Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

¿Necesita una infraestructura ágil? Haga su tarea

Mientras más grande sea, más atención debe prestar al desempeño, la integración y los costos.

[31/01/2012] Las compañías que buscan centros de datos más ágiles están, cada vez más, cambiándose hacia nubes públicas (externas) o privadas (internas) con servidores, almacenamiento y redes virtualizadas. Para obtener los menores costos y la mejor velocidad y flexibilidad de estos sistemas, es necesario evaluar todo -desde el desempeño y el control hasta la interoperabilidad-. Y mientras más grande sea su organización, es más el planeamiento que se necesita para crear una nube de grado empresarial que satisfaga sus necesidades de desempeño, seguridad y cumplimiento.
Las organizaciones más pequeñas y nuevas que tienen necesidades simples generalmente obtienen los resultados más impresionantes e inmediatos de los servicios de nube públicas. Eso se debe a que ellos no tienen costos hundidos en la infraestructura existente, y tienen pocas aplicaciones internas que integrar con las plataformas de nube. Además, los planes de precios por asiento que ofrecen los proveedores de software como servicio, tienden a favorecer a los clientes más pequeños.
Algunos de los más grandes beneficiarios de las configuraciones de nube son los propios proveedores de SaaS. Por ejemplo, Digital Technology International administra su propio hardware en centros de datos remotos para proporcionar aplicaciones alojadas a publicadores, y encontró que la nube es cinco veces más rentable y la mitad de costosa como predijo, señala Byron Oldham, vicepresidente de Ingeniería y Desarrollo de la empresa.
AlertBoot, proveedor de aplicaciones de encriptamiento y punto de venta SaaS, abandonó su propio centro de datos y se fue a la nube pública hace un año aproximadamente, y el CEO, Tim Maliyil, afirma que la empresa ha satisfecho nuestras metas de reducción de costos más allá de los niveles de los que hubiera creído imaginables. Esta empresa de Las Vegas se ahorró 2,5 millones de dólares en actualizaciones de hardware, más 85 mil dólares en gastos operativos mensuales y miles por mes en pagos por consultoría.
Sin embargo, mientras más complejo el ambiente, más factores se tienen que considerar al escoger qué mover a la nube y cómo hacerlo. Esto es especialmente cierto en el caso de las ofertas de nubes públicas de parte de los proveedores externos. Las grandes organizaciones, por ejemplo, generalmente no toman en consideración el costo de integrar un producto SaaS con las aplicaciones más antiguas, señala David Nichols, socio de la firma consultora Ernst & Young.
Al igual que muchas grandes firmas, la gigante de los servicios financieros ING estableció primero una nube privada, una acción que le permitió reducir costos en 30% y le dio la capacidad de proporcionar a los usuarios internos nuevos servidores en cuestión de horas en lugar de hacerlo en semanas, sostiene el CTO Tony Kerrison. ING se va a mover hacia un modelo de nube híbrida (pública-privada) el próximo año, y comenzará a cambiar algunas aplicaciones a la nube pública luego de ello.
A medida que lo hace, insistirá en servicios de grado empresarial que proporcionen los mismos niveles de control, seguridad y auditabilidad que los sistemas internos. ING también necesita estándares comunes para emprendimientos como la integración de las aplicaciones de nube y legacy. Para ese fin, Kerrison está liderando un esfuerzo centrado en el cliente para crear estos estándares dentro del TM Forum, una asociación comercial de proveedores de servicios.
Advertencias en la nube pública
En ocasiones, la nube pública no es algo fácil. Si tienes una aplicación que corre constantemente, donde el tamaño es el mismo, la carga es la misma, probablemente vas a terminar pagando más para que esa carga constante corra en una nube pública que si corriera en un ambiente dedicado, sostiene Paul Carmody, vicepresidente senior de Internap Network Services, empresa proveedora de servicios de ruteo y entrega de contenidos diseñado para acelerar la transmisión de datos en la Internet para los clientes de las nubes. La razón, sostiene, es que los grandes clientes pagan una parte desproporcionada de los gastos generales del proveedor.
Las nubes públicas son una mejor alternativa para las cargas de trabajo con intervalos cortos y altibajos en donde los picos de demanda son imprevisibles, sostiene Carmody. Por ejemplo, algunos proveedores de juegos en línea alojan los juegos nuevos en la nube pública hasta que ellos determinan cuáles son más populares y, por tanto, requieren de mayor desempeño. Los juegos más usados vuelven al centro de datos corporativo.
En abril, Symantec encuestó a 3.700 empresas pequeñas, medianas y grandes, con encuestados de nivel ejecutivo y gerentes TI enfocados en temas estratégicos, y gerentes tecnológicos enfocados en temas tácticos. Se encontró que la mayor parte de los clientes de nube se encuentran satisfechos con la capacidad que tienen para incrementar o reducir la cantidad que pagan por los servidores, almacenamiento y networking a medida que cambia la demanda. Sin embargo, ellos no se encuentran satisfechos del todo con el desempeño de la nube.
Una razón es que trasladarse de una red interna rápida a la más lenta Internet inevitablemente afecta el desempeño, sostiene Michael Crandell, CEO de RightScale, proveedor de plataformas de administración de nubes SaaS. Aunque las nubes híbridas pueden funcionar, señala, es crítico diseñarlas en forma apropiada y establecer expectativas adecuadas para el desempeño. Las herramientas de optimización WAN de proveedores como Internap y Riverbed Technology pueden ayudar, pero los usuarios deben tomar en cuenta el costo de estas tecnologías en sus cálculos de la nube.
Las preocupaciones en torno a mantener el control sobre las aplicaciones también pueden hacer dudar a las compañías en el uso de las nubes públicas. En la encuesta de Symantec, los usuarios con configuraciones híbridas fueron los que más frecuentemente citaron sus preocupaciones en torno a la recuperación en caso de desastres, seguridad y control sobre los datos como las razones por las que han dudado en poner aplicaciones críticas para el negocio en la nube pública.
Cuando Néstor Benavides buscaba un proveedor de nube, dejó a un lado a las grandes empresas y escogió a Evolve IP. Queríamos tener un número telefónico, alguien a quien llamar si teníamos un problema, sostiene Benavides, quien es presidente de EMG, proveedor de servicios de inversión en bienes raíces. Queríamos estar en capacidad de visitar físicamente el lugar donde se encuentran nuestros servidores; queríamos estar en capacidad de personalizar las cosas [y tener] visibilidad de nuestros sistemas. Las nubes tipo Google, aunque pueden ser un poco más económicas, no nos hacen sentir cómodos.
Reconociendo que los usuarios tienen este tipo de problemas, CloudSigma amplió su oferta IaaS para Estados Unidos en setiembre. El servicio de esta empresa suiza permite a los clientes correr el sistema operativo y software que elijan, con la CPU, RAM, almacenamiento y ancho de banda exactos que requieren. Los usuarios también pueden mover datos hacia y desde la nube, a voluntad.
Otra consideración es el tipo de virtualización usada. La encuesta de Symantec encontró que los usuarios obtienen más de los beneficios esperados de la virtualización de servidores -la tecnología de virtualización más madura- que de la virtualización del almacenamiento.
Dadas las complejidades de las configuraciones de las nubes, vale la pena realizar un análisis que tome en consideración no solo los ahorros de corto plazo de la consolidación y virtualización de los servidores, sino también los costos de administración y los requerimientos de cumplimiento de largo plazo.
En general, mientras más antigua sea una aplicación, menos buena es para la nube. Los sistemas construidos con interfases muy usuarias de cables entre sus componentes, o aquellas que se basan en grandes bases de datos centrales, son difíciles de cambiar de tamaño a medida que cambian las necesidades del negocio y podrían, por tanto, carecer de la agilidad que las organizaciones buscan en la nube.
Las aplicaciones que son mejores para la nube utilizan estándares de servicios web y múltiples capas, así como modernas bases de datos distribuidas en lugar de una sola gigantesca base de datos enlazada a un servidor. Estas características hacen que sea más sencillo incrementar o reducir la cantidad de servidores, almacenamiento y ancho de banda de red disponible para una aplicación.
Las firmas consultoras Cloud Technology Partners y HCL Technologies se encuentran entre los proveedores que proporcionan herramientas o servicios para evaluar si un sistema es bueno para la nube. El servicio de evaluación de HCL considera hasta 30 factores, entre los que se incluyen el que la plataforma sobre la cual corre la aplicación será soportada en el futuro o no, el que la aplicación es de misión crítica o no, qué volumen de transacciones deberá soportar y cuántas unidades de negocio la usan.
Las empresas también deben estimar el tiempo y esfuerzo requerido para trasladar las aplicaciones hacia la nube, señala Beth Cohen, arquitecto senior de nube de Cloud Technology Partners. Más allá del tiempo requerido para migrar los petabytes de datos, existe la necesidad de asegurarse de que las cargas de trabajo complejas -que pueden depender de múltiples componentes internos y externos- satisfacerán los niveles de servicio requeridos una vez que se encuentren en la nube.
AlertBoot encontró que uno de los desafíos de nube más complicados era replicar las capacidades de balanceo de carga que tenía en casa. La mayor parte de los proveedores IaaS proporcionan solo balanceadores de carga simples que carecen de características como la aceleración SSL, señala Maliyil. Y otros clientes en la nube evitaron hacer upgrade de los balanceadores de carga, preocupados de que las nuevas características puedan afectar a sus aplicaciones. AlertBoot optó por un balanceador de carga basado en software de Riverbed, que le permite satisfacer sus necesidades de procesamiento pico sin tener que acudir a costosos servidores standby.
Herramientas y trucos
Aunque un enfoque orientado a los servicios generalmente ofrece la mayor de las agilidades en la nube, no todas las empresas pueden poner a punto su arquitectura. En cambio, un buen punto de inicio es crear servidores basados en roles, dedicados a funciones como los servicios web, aplicaciones y balanceo de carga, sostiene Viktor Petersson, CEO del desarrollador de software WireLoad. Dependiendo de la carga, pueden ser ligeros en términos de hardware [pero fácilmente escalables] simplemente clonando el rol del servidor, idealmente usando la API del proveedor de nube para hacerlo de forma automática. Muchos proveedores ofrecen alguna forma de servidores preconfigurados y fácilmente replicables (ver Un servidor, todo fácil).
En lugar de las tradicionales bases de datos SQL, Petersson favorece las alternativas como MongoDB y Hadoop, que son fácil de escalar y ofrecen alta redundancia. También hacen que sea sencillo repartir archivos entre varios servidores y aprovechar la escalabilidad de la nube.
En Digital Technology International, Oldham construyó aplicaciones usando la base de datos Cache de InterSystems. Además de proporcionar tanto capacidades basadas en objetos como SLQ, la configuración a DTI elimina el middleware, mejorando así el desempeño. Él señala que Cache hace un buen trabajo de caching de los datos así que uno no está acudiendo a los discos [más lentos] tanto, y le permite añadir nuevos servidores de bases de datos cuando se necesiten.
Procesos, términos y condiciones
Constant Contact, proveedor de sistemas de correo SaaS, escogió la herramienta de administración de sistemas de código abierto Puppet de Puppet Labs debido a la riqueza de su lenguaje de scripting y su capacidad de identificar todas las aplicaciones, middleware y otros componentes de los cuales depende un servidor, señala Mark Schena, gerente de Automatización de Sistemas. Puppet eliminó el error humano y ayudó a eliminar las caídas en el servicio, sostuvo, y permitió que Constante Contact redujera su ratio administrador/servidor de uno a 300 el año pasado a uno a 400 este año, con una caída a uno a 600 que se espera para el próximo año.
Puppet también permitió a los desarrolladores crear aplicaciones que requieren de menos trabajo al momento del despliegue, descargando a los desarrolladores de trabajo que, de otra forma, hubiera requerido de un personal de operaciones. Ese es el tipo de equipo multifuncional que algunos observadores señalan es crítico para administrar adecuadamente una arquitectura pública, privada o híbrida.
Un equipo así debe entender los problemas de las aplicaciones, de las redes y del almacenamiento, en lugar de esperar que otros equipos los resuelvan, sostiene Jason Needham, director senior de Administración de Producto en el proveedor de infraestructura TI, F5 Networks.
Los usuarios deben estar al tanto de los acuerdos de nivel de servicio que absuelven a los proveedores de nube de sus obligaciones. No acepte simplemente el SLA estándar que ofrecen los proveedores, modifíquelo para asegurarse que cumplan con sus requerimientos, sostiene Robert Scott, socio gerente de Scott & Scott, firma legal que se especializa en temas de TI. Scott señala que uno debe confiar en promesas vagas como 99,9% de uptime, sino que en cambio debe establecer metas específicas de desempeño y uptime, y considera el uso de herramientas de medición del desempeño para medir el cumplimiento.
Algunas consultoras, como HCL, han creado herramientas para monitorear y administrar las nubes públicas y privadas. También se tienen otras herramientas de otras empresas como Sensible Cloud, que apunta a ayudar a los usuarios a controlar y medir el desempeño de los servidores en base a factores como el desempeño y el uptime. También proporciona herramientas que monitorean y limitan la cantidad de dinero que las unidades de negocio gastan en servicios de nube pública como la EC2 de Amazon.com.
Los clientes necesitan mejores herramientas para administrar los componentes de almacenamiento y red de las nubes. También buscan proveedores IaaS que puedan proporcionar confiabilidad y desempeño de nivel empresarial, y ofertas SaaS que pueden satisfacer los requerimientos de flujo de trabajo empresarial y servir las necesidades de mercados verticales como la banca.
Tarde o temprano, los CIO que están disfrutando de los ahorros que han logrado mediante la virtualización, tendrán que dar el siguiente gran paso en eficiencia del centro de datos, sostiene Eddie Budgen, vicepresidente de Estrategia de Producto y Marketing de Sensible Cloud. Cuando lo hagan, necesitarán evaluar sus arquitecturas y averiguar qué necesitan para crear una infraestructura ágil de nivel empresarial.
Robert L. Scheier, Computerworld (EE.UU.)