Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

¿Está pagando demasiado por los servicios en la nube?

[02/04/2012] Saber exactamente cuánto y qué tipo de servicio en la nube necesita una empresa es uno de los aspectos más desafiantes de la implementación de una estrategia de nube; y, según los expertos, la mayoría de las empresas lo están haciendo mal.
"La premisa de la nube debe ser impulsar a que el director de TI piense en pequeño, pero la gente no está haciendo eso", señala Sharon Wagner, presidenta de Cloudyn, una empresa israelí, cuya aplicación SaaS ayuda a que las empresas controlen su uso de la nube, y ofrece recomendaciones sobre la forma correcta de medir eso. "Muchos clientes se están sobre abasteciendo, lo que conduce directamente a más por pagar".
Los expertos están de acuerdo. "Creo que es un problema que casi todo el mundo podría estar enfrentando", afirma Paul Burns, un analista independiente de la nube en Neovise. Burns cree que hay algo equivocado en el pago de servicios en la nube. Si bien muchos consumidores creen que están pagando por los recursos que utilizan en la nube, en realidad los usuarios están realmente pagando por una cierta capacidad de computación o almacenamiento. Ya sea que utilizarla dependa o no de ellos.
"Es probable que casi todos los clientes tengan un problema con esto", agrega James Staten, vicepresidente y analista principal de Forrester. "Algunos han recibido esa factura impresionante de su proveedor de servicios por lo que han tenido que tratar de una forma delicada con ellos, pero casi todo el mundo podría beneficiarse de tomar una mirada más cercana a su uso real".
Entonces, ¿qué se puede hacer sobre exceso de aprovisionamiento de los recursos? Las empresas pueden instalar fácilmente medidas para evitarlo, señala Staten. La mejor manera es por medio de balanceadores de carga escritos directamente en código de la aplicación que automáticamente escala arriba y abajo los recursos según las necesidades. Sin embargo, tan importante como escalar hacia arriba es escalar hacia abajo cuando esos recursos ya no son necesarios. Sin embargo, Staten advierte que las empresas pueden incurrir en algunas complicaciones. Un error en un software o un ataque distribuido de denegación de servicio puede, por ejemplo, crear falsas peticiones de escala para recursos adicionales.
El exceso de aprovisionamiento se produce sobre todo en instancias de infraestructura como servicio y de plataforma como un servicio, porque se miden sobre la base de cierta cantidad de computación o de almacenamiento, señala Wagner. Las ofertas de software como servicio tradicionalmente no tienen tanto problema con el tema, porque por lo general se cobra sobre la base de cada usuario.
Puede ocurrir por un número de razones y Staten explica que una de las más comunes es que los profesionales de TI simplemente no están pensando en la nube de la manera correcta. Los desarrolladores y otros usuarios finales suelen pedir más recursos de lo que necesitan, a fin de que no tiene que "volver a la fuente pidiendo más", señala Staten. Se requiere un "cambio de mentalidad" para pensar en pequeño y escalar hacia arriba, añade.
La cuestión se complica por las numerosas ofertas y precios de los servicios en la nube que se encuentran en el mercado, agrega Wagner. Los proveedores de nube ofrecen a los clientes una gama de opciones a diferentes precios, cuando ofrecen servicios en la nube.
Por ejemplo, el popular servicio Elastic Cloud Compute (EC2) del líder en la industria Amazon Web Services, tiene cuatro versiones para elegir. Los precios varían desde 15 centavos de dólar por hora para una instancia pequeña que ofrece 1.7G de memoria, una sola unidad de EC2, y 160g de almacenamiento instantáneo; hasta la versión extra-grande, que es de 1,20 dólar por hora y ofrece 15G de memoria, ocho unidades de computación EC2 y 1600 G de almacenamiento instantáneo. Hay ofertas medianas y grandes que caen en el medio. Más allá de eso, hay ofertas de alta memoria bajo demanda y de alta CPU, cada una de las cuales tiene diferentes tamaños de poder de cómputo. O bien, los clientes pueden optar por comprar instancias reservadas, que son pagadas sobre una base anual, en lugar de ser medidas en una tarifa horaria. Mientras tanto, AWS ha anunciado recientemente su decimonovena baja de precios en los últimos seis años, y Windows Azure y Google también bajaron sus precios.
"Estamos hablando de un mercado muy caótico y volátil", comenta Wagner. Eso, dice, lleva a que los clientes malinterpreten sus costos reales y el consumo de la nube.
Entonces, ¿cómo es que una empresa sabe que recursos obtener? La situación de cada negocio es diferente, pero Wagner señala que en general, si el servicio de una empresa está en funcionamiento en la nube por más del 40% de un año, entonces una instancia reservada es probablemente una opción más eficiente que por demanda. La clave, agrega, es tener una visibilidad clara en el poder de computación y uso de la nube de una empresa, que Cloudyn y otros proveedores de servicios cloud ofrecen en aplicaciones. La aplicación SaaS de Cloudyn hace un seguimiento del uso de una empresa informática y sus compras de nubes. Otros proveedores de servicios en el área incluyen Uptime Software, Newvem y Cruiser Cloud.
Staten señala que las herramientas cloud de análisis de vigilancia y de provisión son un campo emergente que espera ser más competitivo en los próximos años, a medida que la adopción de la nube siga en aumento. "A medida que la economía de las plataformas en la nube se vuelvan más comprensibles, veremos una mayor demanda de este tipo de herramientas, y yo esperaría ver seguidores de costos añadidos a las herramientas tradicionales de gestión", anota.
Brandon Butler, World Network (EE.UU).