Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

Cloud Computing: Tres consejos para superar la ansiedad de la implementación

Por: Bernard Golden, CEO de la firma de consultoría HyperStratus,

[16/11/2011] Me estaba tomando café con un amigo y colega que trabaja en uno de los centros de datos más grandes del país. Nuestra conversación giró en torno a los patrones de adopción de computación en la nube, y él me miró fijamente y dijo: "Su empresa debe ofrecer un servicio de corte a través de la niebla de la nube". Explicó que muchos de los prospectos con los que habla su compañía, muestran una curiosa falta de confianza: Se acercan a la conversación inicial con una gran motivación, pero cuando llega el momento de desarrollar un plan de acción, comienzan los titubeos, teniendo en cuenta las "complicaciones" para seguir adelante. Postergan las fechas de inicio y, finalmente, la discusión se disipa, como agua corriente en la arena.
Después de ver una serie de estos prometedores comienzos -convertirse en instalaciones estancadas- mi amigo llegó a la conclusión de que algún tipo de ansiedad de la organización les impide tomar medidas concretas. Él cree que un servicio para "desempañar" ayudará a que las organizaciones aclaren sus opciones y sigan adelante con confianza.
Su experiencia refleja mi empresa. En charlas de compromiso, me relaciono con personas que están intelectualmente convencidas de que deben mudarse agresivamente hacia cloud computing, pero parecen vacilantes y confusas sobre lo que deben hacer.
Pensándolo bien, las razones de su confusión son obvias:
Diluvio de soluciones. Por todas partes uno ve soluciones de cloud computing. Cada día trae nuevas soluciones junto con las viejas soluciones disfrazadas en nuevas vestimentas de cloud computing. La gran cantidad de opciones no facilita la toma de decisiones. De hecho, demasiadas opciones, hace que las personas estén más propensas a no tomar ninguna decisión. No entender cuál es la opción correcta en un ambiente de muchas opciones, genera inquietud.
Proveedor sobrecargado. Es obvio que el panorama de las TI está cambiando, y si es un vendedor establecido, su fuente de ingresos está en riesgo. Así que desarrolle un producto cloud y luego haga que cada representante de ventas de la compañía se encargue de él. El flujo incesante de vendedores que insisten en que es necesario escuchar los resultados de su visión de la nube, deriva en apatía y cansancio -y un deseo intenso de que ese clamor se detenga.
El miedo a equivocarse. Si es un ejecutivo TI senior con la sensación de estar abrumado por el número de opciones de computación en la nube, sin saber cuál es la correcta, y temiendo que si hace una mala elección todo podría salir mal, muy mal, con daños a su carrera asociados; entonces, por supuesto usted busca más investigación, evaluación adicional, más consultas con los analistas de tecnología. Cualquier cosa para evitar tomar la decisión equivocada. ¿El resultado? Un conflicto de aproximación-evitación que genera estrés, confusión y la negativa a tomar una decisión. Sin embargo, la necesidad de avanzar es manifiesta. Los precarios enfoques heredados no se hacen más satisfactorios, y la presión de la dirección ejecutiva no va a disminuir.
Permítanme compartir con ustedes las recomendaciones que hacemos a las empresas para soportar esta circunstancia desagradable. No creemos que la incertidumbre asociada a esta sobrecarga de información se pueda evitar, pero sí sentimos que se pueden tomar medidas para facilitar el movimiento hacia adelante, mientras que uno se protege a sí mismo contra errores irremediables.
1. Comience con una prueba de concepto. Un experimento de compromiso limitado de bajo riesgo puede validar los beneficios de la computación en la nube, y generar aprendizaje organizacional sin muchas bajas. Saber que la elección de las tecnologías tiene un alcance limitado es muy liberador, ya que se evita la ansiedad de "tener que tomar la decisión correcta".
Después de que se identifica una opción aceptable de despliegue, ya sea interna o pública, elija dos aplicaciones como prototipos. Una aplicación debería ser la arquitectura de legado, para que pueda determinar la viabilidad de la transformación de la infraestructura instalada en un entorno de nube. La segunda debe ser una aplicación basada en web, elegida para ejercer la escalabilidad y elasticidad, por lo que la organización puede aprender acerca de las implicancias a largo plazo de las arquitecturas de aplicaciones cloud.
2. Ponga en práctica funcionalidades limitadas que no sean críticas. Hay una razón por la que los nuevos esquiadores comienzan en las lomas pequeñas, y también es un enfoque adecuado para el cloud computing. Una aplicación de la que no dependa el negocio permite una perspectiva y evaluación más medida. Por el contrario, si la primera aplicación "tiene" que ejecutarse, uno puede estar seguro de que los problemas no serán vistos como oportunidades de educación, sino más bien como de situaciones de emergencia, lo cual no es propicio para el aprendizaje organizacional.
3. Evite la dependencia de la infraestructura cloud. Tal vez la mejor manera de protegerse de una mala elección es implementar de tal manera que aísle algunas aplicaciones de la dependencia directa de implementaciones cloud en particular. Existen varias técnicas para lograr esto.
En primer lugar, gestione el código de su aplicación para la flexibilidad de la implementación. Diseñe la aplicación para que encapsule el componente de software del código y la instalación, lo que permite la sustitución de infraestructuras cloud específicas.
En segundo lugar, utilice componentes de código de vainilla y evite utilizar de servicios cloud específicos. En su lugar, utilice componentes y servicios que son ampliamente utilizados, lo que le permite migrar una aplicación entre varios proveedores de cloud computing.
Por último, no se vuelva demasiado dependiente de la consola de administración de su proveedor cloud inicial. Hay una serie de herramientas de gestión y marcos transversales en la nube, y debe evaluarlos para determinar si uno de ellos puede evitar la dependencia y el lock-in.
No estoy seguro si es posible borrar por completo la niebla que rodea a la computación en la nube de hoy. Tampoco estoy seguro de que sea prudente esperar a que se disipe. Por lo general, cuando la luz se vuelve perfectamente clara, gran parte del día ya se ha alejado a toda velocidad, y usted se queda lamentándose por haberse demorado en empezar.
CIO (EE.UU.)
Bernard Golden es CEO de la firma de consultoría HyperStratus, que se especializa en virtualización, cloud computing y temas relacionados. También es el autor de "Virtualización para Dummies", el libro más vendido sobre virtualización hasta la fecha.