Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Estudio: Aplicaciones de geolocalización atraen a los usuarios a pesar de los problemas con la privacidad

[09/04/2012] Casi el 60% de los usuarios de smartphones emplean aplicaciones que acceden a sus datos de localización a pesar de tener preocupaciones acerca de los riesgos a su privacidad e incluso seguridad personal, de acuerdo a una encuesta realizada por ISACA, un grupo sin fines de lucro que se enfoca en la administración del riesgo y la seguridad.
Los encuestados, que conforman un grupo de mil propietarios de smartphones durante el mes pasado, indicaron que sus principales preocupaciones eran el acceso de los anunciantes a su información y los riesgos potenciales a su seguridad personal.
Las preocupaciones acerca de la seguridad personal se incrementaron esta semana luego de que se produjeran fuertes críticas hacia una aplicación llamada Girls Around Me (Chicas alrededor mío) que se hizo más conocida como la aplicación para acosadores.
Los investigadores no saben por qué los consumidores continúan usando productos que los hacen sentir incómodos, sostuvo Ryan Calo, investigador de la privacidad de la Universidad de Stanford. Pero ven este comportamiento lo suficientemente seguido como para darle un nombre: la paradoja de la privacidad.
Las aplicaciones basadas en la localización están en medio de un auge, pero los datos de localización son particularmente confidenciales, ya que fácilmente pueden ser identificadas con un usuario en particular.
Si uno se pone a pensar, la mayoría de nosotros tiene un lugar en donde pasamos nuestro día de trabajo y un lugar en donde pasamos nuestro día en casa, así que luego de uno o dos días con estos datos, es claramente obvio a quién se refieren, sostuvo Aaron Brauer-Rieke, fellow del Centro para la Democracia y la Tecnología.
Los expertos sugirieron que el atractivo de la nueva tecnología interesante o útil podría superar el escepticismo de los consumidores.
Estas aplicaciones son realmente útiles, y es natural sentirnos atraídos por ellas. Pero también creo que es natural que nosotros queramos entender y controlar la forma en que nuestra información está siendo usada, afirmó Brauer-Rieke.
Pero a pesar de la creciente conciencia sobre las implicancias a la seguridad de los datos de geolocalización, casi la mitad de los usuarios no saben qué se está recolectando o cómo está siendo compartido, encontró ISACA.
Ni tampoco son las preocupaciones por la privacidad de los datos de localización algo meramente hipotético. Está ahí. Están siendo recolectados. Se están vendiendo, sostuvo Marios Damianides, expresidente de ISACA, quien ahora se encuentra en Ernst & Young.
Los datos de localización del usuario usualmente se comparten con redes publicitarias de terceros. Y como reportó un reciente artículo del New York Times, cada vez más se comparten con los agentes de la ley.
Los consumidores tienen las de perder cuando se trata de la información sobre su localización, pero las corporación tienen también inconvenientes.
Damianides afirmó que ISACA llevó a cabo su estudio, del cual los datos de la encuesta son una parte, para educar a las corporaciones sobre las responsabilidades legales y riesgos al negocio que representan los datos de los usuarios personalmente identificables.
Los hallazgos muestran que los consumidores están continuamente utilizando aplicaciones basadas en localización a pesar de sus preocupaciones, pero Brauer-Rieke anotó que podrían alejarse de ellas si sus preocupaciones no son resueltas.
Sí creo que habrá un detrimento en el negocio si las empresas permiten que esta desconfianza sobre la información de localización se les escape de las manos, sostuvo. Al final del día creo que está en los desarrolladores de estas aplicaciones ser muy claros con respecto a por qué usan los datos de localización y cómo los están usando.
Cameron Scott, IDG News Service