Llegamos a ustedes gracias a:



Conversando con...

Mark Hennesy, CIO de IBM

Una mirada al interior del nuevo Big Blue

[12/02/2009] Mark Hennessy habla con sinceridad sobre el proceso de transformación de TI al interior de IBM, el fomento de una cultura de la innovación, la gestión de TI durante la crisis financiera, la maximización del valor de las herramientas de redes sociales, y cómo tomar ventaja dentro un juego tecnológico inminentemente cambiante.

Como CIO, ¿cuál es su respuesta frente a la difícil situación financiera tanto a corto como a largo plazo?
Estamos siendo muy precavidos en cuanto al rendimiento de las inversiones que realizamos y los negocios en los que invertimos. Además estamos procurando disminuir el tiempo de valor de las inversiones; nos hemos avocado a proyectos que tienen rendimientos más inmediatos y de corto plazo, y que otorguen más beneficios de efectivo inmediato, frente a aquellos proyectos de largo plazo. También procuramos dar forma a los proyectos a fin de que sean más pequeños y que puedan otorgar valor para IBM rápidamente. Buscamos, además, agilizar el desarrollo de aplicaciones y programas de transformación e integrarlos más articuladamente con las unidades de negocio, de forma tal que entendamos qué valor necesita ser creado con mayor rapidez y cuál será su rendimiento. A la par que estamos haciendo todas esas cosas, también disminuimos el costo de ejecución y mantenimiento de las actividades lo más rápido que sea posible.

¿Cómo es el panorama de TI en una IBM cambiante?
Hemos pasado por una evolución en TI durante los últimos cinco a diez años, pasando de 128 CIO a solo uno. Estamos enfocados en trabajar con más eficacia, como por ejemplo, la centralización en términos de reducir el número de data centers, aplicaciones de sunsetting legacy, y la colaboración más estrecha con socios para optimizar nuestros recursos. Al mismo tiempo, buscamos garantizar una estrecha relación con las unidades de negocio y asegurarnos de contar con un equilibrio entre la excelencia operativa, así como el valor del negocio que estamos tratando de gestionar. Dicho equilibrio se sostiene sobre un conjunto de normas, con una arquitectura, con un modelo de gobierno, y con la construcción de un equipo capaz - todos esos ingredientes intervienen en una transformación de TI.
¿Hasta qué punto se ha avanzado con la transformación de TI?
Desde un punto de vista de centralización, hemos hecho muchos progresos: la consolidación de 155 data centers en solo cinco centros estratégicos en todo el mundo. Desde un punto de vista basado en las aplicaciones sunsetting, hemos pasado de 16 mil a alrededor de 4700 aplicaciones. Sin embargo, sigo pensando que 4700 es demasiado, y pensamos seguir trabajando para que ese número disminuya.
Vamos muy bien en términos de trabajar en colaboración estrecha con los asociados. Como ejemplo, ahora contamos con una red global articulada, en vez de una red de abastecimiento a partir de lotes de diferentes lugares manejados internamente. También hemos hecho algunos avances fundamentales en temas tales como Voz sobre IP. Canadá es un gran ejemplo de ello -el 100% de las comunicaciones de IBM Canadá son sobre voz sobre IP.
Asimismo, hemos optimizado nuestra entrega global, ahora tenemos varios lugares alrededor de todo el mundo que poseen determinados conocimientos que necesitamos, y hemos descubierto la manera de optimizar tanto la prestación de servicios como los servicios de aplicación. Así que gran parte de la transformación está completa, y como prueba de ello es que en los últimos cinco años, a pesar de que nuestros ingresos y de que nuestro número de empleados ha ido en aumento, nuestros costos de TI se han reducido en un 26%. Claramente, nuestro proceso de transformación está dando sus frutos. Hemos hecho bastante, pero hay todavía mucho más por hacer. Vamos a continuar con el proceso de transformación de TI por una razón -para continuar reduciendo nuestros costos de manera que podamos invertir en otras áreas-.
¿Puede contarnos algunos de los proyectos que tienen en curso?
Ahora estamos en medio de un gran proyecto de virtualización. Hace un año le planteé a un equipo de ejecutivos que tomara aproximadamente el 25% de nuestra infraestructura, unos 3.900 servidores, y que los consoliden en solo 30 servidores. El proyecto está yendo muy bien. Para nosotros, el mejor aproximamiento ha sido consolidar los servidores Intel y UNIX en una plataforma Z ejecutando Linux. Hay muchos otros tipos de iniciativas de virtualización para desarrollar, pero para ese programa en específico, ese era el enfoque correcto para nosotros. También tenemos un montón de trabajo sobre desarrollo de aplicaciones y otros proyectos para lograr un retorno más rápido de la inversión, reduciendo el tiempo de valor a través de una metodología ágil y racional de herramientas, y la búsqueda de un modelo orientado a resultados en vez de la simple utilización de modelos.
IBM está evolucionando de un conjunto de empresas multinacionales como IBM Canadá e IBM Japón, en una empresa globalmente integrada. ¿Cuál es el aporte de la organización de TI a esta transición?
Estamos logrando un aporte significativo a través de una serie de diferentes iniciativas, pero creo que la primordial se centra en los procesos de negocio. Al igual que hemos tenido un enfoque muy específico en el cumplimiento de los requisitos únicos de nuestras principales unidades de negocio, ahora también tenemos un claro enfoque en la comprensión de los procesos clave de nuestro negocio.
Teniendo en cuenta el momento del proceso en todo el mundo, la búsqueda del mejor enfoque, simplificando el proceso y, a continuación, la aplicación de las herramientas adecuadas. Nos gustaría mucho simplificar el proceso, antes de añadir las herramientas ya que de esa forma solo automatizaríamos el caos; por esta razón, la simplificación del proceso es un elemento clave para nosotros, especialmente a medida que integramos la empresa.
¿Ese proceso de análisis que menciona, será a la larga obsoleto para TI?
Sí. Tenemos procesos líderes que están en las unidades de negocio y trabajamos muy de cerca con ellos. Una de nuestras principales funciones es ofrecer esa transformación del negocio y liderazgo de procesos a las unidades de negocio, para impulsar a la simplificación antes de la automatización.
¿Qué está haciendo IBM para fomentar una cultura de la innovación en toda la empresa?
Hoy en día los CIO están muy bien posicionados para hacer frente a esta situación por distintas razones. En primer lugar, porque son unos de los pocos ejecutivos que ven a la empresa de extremo a extremo, a lo largo de todas las unidades de negocio, en todas las geografías. Están al tanto de los flujos de datos, de las interacciones, así que tienen una muy buena perspectiva sobre la propia empresa. En segundo lugar, tienen acceso a una gran cantidad de estos nuevos instrumentos y tecnologías en torno a la creación de redes sociales, Web 2.0, etc. Estamos trabajando duro para tratar de utilizar esos instrumentos y ese conocimiento para impulsar la innovación. Tenemos cuatro generaciones de IBMers - tradicionalistas, los baby boomers, Generación X, y Generación Y- que a su vez, están repartidos por todo el mundo. Procuramos utilizar estas herramientas para impulsar la construcción de relaciones, luego la colaboración y, a continuación, la innovación en todos nuestros empleados, independientemente del negocio, la geografía o la generación a la que pertenezcan.

Hemos empezado a aplicar muchas de las diferentes herramientas para hacerlo, tales como blogs y wikis. Tenemos alrededor de 18 mil blogs en marcha y funcionando ahora mismo, y más de la mitad de nuestra gente -alrededor de 200 mil personas- está usando wikis como una parte permanente de su negocio. También contamos con foros de colaboración en línea donde la gente puede entrar en un equipo de sala en línea y proponer temas que otras personas en la organización pueden estar tratando; o pueden venir los administradores y promover un esfuerzo de trabajo en el que cualquiera puede colaborar. Las comunidades han empezado a construirse en torno a temas que interesan a los diferentes grupos de personas.
También hemos estado usando la tecnología Jam por más de 10 años. En el 2003 se utilizó online Jam para que nos ayude en la reingeniería y a redefinir los valores de nuestra empresa. Personas de todo el mundo tuvieron la oportunidad de participar en ese evento de tres días, y se sintieron como si fueran parte de ese proceso. Incluso tenemos una red social como la de Facebook, llamada Beehive, y nuestros altos ejecutivos la utilizan como una forma de horizontalizar la organización, y aprender más acerca de las personas de todo IBM que se encuentran alrededor del mundo -lo que está en sus mentes, y en la mente de sus clientes. Realmente tienen la oportunidad de encontrarse virtualmente desde su oficina para averiguar qué está pasando.
¿Cómo están fomentando la innovación tecnológica?
Aparte de la organización de los CIO, tenemos lo que llamamos un programa de Adopción de Tecnología, que es una especie de caja de arena que hemos construido, donde la gente puede probar nuevas herramientas y nuevos procesos. Ellos dan su feedback a los desarrolladores y ayudan a dar forma a nuevos productos y procesos, asegurando que sean tan valiosos como sea posible, ya sea si la intención es tomar las nuevas herramientas para el mercado o utilizarlas internamente.
¿Qué hacen para ayudar a optimizar el valor de las herramientas de redes sociales que se están usando?
Me parece muy importante probar y comprender el valor de cada uno de estos diferentes instrumentos, y personalmente lo hago de muchas maneras. ¿Cuántas ideas son creadas por una herramienta en particular? ¿Cuántas obtienen patrocinio por alguien que cuenta con el presupuesto? ¿Cuántos colaboran con ellas? ¿Cuántas realmente entran al mercado? ¿Qué ingresos son generados por esas ideas? Tengo un conjunto de herramientas que uso para remarcar las ideas y las innovaciones que salen de los diferentes aplicativos, de tal forma que mejoro mis inversiones en las herramientas que están impulsando las mejores y más innovadoras ideas. Converso durante mucho tiempo con otros CIO de todo el mundo sobre el retorno de la inversión de las redes sociales.

¿Cuál es la actitud de la empresa hacia los trabajadores más jóvenes que utilizan sus propias herramientas de redes sociales, como Facebook?
Creo que sería difícil tratar de controlar o detener una situación así. Entendemos que es una realidad y debemos tratar de aprovechar esa tecnología internamente. Así que le damos a todos nuestros empleados, independientemente de a qué generación pertenezcan, la oportunidad de utilizar estas herramientas para colaborar, publicar sus ideas, y trabajar con sus colegas dondequiera que se encuentren para tratar de llegar a las mejores soluciones para sus clientes.
Realmente fomentamos eso, y porque tenemos una cultura de la innovación, la utilización de estas herramientas para obtener ideas de los colegas fluye muy naturalmente y se incorpora a la cultura organizacional rápidamente.
La otra interrogante interesante es cómo vamos a empezar a utilizar las herramientas de redes sociales fuera de los firewall. Empezamos a hacerlo en un par de proyectos diferentes. Uno de ellos es nuestro servicio corporativo Corps, que es un grupo de IBMers que han tenido un permiso para trabajar en los mercados emergentes y en los lugares que necesitan de su conocimiento. Ahora tenemos un sitio web -que forma parte de la herramienta de redes sociales- que permite la interacción entre los ejecutivos, los organismos gubernamentales con los que están trabajando y con otros que tienen ideas que pueden ayudarles. Y vamos a llevar a cabo más de ese tipo de iniciativas para ayudar a dar a nuestros clientes un mejor acceso a nuestros recursos, nuestra gente, nuestra propiedad intelectual y nuestros pensamientos claves en la industria. Porque creemos que será útil en términos de desarrollo de nuevas ideas, nuevas soluciones y una excelente ayuda para crear más valor para nuestros clientes.

¿Qué consejo le daría a otros CIO en torno a la innovación?
Yo diría que experimenten y se arriesguen a los pilotos. Existen diferentes herramientas de innovación y enfoques allí fuera -no es una fórmula única para todos-. Cada empresa es un poco diferente. Sus organizaciones, sus geografías, sus culturas son distintas. Si empiezan con diferentes instrumentos, se incuba, prueba y realiza pilotos, comenzarán a ver lo que puede funcionar bien para su empresa. Yo estaba con un CIO en Japón, cuya estrategia involucró la creación de un blog personal y las respectivas invitaciones a los empleados para que discutan sobre cuáles eran las cuestiones que los alejaban de ser exitosos como empresa. Y el CIO estuvo realmente sorprendido por la rapidez del feedback recibido; él no esperaba ese tipo de diálogo directo. Otro CIO comenzó su propia herramienta de networking tipo Facebook y propuso sus ideas personales. Otros en su organización comenzaron a hacer lo mismo y se dieron cuenta de que las relaciones comenzaron a fluir rápidamente a través de la construcción de unidades de negocio y zonas geográficas -conocieron a personas que estaban interesadas en el mismo tipo de proyectos, que estaban trabajando en el mismo tipo de proyectos para sus clientes, y las cosas fluyeron rápidamente para todos. Por lo tanto, se debe intentar cosas diferentes. Prestar atención a lo que encuentren y resulte ser valioso para su organización.
¿Qué tecnología considera que tendrá un impacto significativo en los próximos tres años?
Definitivamente los dispositivos omnipresentes que están surgiendo en todo el mundo en las múltiples industrias -sensores, monitores, teléfonos celulares, etc- realmente van a cambiar el entorno en el que estamos, ya sea o no que se conecten de forma inalámbrica. Estos dispositivos, los cuales son inteligentes e interconectados, van a crear una oportunidad increíble para entender el medio ambiente y hacer algunos cambios significativos. La vigilancia de carreteras es un gran ejemplo. Debido a todos los sensores inteligentes en la actualidad, las ciudades son capaces de controlar los flujos de tráfico y averiguar dónde están los cuellos de botella de modo que el tráfico puede ser desviado.
Esto ha reducido la congestión y la contaminación en muchas áreas. Es una especie de entorno inteligente de las carreteras. Todos estos dispositivos embebidos, en la medida en que estén más interconectados e inteligentes, van a darnos oportunidades para otros de ambientes más inteligentes. Y debemos averiguar cómo sacar provecho de ello, no solo para mejorar la eficiencia y eficacia, sino también para volver a dar valor a las empresas, a los gobiernos y a la sociedad en su conjunto, va a ser muy importante. La pregunta es ¿cómo las empresas aprovecharán eso? Quién será el que a su vez, les ayude a descubrir cómo hacer uso de todos estos sensores y de todos estos datos con el fin de gestionar mejor sus operaciones y crear más valor.
David Carey, CIO Canadá