Llegamos a ustedes gracias a:



Conversando con...

Osvaldo Di Campli, presidente de América Latina y el Caribe de Alcatel-Lucent

La 4G LTE y los nuevos diseños de redes

[26/03/2012] Hace unos días estuvo en Lima Osvaldo di Campli, presidente de América Latina y el Caribe de Alcatel-Lucent. Con él conversamos sobre el entorno que se ha desarrollado en el mercado de la telefonía celular, y cómo éste afecta no solo a las operadoras sino también a los consumidores.
Para Di Campli nos encontramos al borde de un cambio ineludible. Las redes 4G LTE ingresarán a los mercados latinoamericanos impulsadas no solo por el deseo de los usuarios de mayor ancho de banda, sino por la conveniencia que ellas aportan a las operadoras.
¿Cuál ha sido la evolución del mercado de telecomunicaciones en la región?
Empezando desde un punto de vista macroeconómico, creo que la región ha gozado de una fortaleza económica que probablemente ha sido una de las más altas de los últimos años. Si vemos los índices de endeudamiento, América Latina como un todo se encuentra delante de los países que uno podría llamar desarrollados como Italia, España o Grecia, o la propia Inglaterra. Macroeconómicamente estamos en un momento de alza.
Creo que también los gobiernos se han dado cuenta que la banda ancha tiene una correlación directa con el PBI de un país. Los organismos internacionales afirman que un 10% de crecimiento en la banda ancha tiene una correlación con un 1% de crecimiento del PBI. Generalmente, cuando hago este comentario la pregunta que viene es ¿cómo se demuestra ese crecimiento?
Hay varios ejemplos, el más simple se basa en la capacidad de comercializar productos en un mundo globalizado que otorga la tecnología; es decir, a través de la conectividad de banda ancha y del acceso a Internet, un empresario despliega su vitrina de productos ya no solo a un ambiente local sino a un ambiente internacional. También se puede ver esto en la colaboración. Por ejemplo, en la industria de la medicina uno de los gastos más altos es el que se produce al llevar a un paciente a un hospital. En los estudios que se hacen se puede apreciar que ese costo para la salud pública representa entre el 40% y el 50% de la gestión de atender los desafíos de salud pública. La banda ancha permitiría tener una gestión remota de los pacientes.
Hoy lo que experimentamos es la banda ancha usada con propósitos de entretenimiento, tanto en su versión fija como móvil. Pero nosotros creemos que en América Latina, además de ese factor de entretenimiento, se puede usar para el aumento de la productividad, la reducción de costos en la parte logística, y en soluciones para seguridad pública. Estos elementos nos hacen pensar que en América Latina la banda ancha tiene que continuar expandiéndose; somos 650 millones de personas, aproximadamente, hay 90 millones de líneas fijas y eso nos da una idea del techo de la banda ancha mediante línea fija.
Sin embargo, las proyecciones muestran que para el 2014 van a haber, aproximadamente, entre 200 y 250 millones de conexiones de banda ancha móvil.
Entonces ¿qué es lo que vemos que han comprendido los gobiernos de América Latina? Que es necesaria una inversión público-privada para tratar de romper esta brecha digital que tenemos en nuestros países, y así la banda ancha sea más que una simple opción de entretenimiento y guarde una correlación directa con el crecimiento de nuestros países.
¿El crecimiento que se va a tener en la región se va a explicar por las líneas móviles o fijas?
Las redes móviles son la mayor red fija, con la diferencia que su acceso de ultima milla es móvil. Por eso, en nuestra definición ya no hablamos de redes fijas o móviles sino que hablamos que existe una red, la cual -de acuerdo a Lucent-Alcatel- tiene que ser la red con la mayor inteligencia posible para transportar la información al costo más bajo. Y luego si el acceso que se ofrece es un acceso móvil se tendrá que adecuar la red para poder trabajar con él. Y si el acceso es de ADSL o de fibra se tendrá que responder de una determinada forma. Pero nuestra apuesta es que lo que va por detrás [de esos accesos] es único, no hacemos una diferenciación, el core es el mismo, el transporte es el mismo, la agregación es la misma, el cerebro es el mismo.
¿Considera que las redes aún se concentran en las grandes ciudades?
Lo que hemos visto en América Latina, dejando de lado a los países que tienen planes nacionales de banda ancha, es que obviamente las ciudades que se cubren con banda ancha fija son las de mayor poder adquisitivo. Muchas veces los modelos de negocio de los operadores no logran cubrir las áreas rurales, y creo que -es mi opinión personal- las tecnologías inalámbricas son probablemente las más idóneas para cubrir áreas remotas. Pero se debe de tener en cuenta que para poder poner una radio base, se tiene que tener detrás de ella toda la infraestructura que es necesaria para poder llevar todo ese tráfico, ya sea una mediante fibra, microondas, o satélite, que en ocasiones es la única opción para algunos lugares recónditos de nuestra región.
Cuando hablamos ahora de 4G y LTE ¿a que nos deberíamos referir? ¿Qué es a lo que se debería llamar 4G?
La 4G LTE básicamente se trata de velocidades pico de 100 Mbps y de una latencia que es al menos 10 a 15 veces menor a la que actualmente se tiene con la 3G. Esos son los dos elementos que deberían definir a una red 4G LTE, más allá de las campañas publicitarias o de mercadotecnia que los operadores realicen. Para el usuario final podemos decir que las redes 4G tienen una capacidad de respuesta cuasi inmediata.
La LTE es una red plana IP que administra los recursos en función de la demanda y no asigna recursos en forma indiscriminada e independiente del tipo de usuario. Se tiene en cuenta el perfil del usuario, si éste está dispuesto a pagar o no por calidad de servicio. Esos son algunos de los atributos de una red LTE como tal.
Hay que tomar en consideración que uno puede tener el mejor acceso [hacia el usuario final] pero si de la radio base hacia atrás no tengo la infraestructura preparada para poder llevar a cabo este tipo de servicios, básicamente estoy moviendo el cuello de botella. Antes, el cuello de botella se encontraba en el acceso inalámbrico [hacia el usuario], ahora se puede encontrar en la tubería que va hacia atrás en la red. Entonces es muy importante que cuando uno implemente una red de 4G se tome en cuenta los diferentes cuellos de botella, ya que al final lo que se tiene que garantizar es la experiencia del usuario final.
¿Que animaría a los operadores a implementar una red 4G? ¿Los usuarios en América Latina están ya usando la 3G tan intensamente que es necesario el cambio?
Creo que la 3G le ha servido primero al operador, porque con ella ha hecho un mejor uso del espectro radioeléctrico y puede tener una mayor capacidad de voz dado un mismo espacio de espectro. Luego, en muchos países hemos visto la adopción de la banda ancha móvil con las redes 3G, eso es una realidad. Ante una demanda insatisfecha por la banda ancha fija, los operadores móviles han visto una veta y han logrado entrar en un mercado en el que puede ser discutible si es negocio o no, o si la experiencia del usuario es la de una banda ancha móvil o no, pero es un servicio que existe.
El tema es que los operadores ante el advenimiento de las grandes transacciones de datos no pueden continuar invirtiendo en una 3G porque los usuarios quieren mayor velocidad en la transferencia de datos, aunque sea cuestionable cuánto más quieran o puedan pagar. Pero la demanda sigue creciendo –especialmente- con la introducción de aparatos inteligentes y también con las comunicaciones de máquina a máquina. Esos dos elementos van a forzar a los operadores a tomar una decisión.
Si hoy vamos a una red social ¿Qué encontramos? Ya no palabras, solamente, sino un video. La forma en que nos comunicamos -especialmente los jóvenes- ya no utiliza oraciones sino un video. Entonces la forma en que la sociedad se comunica ha cambiado y lo ha hecho muy rápido. Ese tsunami de datos obliga a los operadores a tomar una decisión: bloquear las velocidades y hacerlas lo más lentas posibles o analizar dónde es que se tienen estos problemas e implementar una red y una tecnología que se encuentra diseñada para ese tipo de datos.
Nosotros tenemos un prototipo, un cubo, que tiene una radio integrada -con cientos de patentes de Bell Labs- y básicamente es parte de la nueva forma de diseñar las redes. Hasta ahora hemos hecho grandes torres, arboles de Navidad, en las cuales cuelgo la mayor cantidad de antenas posibles, pero eso tiene un límite. Físicamente la torre soporta una determinada carga y por ello tenemos que encontrar otro sistema.
La propuesta que trae Alcatel-Lucent es construir una red que da una cobertura a nivel macro; pero luego, a nivel metropolitano, se trata de tener una estrategia de pequeñas celdas las cuales acercan la electrónica al usuario final. Se trata de distribuir capacidad de la forma más inteligente posible con el afán de crear un diseño de red que permita al operador poner instrumentos para atacar este gran desafío que es el tsunami de datos.
Este cubo forma parte de un portafolio que se llama lightRadio que está conceptualizado como un lego, es decir, se crece en función de la necesidad y se puede empezar de forma pequeña. Por ejemplo, si quiero dar cobertura a un edificio coloco uno de estos cubos frente a él y cuando necesite más capacidad acumulo cubos en lugar de crear una celda macro que cubriría toda la urbanización.
Este modelo, además, utiliza un concepto de antenas inteligentes que pueden seguir al tráfico, es decir, pueden detectar cuando hay usuarios que van a usar la red y direccionar los recursos de ésta para que ellos los puedan usar. Por ejemplo, de 9 a 6 la red prioriza sus recursos para atender un lugar de oficinas, pero después los recursos son direccionados automáticamente a los lugares donde se encuentra aglomerada la gente -en la calle- intentando hacer una llamada, o usar una aplicación.
¿Este tipo de tecnología ya se encuentra implementado en algún país
Esto lo anunciamos en la feria de Barcelona el año pasado, este año hicimos un lanzamiento pre comercial en Barcelona, la feria estuvo cubierta con una red macro tradicional y una red metro enriqueciendo la experiencia del usuario final. Así que se encuentra en fase de implementación.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú