Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Windows 8 permitirá conectarse a la banda ancha móvil de forma nativa

[24/01/2012] Microsoft ha desvelado algunos detalles sobre las mejoras y nuevas capacidades que incluirá Windows 8, la última apuesta de los de Redmond, y que están centradas en la movilidad. En ese sentido, el sistema operativo que verá previsiblemente la luz en octubre incluirá la posibilidad de gestionar tanto las conexiones Wi-Fi como redes móviles de banda ancha.
"Nos hemos fijado en los fundamentos de la conectividad inalámbrica y la reingeniería de Windows 8 para ir hacia un futuro móvil e inalámbrico, más allá de algunas mejoras graduales", asegura Microsoft a través de una entrada en su blog corporativo.
En ese sentido, Windows 8 ha sido diseñado para simplificar el proceso de conexión y gestión a las redes de banda ancha móvil, así como el control del uso de datos y la vigilancia del consumo y los costos de este tráfico, habitualmente muy altos.
"Sabíamos que si íbamos a dar una verdadera movilidad, el Wi-Fi por sí solo no sería suficiente tanto para Windows 8 como para lograr una experiencia de conectividad de primera clase, escribe el autor del post y directivo de Microsoft, Billy Anders.
Avance respecto a Windows 7
Aunque Windows 7 ya permite la conexión a redes móviles de banda ancha, no incluye los controladores ni el software necesarios para ello, con lo que es tarea del usuario buscar a instalar todos los programas sin apenas soporte de Microsoft. Ahora, Windows 8 incorpora un controlador común y estándar de banda ancha móvil que funciona con los dispositivos de una gran variedad de operadores móviles y proveedores. "Solo tiene que conectar el dispositivo y elegir la conexión. El controlador además se mantiene actualizado a través del sitio de actualización de Windows.
Otra de las mejoras que traerá consigo Windows 8 es la capacidad de gestionar de forma nativa, y dentro de una única consola, todas las funciones de banda ancha del dispositivo, como el encendido o apagado de sus radios o su configuración plena. Asimismo, el Wi-Fi y las conexiones Bluetooth también se podrán gestionar de forma centralizada desde Windows 8, estableciendo prioridades de conexión que indiquen al equipo a que tipo de redes se quiere conectar de forma predeterminada.
Windows 8 también "aprende" sobre las prioridades de la conexión del usuario basándose en sus acciones. Como resultado, al volver del modo "standby", una máquina equipada con Windows 8 es capaz de conectarse más rápido que Windows 7, en apenas un segundo según las informaciones ofrecidas por Microsoft. "Windows simplemente se entera de las redes de su preferencia y gestiona todo lo necesario para la conexión, afirma Anders.
Juan Carlos Perez, IDG News Service