Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

¿Somos vulnerables como país?

Por: de Juan Saona, Country Manager de NeoSecure Perú

[21/11/2011] Cuando se produce un apagón nacional -como le ocurrió al vecino Chile hace dos meses- queda más que claro cómo una falla en el suministro de energía eléctrica puede afectar la vida cotidiana, hasta el extremo de paralizar un país. Así como somos vulnerables a la falta de energía eléctrica, existen diversos sectores que son vitales para el normal funcionamiento del día a día, como los servicios de transporte, las telecomunicaciones, los combustibles o el agua potable, entre otros.
Durante los últimos años, se ha visto una progresión exponencial en la cantidad y variedad de amenazas cibernéticas que son capaces de comprometer las infraestructuras críticas del país. Estas amenazas pueden provenir de personas actuando individualmente o coordinadamente, como hackers, hacktivistas, terroristas y hasta la actuación de organizaciones criminales que buscan lucrar, llegando incluso a la participación de países en ciberataques.
La protección ante estas amenazas debe venir de diversos frentes, desde el plano regulatorio donde se debieran impulsar normas como NERC CIP a nivel país; y desde las empresas donde el apego a estándares como ISA 99 es fundamental. Respecto a soluciones específicas, es importante contar con un portafolio completo de servicios de consultoría y soluciones tecnológicas que permiten establecer políticas y sistemas que protegen a las empresas en sus distintas áreas, como soluciones de protección para las redes de control industrial, así como también para la red de negocios y del perímetro.
Como profesionales en seguridad de la información debemos involucrarnos activamente en el desarrollo de soluciones específicas enfocadas a prevenir y mitigar ataques dirigidos a la infraestructura crítica y a las redes industriales, así como también en el proceso de evangelización de la ciudadanía frente a esta materia. No hay que perder de vista que estamos en un mundo globalizado, altamente interconectado, automatizado y completamente dependiente de las tecnologías y las fuentes de energía; un mundo que cada vez es blanco de los nuevos y sofisticados ataques del tipo Cyber Attack.
Por último, debemos pensar si es más peligrosa un arma militar de alta tecnología y de gran poder destructivo, o una simple llave USB con una carga maliciosa destinada a destruir una infraestructura crítica de un país objetivo.