Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

La competitividad como motor de cambio

[13/03/2012] La semana pasada IBM del Perú realizó el Encuentro de Emprendedores 2012, un evento en el cual ofreció su visión sobre la forma en que las soluciones de negocios que ofrece ayudan a las empresas a transformarse y enfrentar un entorno cada vez más competitivo.
En la apertura de la reunión estuvo presente el nuevo gerente general de la firma, Ricardo Fernández, quien hacía su primera presentación en público desde que asumiera el cargo. También presente se encontraba Angélica Matsuda, directora ejecutiva del Consejo Nacional de Competitividad, quien ofreció la visión sobre la competitividad que maneja el gobierno.
Luego de Fernández y Matsuda, también se expuso las propuestas que tiene IBM para lograr una mayor competitividad empresarial. Esto se hizo a través de la exposición de una serie presentaciones que completaron una jornada en la que mostraron las soluciones que la firma tiene para el sector público, la infraestructura, y lo que denominan cross industria.
La competitividad
El discurso de apertura de Fernández fue breve. Expuso el compromiso de la compañía hacia el país y recordó al auditorio que la empresa cuenta ya con 80 años en el Perú.
Nuestro compromiso es para todas las empresas, para aquellas del sector público, para la pequeña empresa; para todas ellas tenemos algún tipo de solución. Nuestro compromiso es también salir fuera de Lima, ir a Arequipa, a Trujillo, a la sierra, empezar a llevar nuestras soluciones para que el país pueda avanzar en todo sentido, sostuvo el ejecutivo.
Fernández también sostuvo que la empresa busca cada año ser más eficiente y competitiva, y que por ello no es casualidad que tengamos como invitada a Angélica Matsuda, agregó, a manera de introducción para lo que sería la primera exposición del evento.
Fernández, entonces, dejó el turno a Angélica Matsuda, quien ofreció la presentación Agenda de Competitividad del Perú: Impulsando el Desarrollo Empresarial y la Innovación Tecnológica.
Matsuda empezó con algo básico pero a la vez importante: preguntarse qué determina la competitividad de un país.
¿Es la mano de obra barata? Quizás esta respuesta sea la que primero surge en la mente de muchas personas, para poder explicar el enorme avance que han logrado países como China o India. Sin embargo, esta respuesta no es la correcta.
Ella [la respuesta] no toma en cuenta, por ejemplo, que en China se ha logrado una reducción de 20% en los costos logísticos, mejoras impresionantes en el clima de negocios, aumento en la calidad de los productos -de hecho, en China hay más empresas con ISO que en Estados Unidos- y un fuerte incremento en Investigación y Desarrollo.
Algo similar ocurrió en India. En este gigantesco, país los motores de crecimiento han sido muy diversificados y han recibido el apoyo de la inversión del sector privado en innovación, además de ofrecer una economía con sólidos fundamentos, como altas tasas de ahorro en inversión.
En el Perú se ha avanzado, pero desde la perspectiva de Matsuda aún hay algunos puntos por resolver. Así, el país ha tenido un crecimiento exportador dinámico pero aún éste tiene un fuerte énfasis en los commodities y en el sector agrícola; su aporte al PBI es limitado, muestra una baja agregación de valor y presenta una escasa participación de las Mypes.
Matsuda también sostuvo que aún existen brechas de productividad y calidad, y en las oportunidades de empleo digno; además se carece de una plataforma institucional adecuada para diseñar y ejecutar instrumentos de desarrollo productivo para mejorar la calidad, la productividad y el empleo calificado.
Ciertamente, existen programas de desarrollo productivo, pero desde la perspectiva de Matsuda éstos no se encuentran bien articulados. El Ministerio de la Producción tiene 24 de estos programas, el de Agricultura tiene 36, mientras que el de Comercio Exterior y el de Economía tienen uno cada uno. El problema con estos programas de desarrollo productivo es que pueden duplicar esfuerzos y pueden encontrarse dirigidos al mismo público objetivo.
¿Qué está haciendo el Estado?
De acuerdo a la Agenda de Competitividad 2012-2013 se han determinado dos grandes propósitos: Incremento de la productividad y un Estado eficiente al servicio del ciudadano. Sumados estos dos componentes se debería lograr un aumento en la competitividad empresarial.
Las acciones se dividen en líneas estratégicas, siendo una de ellas la de la Ciencia, Tecnología e Innovación. Aquí se tiene por objetivo impulsar el extensionismo tecnológico, es decir, ampliar la oferta de servicios tecnológicos y fortalecer el sistema de propiedad intelectual del país.
Otra de las líneas estratégicas es la correspondiente a las Tecnologías de la Información y Comunicaciones. En ella se tiene por objetivo agilizar los procesos con el Estado, y mejorar la conectividad Estado-empresa y empresa-mercados.
Específicamente sobre este sector se tienen algunas metas planeadas. Una de ellas es la meta 12 que señala que se debe incrementar en 17% la cantidad de capitales de provincia que cuenten con enlaces de fibra óptica. Mientras, la meta 35 establece que durante el periodo se deberá conectar a 2.850 nuevos centros poblados.
Por su parte, la meta 37 señala que se incrementará en 114% la cantidad de conexiones de banda ancha móvil; mientras que la meta 40 establece que se deberá poner en funcionamiento un esquema de validación de información de ciudadanos y empresas, en tanto se implemente la firma digital.
Esas fueron las propuestas que señaló la funcionaria desde la perspectiva del Estado.
La competitividad para IBM
El mundo está cambiando y se está haciendo más inteligente, pero no lo suficientemente inteligente. Ese fue el mensaje que planteó Alberto Castañeda, gerente de Servicios Integrados de IBM, luego de la presentación de Matsuda.
Entonces, desde esta perspectiva, IBM propone cuatro campos de negocios que nos permitirán tener la oportunidad de conseguir esa inteligencia: la nueva inteligencia, el trabajo inteligente, la infraestructura dinámica y lo verde.
En el primer campo hay que entender que la nueva inteligencia se trata de ganar el control de la explosión de la información que se está produciendo. Cada vez menos información está efectivamente siendo capturada y analizada, y puesta a disposición de las personas que la necesitan.
Por ello es necesario que el CIO aproveche el valor de la información en el negocio, y esto implica consolidar silos de información, establecer datos y normas en el proceso empresarial, establecer una agenda de información empresarial, desarrollar una estrategia de gestión de la información y una hoja de ruta, e implementar una infraestructura robusta.
El segundo campo, el del trabajo inteligente, se basa en los cambios que se han producido en la empresa. En la actualidad, los ejecutivos se encuentran bajo gran presión para preparar a la empresa para cambiar rápidamente, reducir y optimizar los costos y darle una mayor flexibilidad a la empresa.
¿Cómo se logra esto? Facultando a la fuerza de trabajo, mediante la incorporación de tecnologías web 2.0 en la empresa, a mejorar sus esfuerzos en marketing, desarrollo y ventas; creando una cultura empresarial más participativa; y estableciendo una estrategia tecnológica que permita a las personas y a los procesos trabajar juntos para lograr los objetivos del negocio.
La infraestructura dinámica es el tercer aspecto a tomar en consideración. De ella Castañeda sostuvo que presenta serios desafíos. Afirmó, por ejemplo, que en los entornos distribuidos, hasta el 85% de la capacidad de computación se encuentra inactiva, y que muchos de los sistemas existentes son frágiles, poco flexibles y obsoletos.
Ante ello, el CIO debe integrar las infraestructuras empresariales y de TI para trabajar en concordancia; poner en práctica las capacidades de automatización para liberar recursos para nuevas inversiones; utilizar las nuevas tecnologías y enfoques alternativos de abastecimiento para ofrecer nuevos servicios con agilidad y rapidez; y desarrollar una estrategia para orientar la transformación de la empresa en una infraestructura dinámica.
Para concluir, habló del factor verde. La tecnología está haciendo que una empresa sostenible sea posible. Así la implementación de una infraestructura consolidada y virtualizada consume menos espacio y requiere de menos recursos para la alimentación de energía y refrigeración.
El incremento de la colaboración, por su parte, reduce las emisiones de carbono mediante la limitación de la necesidad de los viajes de negocio y permitiendo que más empleados trabajen desde casa.
Finalmente
Luego de Matsuda y Castañeda se realizó toda una serie de exposiciones que, como ya se hace costumbre, fueron divididas en tracks temáticos. Uno de ellos fue el dedicado a las soluciones para sector público, otro tuvo por objetivo presentar las soluciones cross industria, mientras que el tercero se encargó de las presentaciones dirigidas a la infraestructura.
En total fueron 21 presentaciones divididas en siete horarios para cada uno de los tres tracks que componían la agenda. Al final de la jornada, fue evidente que hay muchas alternativas para escoger.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú