfase entre un servidor y la red, no aparecen en las consolas de las aplicaciones de administración de la red como avisos claros de un problema específico, de acuerdo a Jim Frey, analista de Enterprise Management Associates.
Ellos aparecen como una tormenta de alarmas conformada por avisos de fallas provenientes de las aplicaciones que intentan acceder al servidor, quejas en la mesa de ayuda provenientes de usuarios que no pueden acceder a sus datos o aplicaciones, y alarmas de red que identifican cuellos de botella y congestiones en la red alrededor de la sección fallada, afirma.
Cuando uno tiene una infraestructura virtualizada es mucho más difícil saber qué está causando esto, sostiene Frey. Cada uno de estos servidores es un mini ecosistema, con múltiples máquinas virtuales corriendo sobre el mismo servidor con un switch virtual corriendo entre ellas, y si el switch virtual falla, ello puede causar los mismos problemas que un switch físico.
En ese tipo de ambiente, es muy importante estar en capacidad de aplicar análisis de la raíz del problema para identificarlo, dice Frey. Es necesario.
Smarts Server Manager -un conjunto de aplicaciones que EMC compró junto con Smarts en el 2004 y que amplió para cubrir su propia línea de productos de almacenamiento así como los productos de redes que los sistemas cubrían entonces- se encuentra diseñado para identificar servidores físicos y virtuales, e identificar todas las conexiones y dependencias de hardware o software de cada uno de ellos, de acuerdo a EMC.
El sistema utiliza una base de datos llamada Smarts Codebook Correlation Engine para identificar el comportamiento de productos específicos, y la herramienta Smarts Root Cause Analysis para hacer un seguimiento de las operaciones a través de un patrón de alarmas, y permitir así al personal de un centro de operaciones solucionar los problemas.
Los componentes del sistema del servidor virtual se encuentran diseñados para cubrir servidores VMware ESX y máquinas virtuales, así como máquinas que corren software para servicios de cluster de Microsoft o Veritas, así como el servidor de administración virtual de última generación Virtual Center de Microsoft.
Una actualización a fines de este año estará disponible para administrar las máquinas virtuales basadas en Hyper-V de Microsoft, señaló un portavoz de EMC. Aunque la versión habilitada para VMware del producto es nueva, el software en sí no lo es; EMC ha estado utilizándolo por casi dos años en su división de servicios y decidió convertirlo en un producto separado solo a finales del año pasado. También no es el único ni el primer producto que EMC dirige a la administración de ambientes de máquinas virtuales o computación en la nube. Smarts ha estado por aquí por mucho tiempo, afirma Laliberte. Su análisis de causas es a prueba de balas.
El sistema también puede intercambiar las funciones de información y control para integrarse fuertemente con las propias aplicaciones de administración de servidores virtuales de VMware, así como con software de administración de terceros como BMC, HP, IBM y otros competidores.
La gente de Smarts de EMC ha hecho aquí algo que no ha sido bien hecho a gran escala aún, que es mapear los servidores de virtuales a físicos y los clusters, afirma Frey. Esto no es algo como comprar Smarts para administrar tu infraestructura virtual, sino que para los usuarios de Smarts es algo realmente muy valioso.
Sin embargo, no es barato. Los precios por añadir un administrador de servidores virtuales al sistema Smarts van desde los 30 mil dólares para los actuales usuarios de Smarts y se incrementa en base al precio base del propio Smarts. El precio de Smarts varía de acuerdo al número de dispositivos que son administrados.
Aún así, la capacidad de mapear y resolver problemas en ambientes virtuales se está haciendo cada vez más importante, afirma Laliberte. En nuestra investigación más reciente, de las compañías que entrevistamos 74% estaban utilizando la virtualización en ambientes de producción y el 39% la estaban usando en aplicaciones críticas de nivel 1 como bases de datos SQL, Exchange, Sharepoint, y otras que identificaban como críticas para sus operaciones, afirma Laliberte. Una vez que haces el cambio, de usar máquinas virtuales en ambientes de pruebas y desarrollo a usarlas en producción, y luego en aplicaciones de nivel 1, ya no hay pérdidas de tiempo. La capacidad de resolver problemas se hace realmente crítica.
CIO.com (USA)