Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

2012: El año de los servicios gestionados

Por: Álvaro Merino-Reyna, Gerente de Segmento para la región de Centro América, Norte de Sur América y Caribe de Cisco.

[03/01/2012] El 2011 ha sido dedicado casi en su totalidad por todos al tema de Cloud Computing. Los eventos, los foros de discusión y la oferta de los proveedores han estado centrados en este discurso. El interés de las empresas que compran ha estado también en el mismo tema. El avance ha sido vertiginoso en términos de la tecnología. Sin embargo, poco se avanzó en términos de la implementación de grandes servicios de Cloud Computing. Los servicios por ahora siguen siendo básicos en comparación a todo lo que la tecnología puede proveer.
Hace un año, escribí para este mismo medio sobre las tecnologías que predominarían en el 2011 y dije que estas serían Cloud Computing, la virtualización, las redes sociales y las tablets y teléfonos inteligentes, siempre enmarcadas bajo el crecimiento exponencial de las comunicaciones. Omití una tecnología que era obvia; la de video. Más que por olvido fue justamente por lo natural que es el video en nuestras vidas hoy, y por la manera en que se incorpora cada vez más al mundo de los negocios.
Cuando miramos para atrás nos damos cuenta que efectivamente, estas fueron las tecnologías predominantes en el 2011, por crecimiento y por ser temas relevantes de agenda en los negocios y la vida diaria. Al mirar hacia adelante, me cuesta pensar que haya una tecnología que vaya a dar que hablar más que las anteriores. En realidad, más que hablar de las tecnologías como tales creo que el 2012 va a ser el año de los servicios gestionados.
Desde hace años, las empresas piensan en el beneficio de adquirir un servicio antes que comprar un producto, hardware o software y tener que operarlo. Los primeros leasings operativos de PC permitían que el producto se convirtiera en un gasto fijo, no había que manejar los activos, depreciarlos y después volver a comprar nuevas PC, porque el leasing nos daba la opción de una renovación de equipos al cabo del plazo de dos o tres anos, dependiendo del ciclo de obsolescencia del producto. A partir de ahí, las empresas proveedoras comenzaron a ser más creativas para poder ofrecer estos servicios a sus clientes.
Con el avance de la tecnología, cada vez más son los servicios que se pueden brindar. En el mundo de las empresas, es casi un estándar el servicio de hosting o el de outsourcing de centros de cómputo o de aplicaciones. Las empresas ya no compran equipos ni tienen al personal. Solo contratan un servicio que cubre todo esa parte de la operación
En el lado de las personas, cada vez más tenemos cuentas de correo en la nube y como parte de ese mismo servicio podemos adquirir espacio en disco, antivirus, firewall o lo que sea que haga nuestra vida más sencilla. Hoy no compramos más discos de música, sino que bajamos la música a través de internet. Lo mismo con las películas. Hoy los chicos ya no ven televisión sino que ven las series por internet, mientras que los mayores seguimos viendo televisión por cable.
De la misma manera que el usuario tiene esta tendencia a querer comprar un servicio y no hacerse de un bien; cada vez más, las empresas proveedoras se vuelven creativas. El ejemplo más sencillo es uno que nos da la tecnología disponible hoy. ¿Porqué comprar una central telefónica? Después de cierto tiempo, la central va a ser obsoleta, ya sea porque no me da los servicios que necesito o porque aumento la cantidad de usuarios de forma que ya no los puedo tener en esa sola central. Hoy, a través de la tecnología de voz sobre IP, cualquier empresa proveedora de servicios de comunicaciones puede darnos la misma funcionalidad sin tener la central en nuestra oficina. Poder poner llamadas en espera, direccionar la llamada a otro número, tener numeración propia, todo sin tener una central en la oficina.
La evolución de la tecnología es la que nos permite todo esto. El ejemplo anterior nos habla de la voz, pero también la podemos hacer extensiva al video. Por ejemplo, podemos tener un servicio de video vigilancia en nuestra oficina o sucursales, sin hacernos nosotros mismos de los equipos y administración de la tecnología. Todo con las mismas ventajas mencionadas anteriormente de no tener los activos, depreciarlos, renovación tecnológica, etc.
Si llevamos esto a las personas y no a las empresas, hay muchos ejemplos de tecnologías que utilizamos para conversar y tener video con gente en cualquier parte del mundo sin comprar equipos, y solo con una computadora personal o una tablet y utilizado solo internet.
¿Pero hasta donde podemos llegar con este tipo de servicios y quien me los puede dar?
Con respecto a la primera pregunta, los servicios se están volviendo más sofisticados tanto para personas como para empresas. Hemos dado un par de ejemplos que involucran voz y video, pero imagínense las combinaciones cuando consideramos la seguridad física y electrónica, la necesidad misma de comunicarnos, el entretenimiento, la educación, la administración de recursos. Las posibilidades de cubrir necesidades y generar nuevos servicios casi no tiene límites en nuestro mundo actual. Imaginemos el mundo hacia el futuro.
La respuesta a la segunda pregunta sobre quien puede dar estos servicios puede ser menos obvia; cualquiera que tenga las ideas claras, la capacidad financiera y la visión para poder desarrollar estos servicios. Los operadores o Telcos están en proceso de lanzar servicios más complejos y avanzados al mercado. Al igual que ellos, los tradicionales integradores están dando servicios que van desde hosting y outsourcing hasta call center y otros más avanzados. Las típicas empresas que nacieron en Internet ofrecen algunos servicios más sencillos pero en proceso de sofisticarse. Y seguirán apareciendo empresas con conocimiento de alguna tecnología que les permita convertirse en un proveedor de soluciones de nicho.
Si usted, sea una persona o una empresa, va a comprar una tecnología en particular, piense si no le conviene más comprar un servicio antes que adquirir un producto, con todas las ventajas que mencionamos antes. Si tiene una empresa que vende tecnología, piense si no le conviene más dar el servicio que revender los productos, tener una mejor relación con su cliente y generar un negocio y una relación de largo plazo.
Pienso que todos los que están en el negocio de tecnología ya se dieron cuenta de esto. La pregunta es si están dando servicios básicos o dieron un paso más allá y están en la innovación con servicios gestionados más avanzados. Quien pegue primero, seguro llegara más lejos. El mundo sigue cambiando a una velocidad vertiginosa. Como dijo Darwin, quien mejor se adapte será quien finalmente prevalezca.
CIO, Perú