Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Convertirse en un teletrabajador

Tips para los teletrabajadores que han sido separados o despedidos

[04/03/2009] No muchas personas pueden decir que han estado teletrabajando tanto tiempo como el que Jack Nilles ha pasado desligado de la vida de oficina.

En 1973, Nilles acuñó el término teletrabajo y telecommuting, y ha sido un fervoroso partidario de la tendencia y un duro teletrabajador en sí mismo por décadas. Nilles es el cofundador y presidente de JALA International, que ayuda a las organizaciones a desarrollar sus programas de teletrabajo, y es autor de varios libros sobre el tema.
Con miles de personas perdiendo sus trabajos cada semana, Nilles ofrece cinco consejos para aquellos lectores de CIO que hayan tenido alguna experiencia trabajando fuera del ambiente de oficina y ahora se encuentren ocupados desde sus casas a tiempo completo en la búsqueda de un trabajo, o trabajando en tareas contratadas hasta que encuentren algo de tiempo completo.
1. Bueno o Malo: tú eres el jefe ahora
Lo primero que nota alguien que ha estado trabajando en un ambiente de oficinas de una gran empresa, dice Nilles, es que ha perdido toda ayuda: ¿necesita de alguien que lo apoye con los problemas de su conexión a Internet? Ya no hay nadie. O ¿ayuda de contabilidad con algún tema financiero? Tampoco. Y ¿qué hay de los puntos de vista de la gente de márketing? Ídem.
Cuando uno trabaja desde la casa, uno es todo el personal, señala Nilles. Uno tiene que pensar en eso, y tiene que convertirse en una persona autosuficiente. Y todas las cosas que dejaba para que otro las hiciera tendrá que aprenderlas, o volverlas a aprender por sí mismo.
Incluso los plazos agendados y las reuniones personales pueden ser difíciles para las personas que por mucho tiempo se han apoyado en las normas de oficina que dictaban cuando es que se debían terminar las asignaciones y proyectos, señala. En la oficina si las personas iban hacia la sala de conferencias entonces [eso le decía a uno que] había una reunión, afirma Nilles. Ahora, uno mismo se tiene que dar pistas sobre lo que realmente se necesita terminar en el día.
2. Sea Frontal y Centrado, virtualmente
A pesar de que ahora está fuera de la vista de sus ex compañeros de trabajo, amigos y reclutadores, necesita estar virtualmente presente. Necesita ser proactivo en el establecimiento de horarios de comunicación con sus ex colegas, nuevos amigos de red y reclutadores, y posibles empleadores, afirma Nilles.
Y hacerlo, añade, por todos los medios necesarios: correo electrónico, mensajería instantánea, videoconferencia y grupos de trabajo en red o sociales. No quieres quedarte fuera de su mente, señala Nilles, aunque quedes fuera de su vista.
Nilles también afirma que esto puede proporcionar un beneficio si su ex empleador decide que necesita sus servicios a tiempo parcial o por contrato. Puede volver a su ex empresa, afirma, y hacer el trabajo para ellos a una tarifa por hora que probablemente sea más que lo que le estaban pagando por su tiempo completo.
3. Su laptop es su línea de vida con el mundo, y un nuevo trabajo
El Credo del Fusilero del Cuerpo de Marines puede aplicarse aquí (solo inserte laptop en lugar de fusil): Este es mi fusil. Hay muchos como él, pero éste es mío. Mi fusil es mi mejor amigo. Es mi vida. Debo dominarlo al igual que domino mi vida. Mi rifle, sin mí, no es útil. Sin mi rifle, no soy útil.
OK, eso puede ser exagerado, pero Nilles señala que los trabajadores del conocimiento de hoy tienen que tener las herramientas tecnológicas necesarias -tales como conectividad Internet, correo electrónico, mensajería instantánea, mensajes de texto y quizás videoconferencia en PC- que les permita encontrarse virtualmente en todo lugar, sin estar ahí físicamente.
Tiene que tener al menos un hardware y software similar al que tenía antes en su antiguo trabajo, afirma, de tal forma que pueda ser tan accesible como lo era antes cuando se encontraba conectado a una LAN [corporativa] física.
Además, ahora que es el CIO y administrador TI de facto, necesita tomar especial atención a su PC. Nilles implora a todos los teletrabajadores -especialmente a aquellos que no tienen a alguien de TI que les de soporte- que instalen todas las aplicaciones de seguridad más actualizadas disponibles y mantenerse alejado de las conexiones Wi-Fi públicas gratuitas que no se encuentren en un hotspot de confianza.
4. Convierta su experiencia de teletrabajo en un plus
En este ambiente económico, señala Nilles, un posible empleado que es también un eficiente y experimentado teletrabajador, es definitivamente un plus.
Ahora usted posiblemente se ha convertido en un activo más atractivo para los potenciales empleadores que están pensando en reducir costos de operación, debido a la crisis económica, afirma. Y una forma de reducir esos costos es reducir la demanda de costos de espacio de oficina, los cuales, de hecho, son una de las principales razones por las que las compañías se involucran en el teletrabajo.
Las investigaciones de JALA muestran que muchos teletrabajadores tienden a ser más productivos que las personas que se encuentran aún en la oficina; y también que los teletrabajadores que tienen alguna experiencia con ello son, en promedio, mejor organizados que sus actuales colegas en la oficina.
5. Salga y hable en realidad con las personas en persona
Manejar toneladas de comunicaciones virtuales es una tarea importante para los teletrabajadores, señala Nilles. Pero igualmente importante es no volverse loco. Esto es especialmente cierto para aquellas personas que estaban acostumbradas a tener muchos contactos cara a cara en la oficina antes.
Así que si necesita bajar a Starbucks o Panera para trabajar en su CV o reunirse con un ex colega (o usar el Wi-Fi), entonces hágalo, sostiene Nilles.
El éxito con el teletrabajo es parte tecnológico, parte actitud y parte incrementar sus habilidades de trabajo en red y de acceder a ella, afirma Nilles. Y todas esas tres condiciones juntas, generalmente sin una gran inversión de su parte, pueden hacer una gran diferencia
Thomas Wailgum, CIO.com