Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Los cambios súbitos como el de Cisco tienen una larga historia

Y no en todos los casos, favorable

[16/03/2009] Si Cisco Systems anuncia sus primeros servidores blade el lunes, como se espera, la noticia sería el anuncio de una gran expansión del dominante negocio de redes de la compañía. Pero a pesar de que es el movimiento más audaz y esperado en mucho tiempo de un fabricante de TI, no es el primer caso de una compañía que realiza una gran apuesta ingresando a un nuevo negocio.

Los cambios que potencialmente podrían alterar el juego han tomado muchas formas, y ninguna es directamente comparable con el plan de Cisco o su contexto histórico. Sin embargo, de acuerdo a los analistas de la industria, hay algunas lecciones para Cisco sobre cómo es que estas estrategias se desarrollaron.
Debe ser difícil de recordar, pero Intel no hacía chips para servidores hasta que se presentó el Pentium Pro en 1995. La compañía había permanecido enfocada en las PC mientras las gigantes como IBM y Sun Microsystems construían tanto las computadoras centrales en las que corrían las aplicaciones empresariales, como los procesadores en el corazón de esos sistemas. Las PC eran utilizadas para algunas funciones departamentales tales como la impresión, pero no eran servidores en realidad. Apalancar los recursos de desarrollo de chips para PC y la economía de gran escala de las PC para los CPU de los servidores fue un muy buen movimiento para Intel y para las TI en general, generando los servidores estándares de la industria que dominan hoy los centros de datos.
El Pentium Pro fue una introducción trascendental pero no fue tan arriesgada como lo que está intentando Cisco al ingresar al mercado de servidores, señala Nathan Brookwood, analista de Insight64. Las CPU eran el negocio principal de Intel. Solo fue cuestión de elevarla a una nueva clase.
Otras experiencias ? no tan buenas
Pero otro movimiento de Intel no funcionó muy bien. A finales de los años 90 e inicios de esta década, la compañía se dedicó agresivamente al tema de las comunicaciones, introduciendo nuevos tipos de procesadores como los chips StrongARM para los dispositivos de mano, e incluso produjo componentes ópticos para redes de alta velocidad. Ambos esfuerzos sacaron a Intel de su core business y no obtuvieron mucha atención, y con el tiempo se liquidaron. Tendría que darle una nota desaprobatoria por esto, afirma Brookwood.
Algunos fabricantes pueden usar su tamaño para hacer que una peligrosa incursión pueda funcionar. Microsoft hace esto con regularidad, afirma Roger Kay, analista de Endpoint Technology Associates. Esta compañía de software intentó introducirse en el mercado del hardware para juegos en el 2001 con la consola XBox, y luchó durante año contra jugadores establecidos como Sony y Nintendo. Hoy la XBox 360 posee una amplia ventaja sobre su más directo competidor, la PS3 de Sony, pero solo después de años de inversión y pérdidas. Kay duda que Microsoft se haya recuperado aún de la acumulación de las inversiones en esta plataforma.  Es algo que Microsoft puede hacer mejor que otros, porque tienen el dinero y la inteligencia para hacerlo, afirma Kay.
El éxito en un negocio requiere saber en dónde uno se está metiendo. Este es el motivo por el que Dell dio un gran traspié luego de que ingresó al negocio de las impresoras hace unos años, de acuerdo a Kay. En el pico de su éxito vendiendo PC para empresas y consumidores vía online, la compañía decidió que podía hacerle sudar la gota gorda a HP también en este mercado. Con lo que no contaba era con la fama que tenía HP en el mercado de impresiones y con los derechos de propiedad intelectual que detentaba, así como con sus sistemas de márketing y distribución, afirma Kay. Ello aceptaron una similaridad superficial y asumieron que era el mismo tipo de mercado, y realmente no lo era, sostiene Kay.
 
Enfrentándose duramente
El mayor desafío generalmente no es la nueva tecnología en sí sino lo fabricantes que ya la están vendiendo, algo que Cisco encontrará en abundancia en la industria de servidores.
Puedes ser el más grande jugador en tu segmento de mercado, pero cuando te expandes hacia otro segmento de mercado, especialmente uno que no está muy ligado a ti? siempre vas a encontrar a otro gran jugador ya instalado ahí, y es difícil desplazar a un competidor atrincherado y competente, afirma Brookwood.
Si entra al mercado de servidores, Cisco encontrará un conjunto de oponentes mucho más fuertes que el que encontró en el negocio de las redes. Aunque todos tienen fortalezas técnicas, las compañías que alguna vez desafiaron a Cisco frontalmente (3Com, Cabletron y Bay Networks (luego parte de Nortel) frecuentemente calcularon mal el mercado. Las compañías como HP e IBM no lo hacen.
Dada esa importante lección, el analista Tom Nolle de CIMI duda que Cisco intente construir servidores tal y como están definidos tradicionalmente. Cisco sería increíblemente ingenuo si lanza un servidor blade de propósito general para competir con IBM, HP y Dell, y considero que su fuerza de ventas les diría eso, sostiene Nolle.
Como los dispositivos computacionales representan una mayor parte del típico presupuesto empresarial que el asignado a redes, sería para Cisco una batalla muy dura el tratar de dominar ese campo en base a su negocio de redes, afirma. Uno no quiere pelear contra IBM o Microsoft? en una gran compra de TI, sostiene Nolle.
Es más probable que la compañía venda blades que no son realmente servidores, sino plataformas de computación que realizan trabajos específicos relevantes para el trabajo en red. Este podría ser en parte una jugada defensiva. Si Cisco no proporciona esas funciones, tales como colaboración y comunicaciones unificadas, en sus propias plataformas, las compañías de computación tendrán la oportunidad de brindarlas a través de sus propias ventas de servidores, señala.
Históricamente, las oportunidades doradas han sido aquellas en donde un fabricante puede ingresar a un territorio sin demarcaciones, como cuando IBM fue el pionero de las LAN con la SNA (System Network Architecture) a inicios de los años 70, afirma Nolle. Big Blue dominó luego ese campo en los años 80.  Uno no puede encontrar una de estas oportunidades en las que alguien haya saltado a un terreno en donde ya había un dueño, sostiene Nolle.
Stephen Lawson, IDG News Service