Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Microsoft en el 2012: Todos los ojos en Windows 8

[03/01/2012] Si bien el 2011 no fue un año decisivo para los productos de Microsoft, la compañía se mantuvo estable en medio de críticas sobre su ausencia en el mercado de las tablets, su llegada tardía a la nube, y las bajas ventas de teléfonos Windows.
Sin embargo, económicamente, el resultado final no fue un problema en Redmond. Para el año fiscal 2011, Microsoft anotó un ingreso record de 69,9 mil millones de dólares, un 12% más que su año fiscal 2010. Y lo hizo a pesar de las débiles ventas de Windows y PC.
A pesar de los modestos aumentos en las ventas, Windows sigue siendo un gran generador de ingresos para Microsoft. A eso agréguele las fuertes ventas de Xbox y Xbox Kinect, y el estricto control que Microsoft tiene en la empresa con Office, SharePoint, Exchange, Lync y las licencias de Windows Server, y la empresa seguirá prosperando económicamente en el año 2012, de acuerdo con los analistas de la industria.
"Hay desafíos en áreas como los servicios en línea y móviles, pero las lucrativas divisiones de servidor, herramientas y negocios están saludables y se mantendrán de esa manera", señala Roger Kay, analista y presidente de la empresa de investigación Endpoint Technologies.
Sin embargo, con más empleados trayendo sus propios dispositivos que no son Windows al trabajo y más tecnología de backend migrando a la nube, Microsoft no puede basarse para siempre en licencias de software de escritorio.
Con ese fin, Microsoft está haciendo progresos con servicios en la nube, como Office 365, Dynamics CRM Online y Windows Azure. También está haciendo que aplicaciones de Office como OneNote y Lync, estén disponibles en iPads e iPhones. El éxito de estos servicios en la nube debe tener a la empresa equilibrada para los años difíciles que se vienen, según los analistas.
Todo tiene que ver con Windows 8
El mayor reto de Microsoft en el 2012, según analistas de la industria será la implementación de Windows 8 -específicamente tener a Windows 8 corriendo en tablets y PC más ligeras.
"Es crítico que Microsoft empiece a hacer incursiones contra la iPad", señala Wes Miller, vicepresidente de la firma de investigación independiente Directions de Microsoft. El éxito de Windows 8 es tan importante, agrega Miller, ya que afecta a todas las partes de la máquina de Microsoft.
Por ejemplo, a pesar del enorme éxito de Office 2010 -y el éxito moderado de su contraparte en la nube, Office 365- sigue atado a Windows, y se enfrenta con el reto de mantenerse relevante en un mundo de iPads. "De alguna manera, a menos que aparezca una versión para iPad, la próxima versión de Office depende en gran medida el éxito en el mercado de Windows 8", añade Miller.
La presión está en Windows 8 a partir de dos frentes
Windows 8 entrará en un ambiente hostil cuando esté disponible de manera general en el segundo semestre del 2012.
Las opciones de hardware y la cultura que les rodea han cambiado desde que Windows 7 fue lanzado en octubre del 2009. La iPad de Apple fue introducida el mes de abril del 2010 y el mercado le abrió sus brazos, creando así un mercado legítimo de tablets y tomando un bocado del mercado tradicional de PC.
En este sentido, Windows 8 tendrá que vivir dos vidas. Microsoft tiene previsto lanzar una versión adaptada de Windows 8 para tablets basadas en ARM. Esta versión será diferente de la de productos de escritorio, que se ejecutará en microprocesadores x86 de Intel y AMD. Esto creará problemas tales como obligar a los desarrolladores a crear aplicaciones de Windows para tablets y computadoras de escritorio que no necesariamente serán compatibles de forma cruzada.
En su conferencia BUILD de septiembre, Microsoft señaló, aunque no muy claramente, que las tablets ARM Windows 8 no ejecutarán las aplicaciones x86 construidas para versiones anteriores de Windows. Sin embargo, las aplicaciones Metro basadas en el tacto y diseñadas para las tablets Windows 8 -se ejecutarán en las PC Windows 8.
Además de esta confusión de compatibilidad de aplicaciones, señala Miller, Windows 8 será simplemente difícil de vender en las computadoras, ya que no entregan mucho más valor que Windows 7. "En el escritorio, las capacidades multi-touch de Windows 8 no serán de mucha utilidad", agrega Miller. "Es realmente una versión mejorada de Windows 7 en el escritorio."
Pero como sistema operativo de tablet basado en ARM, Windows 8 tiene más potencial y ahí es donde estará la presión real, añade Miller. "Con el fin de convencer a los consumidores de comprar un dispositivo táctil Windows 8 en lugar de una iPad, los socios de Microsoft primero deben tener dispositivos atractivos en el lanzamiento de Windows 8, que sean delgados, ligeros y rápidos, con una batería que dure bastante", señala. "Eso es un gran desafío teniendo en cuenta que hemos visto fabricantes que ofrecen tablets con Android basadas en ARM en el último año y medio (todas han fracasado en frenar el dominio de la iPad)", agrega.
Más allá de los propios dispositivos, Microsoft también debe construir un sólido ecosistema de aplicaciones para ganarse a los consumidores de tablets. "Son el conjunto de aplicaciones y el dispositivo en si lo que hacen que el producto se mueva en el mercado", señala Miller. "Si uno o ambos son débiles, no tendrá éxito".
¿Windows 8 llega demasiado tarde?
Con el lanzamiento del sistema operativo en octubre, las tablets Windows 8 quizá no tengan la oportunidad de tener éxito en el 2012.
Durante el último trimestre del próximo año, en el mejor de los casos, las tablets Windows 8 tendrán un éxito moderado, predice Tim Bajarin, presidente de las firma de consultoría en tecnología Creative Strategies. Pero para entonces, Apple ya habrá lanzado la iPad 3 y una variedad de tablets basadas en Android (como el Kindle Fire de Amazon) también se habrán desarrollado.
"Si las tablets Windows 8 conseguirán tracción en el mercado, ésta será en las empresas", señala Bajarin. "No veo que vaya a tener una oportunidad real con los consumidores, ya que es probable que su precio esté en el extremo superior del mercado de las tabletas de consumidores".
Para PC y tablets, Windows 8 se encuentra en una situación difícil, señala Kay de Endpoint Technologies. En el lado de la PC, Windows 8 se enfrentará con la cuestión de "¿Por qué debo actualizar?" de los consumidores y, además, de las empresas.
"Va a ser más bonito e interesante tener una fresca funcionalidad multitáctil, pero eso no es una razón para dejar Windows 7", señala Kay. "Había una demanda acumulada por Windows 7 después de Vista, y Windows 7 entregó lo que la gente necesitaba. Windows 8 no tiene esa demanda acumulada".
Microsoft ha sido bueno con la provisión de compatibilidad hacia atrás, pero si una empresa necesita desarrollar nuevas aplicaciones para Windows 8, si hay incompatibilidad entre PC Windows 8 y las tablets, o si se necesita añadir más soporte de TI, no hay mucho para actualizar, señala Kay.
Microsoft puede permitirse el lujo de tener a Windows 8 luchando en las PC, añade, pero el éxito de la tablet es esencial porque son un factor en el juego de las altas apuestas en movilidad que Microsoft está perdiendo ante Apple iOS y Android.
"Microsoft está en problemas en el aspecto móvil y eso no va a cambiar en el 2012", señala Kay. "El mayor riesgo es Windows Phone. Si Microsoft no se genera un impacto en ese dispositivo, estará fuera del juego de los teléfonos inteligentes. Con Windows 8, el riesgo es más moderado, ya que se ejecutará en factores de más formas".
Sin embargo, en última instancia, las tablets de Windows 8, pueden pagar un precio por estar a la zaga de Apple y Google en la carrera de las tablets.
"Microsoft espera que incluso haya espacio para un número tres cuando se lance Windows 8", señala Kay.
Shane O'Neill, CIO (EE.UU.)