Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

La tecnología WiMAX trae el mundo al alcance de un clic

Por: Ricardo Olarte, Gerente Territorial de Intel

[30/03/2007] Los investigadores apuntan a que en un futuro próximo la Internet será personalizada y móvil. Ofrecerá la información deseada, de la manera y en el momento que el consumidor quiera, y donde él se encuentre. La gran responsable de este cambio de comportamiento es la tecnología WiMAX, que permite un alcance nunca antes imaginado.

Una investigación realizada por el WiMAX Fórum apunta que hasta el 2012 más de 13 millones de personas utilizarán la tecnología WiMAX en América Latina. De este total, un 70% de los usuarios utilizarán dispositivos equipados con WiMAX móvil y portátil para acceder a servicios de Internet de banda ancha.
En el 2007 el número de usuarios ya pasaba de 1,7 millón en todo o mundo, según la empresa norteamericana de consultoría Maravedis. El impacto que estas cifras causarán ya puede sentirse en el número de empresas involucradas en el desarrollo de productos y aplicaciones para esta tecnología de infraestructura. El WiMAX Fórum estima que hasta el 2012 más de mil productos llevarán el sello certificador de la institución.
Pero, ¿qué significa eso, en realidad? Actualmente se puede encontrar servicios Wi-Fi en diversos lugares públicos, tales como aeropuertos, cafés e incluso supermercados. La existencia de hot spots, impensable hace algunos años, ya representa un gran avance para la portabilidad. Sin embargo, ¿qué hacer cuando usted no está cerca de un hot spot y necesita acceder a su información? La experiencia puede ser frustrante, ya que el alcance de esa tecnología no va más allá de algunos metros.
¿Y si toda la ciudad se convirtiese en un gran punto de acceso? El WiMAX se desarrolló pensando en un alcance amplio. Esta posibilidad es uno de los principales impulsores de la adopción de esta tecnología en diferentes países. En América Latina no es diferente. En Brasil, por ejemplo, un país de dimensiones continentales, no se puede pensar en conectividad sin que sea mediante banda ancha inalámbrica. Y la mejor manera de proporcionar ese acceso es a través de WiMAX, ya que su relación entre costo y beneficio permite que alcance incluso rincones con poca infraestructura. Gracias a ello, es posible integrar a las personas y utilizar una amplia gama de servicios.
Uno de los grandes ejemplos es el proyecto de Parintins, en el Estado Brasileño de Amazonas, considerada la ciudad digital más remota del mundo. La tecnología WiMAX les proveyó acceso a los recursos médicos, educativos y de información a los 100 mil habitantes del lugar. El proyecto incluyó la provisión del acceso de alta velocidad a Internet para un importante centro de salud, dos escuelas públicas y un centro comunitario.
En los Estados Unidos, Baltimore y Portland son otros ejemplos de que es posible estar conectado en cualquier lugar. Las dos ciudades tienen una cobertura total de tecnología WiMAX.
La demanda por conectividad está haciendo que las operadoras de todo el mundo creen modelos de negocio scompetitivos, lucrativos y de bajo costo para la adopción de la banda ancha, que está considerada como una de las impulsoras de la economía. La Unión Europea es uno de esos ejemplos, ya que anunció recientemente la creación de un fondo de cinco mil millones de euros para mejorías que incluyen la infraestructura para la Internet de banda ancha. Los países latinos no pueden quedarse fuera de ese movimiento. Conectividad no significa apenas un impacto en la economía de un país, sino, principalmente, posibilidades de beneficios sociales.