Llegamos a ustedes gracias a:



Casos de éxito

Datacenter "verde"

El nuevo datacenter de Internap está optimizado para ser eficiente

[20/02/2009] Las compañías que buscan un modelo de data center verde deberían echarle un ojo a la nueva instalación de Internap construida en Somerville, Mass., justo en las afueras de Boston, el cual es tan eficiente ambientalmente, que la compañía eléctrica local les dio un cheque de reembolso por 453 mil dólares.

Un edificio de almacén renovado, que recientemente albergó una iglesia de cinco mil miembros, es ahora el data center de Internap, optimizado para responder económicamente a las demandas de enfriamiento, humedad y consumo de energía comunes de cualquier data center.
Internap espera que el data center ahorre otros 400 mil dólares cada año usando menos energía de la que hubiera usado, si no hubiera sido construido siguiendo especificaciones verdes, señala Mike Higgins, vicepresidente y administrador general de los servicios del data center de Internap. Eso es útil para su balance, así como para mantener bajas las tasas que cobra a los clientes, indica.
Para satisfacer la creciente demanda de energía en los data centers, el complejo está diseñado para proveer 150 Watts por pie cuadrado a lo largo de todo el espacio del piso elevado, y eso se puede aumentar hasta 300 Watts por pie cuadrado. Los clientes típicos de hecho tienen acceso a 240 a 280 Watts por pie cuadrado, debido a que los pasillos y las áreas comunes no consumen energía -un aumento significativo a la especificación de 60 Watts por pie cuadrado comúnmente usada hace unos años-.
El consumo de energía de los data centers en los Estados Unidos se duplicó entre el 2000 y el 2006, de acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental, así que prestar atención al uso eficiente de la energía ayuda a abordar preocupaciones más amplias sobre la habilidad de proveer suficiente electricidad para satisfacer la demanda general. Gartner dice que para el 2011, el consumo de energía se podría duplicar otra vez en comparación con los niveles del 2005, si las empresas no toman medidas para hacer a los data centers más eficientes.
Eficiencia y confiablidad en el data center de Internap son clave para Carbonite, el primer cliente que rentó espacio en el complejo. Carbonite es una start-up respaldada por inversionistas que vende servicios de respaldo basados en la nube a los consumidores, y pronto a las empresas pequeñas.
El diseño del sitio de Internap le dio a Carbonite la confianza de que sus necesidades ambientales -energía, enfriamiento y humedad-serían satisfechas, señala Rob Rubin, vicepresidente de Ingeniería de Carbonite. El calor y la humedad tienen un impacto directo en cuánto duran los drives de disco, señala, y cuanto mejor sean controlados esos factores, más durarán sus discos de almacenamiento, indica. Eso tiene un impacto directo en el balance de Carbonite.
El edificio de 45 mil pies cuadrados de Internap tiene 16,300 pies cuadrados de espacio utilizable para data centers construido hasta ahora, y tiene una sección separada lista para construir un segundo espacio del mismo tamaño, de acuerdo con Karl Robohm, director de Transitional Data Services, que fue la consultora en el proyecto.
Una clave para la eficiencia fue decidir con anticipación qué equipo instalar y solo entonces darle el diseño del edificio a los arquitectos e ingenieros, señala Robohm. Eso significó tomarse el tiempo para encontrar qué equipos servirían mejor a los objetivos de eficiencia. No pagamos más dinero, solo salimos e investigamos un poco, comenta.
El primer paso fue encontrar las seis unidades de enfriamiento para el tejado que mantiene la temperatura del espacio del data center en 70 grados Fahrenheit, más o menos dos grados de diferencia. Él revisó equipos de seis fabricantes, pero encontró solo uno que satisfacía las especificaciones de reembolso de la compañía de energía NSTAR. NSTAR tiene un programa para pagar reembolsos a sus clientes que usen infraestructuras que ahorren energía en sus construcciones.
Internap ahorró dinero comprando las unidades por sí misma, en lugar de que su contratista las comprara con un margen de ganancia, señala. Eso también aseguró que los equipos estuvieran disponibles, de modo que la construcción no se detuviera esperando que fueran entregados.
Las unidades, que actualmente tienen bobinas enfriadoras basadas en aire por razones de presupuesto capital, serán mejoradas a bobinas de agua más eficientes y plantas más frías más adelante, señala John Willard, presidente de Complete Energy Solutions, otra consultora del proyecto. Para entonces, Internap ganará eficiencia a lo largo de una gama más amplia de temperaturas de aire externas, y todavía tendrán sus unidades basadas en aire disponibles para respaldo y redundancia. Hoy es verde, pero se puede volver aún más verde en el futuro, dice Willard.
La simple opción del color del techo ahorra dinero también. Pintándolo de blanco refleja más luz, lo que significa que el techo es más frío y no genera calor que rezuma en el edificio solo para ser bombeado hacia afuera y enfriado.
En la mezcla enfriadora también hay enormes respiradores llamados economizadores, que permiten que entre el aire de afuera como parte del esfuerzo para mantener bajas las temperaturas en el espacio del data center. El economizador también puede ser usado para expulsar el aire caliente directamente fuera del edificio, en lugar de enfriarlo a través de las unidades del tejado. Sin embargo, el uso apropiado de los economizadores requiere cuidadosos cálculos, señala Robohm.
El aire frío exterior tiene relativamente poca humedad, y la baja humedad estimula la acumulación de electricidad estática que puede acabar con los servidores. Así que el uso de los economizadores tiene que estar coordinado con generar humedad dentro del edificio para mantener bajas las cargas estáticas, indica Willard.
Para manejar este cálculo, el complejo tiene un sistema de administración de energía (EMS, por sus siglas en inglés) que él llama el cerebro del edificio. Los sensores del sistema miden la temperatura interior y exterior, la humedad relativa interna y externa, y las presiones de aire dentro de los ductos de enfriamiento y el espacio debajo de los pisos del data center, donde se entrega el aire frío. Debes tener el edificio entero pensando como uno, señala Willard.
Prevenir que la humedad del interior baje a menos de 40%, cinco grados más o menos, le corresponde a los humidificadores ultrasónicos que generan una niebla fría. La forma alternativa de proveer la humedad es el uso de latas de vapor que calientan el agua para crear vapor que humedece el aire.
Los ahorros del sistema de humidificación fría son dramáticos, ya que usan 93% menos energía que el equipo de vapor, indica Willard. En otro complejo de data center de Internap, que anteriormente usó entre 90kW y 135kW para alimentar los humidificadores de vapor, cambiar a la tecnología ultrasónica disminuyó ese número a 9kW, dice.
El equipo ultrasónico no utiliza energía para calentar el agua; es rociada a la temperatura que llega del grifo. La niebla de hecho absorbe algo del calor generado por el equipo electrónico en el data center, y ya que es niebla y no vapor, no añade calor a la ecuación.
Para mejorar la eficiencia del control de humedad, todo el interior del edificio fue sellado tapando espacios de aire obvios y rociando una barrera de vapor en los muros, de modo que la humedad no escape a través de ellos. Quieres que el aire vaya donde tú quieras que vaya, dice Robohm.
Internap quiere que el aire frío sea empujado desde el techo a un espacio de tres pies debajo del piso del data center, donde la presión del aire lo obliga a subir por las aberturas en el piso. Las aberturas están espaciadas regularmente en filas que permiten la colocación de armarios de equipo de tamaño estándar entre ellos, creando pasillos helados.
Las partes delanteras de los servidores están frente a estos pasillos helados, y sus ventiladores llevan el aire frío a través de sus componentes que generan calor. El aire calentado es empujado hacia afuera por detrás hacia pasillos calientes que tienen rejillas de retorno en el techo directamente sobre ellos. Las rejillas llevan a un espacio de seis pies sobre el techo, donde el aire caliente es expulsado o aspirado hacia las unidades del tejado para enfriarlo.
El complejo de Internap reduce aún más el calor generado en el edificio, a través del uso de transformadores mitigadores de armónicos para disminuir el voltaje a niveles utilizables. Estos transformadores armónicos operan 25% más eficientemente que los transformadores convencionales de factor K en los ambientes de data center. Al operar con una eficiencia de 98% a 99%, se gasta muy poca electricidad en el proceso de conversión del voltaje, ahorrando tanto en electricidad como en enfriamiento.
Incluso la iluminación en el complejo requiere poca energía y se enciende con sensores de movimiento. Si los clientes de colocación de Internap quieren más luz para su espacio dentro del data center, se puede añadir después. La iluminación de alto rendimiento brinda un ahorro adicional de 10% a 15% en energía, y ganará otro reembolso de la compañía de electricidad, señala Willard.
El diseño general del complejo hace posible tener un piso del data center completamente abierto y libre de cualquier equipo necesario para proveer energía, controlar la temperatura y añadir humedad, todos los cuales generarían calor dentro del espacio, indica Robohm. Unidades de enfriamiento independientes también ocuparían espacio del suelo para sus perfiles, además de zonas de amortiguación a su alrededor.
Internap actualiza algunos de sus otro ocho data centers con tecnologías utilizadas en su nuevo complejo, pero es difícil hacer cambios generales en los data centers operativos que están llenos de equipos de los clientes, dice Higgins. Pero las lecciones aprendidas en la instalación de Somerville serán usadas cuando la compañía construya sus sitios futuros, asegura.
Tim Greene, Network World (USA)