Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Investigadores identificaron a los usuarios anónimos de Twitter

[26/03/2009] Los sitios web que muestran información personalmente identificable sobre sus usuarios y luego comparten esos datos estarían comprometiendo la privacidad de los mismos, de acuerdo a investigadores de la Universidad de Texas en Austin.

Observaron con detenimiento la forma en que los datos anónimos pueden ser analizados, y han llegado a algunas conclusiones problemáticas. En un paper, que va a ser hecho público en una próxima conferencia sobre seguridad, mostraron cómo podían hacer un mapa de las conexiones en redes sociales públicas como Twitter y Flickr. Luego podían identificar a las personas que se encontraban en ambas redes observando las muchas conexiones alrededor de sus redes de amigos. La técnica no es 100% efectiva, pero puede incomodar a los usuarios en cuanto a si permitir que sus datos sean compartidos de forma anónima.
Los operadores de sitios web usualmente comparten datos sobre sus usuarios con socios y anunciantes luego de sacarle toda información que pueda identificar a la persona, como los nombres, direcciones o fecha de nacimiento. Arvind Narayanan y el investigador Vitaly Shmatikov encontraron que al analizar estos datos anónimos, podían identificar usuarios de Flickr que también eran usuarios de Twitter en cerca de dos tercios de las veces, dependiendo de cuánta información tenían para trabajar.
En muchas ocasiones las personas comparten información en línea y esperan ser anónimos, señala Narayanan en una entrevista. Pero si se acierta en su identidad en una red social, es posible averiguar quiénes son en alguna otra red social, o al menos realizar una conjetura sólida, indicó.
Ellos hacen esto no solamente viendo al círculo inmediato de amigos de la persona, sino analizando los patrones en las conexiones entre todos los amigos en la red social. Mientras más exacto el mapa de la red de una persona, más fácil es sacarla del anonimato en el futuro, dondequiera que vaya, dijo.
En el 2006, con la esperanza de darle a los investigadores de búsquedas una herramienta útil, AOL hizo pública una base de datos de más de 650 mil registros de búsquedas de los usuarios. Aunque estos datos fueron limpiados, no le tomó mucho tiempo al New York Times identificar a un usuario por las preguntas que utilizaba en sus búsquedas, mostrando la forma en que datos supuestamente anónimos pueden ser usados para identificar a las personas.
La técnica descrita por los investigadores de la Universidad de Texas puede ser utilizada por las agencias gubernamentales que buscan realizar vigilancia, o por marketeros online o incluso por estafadores que desean dirigirse a personas con sus mensajes. Y no solo se aplica a las redes sociales. Este método puede ser utilizado para identificar a los usuarios en bases de datos de llamadas telefónicas también, dijeron los investigadores.
Narayanan y Shmatikov utilizaron técnicas similares para mostrar cómo podían identificar a los usuarios de Netflix comparando los datos anónimos de rating de películas publicados por Netflix, con las críticas públicamente disponibles y publicadas en la Internet Movie Database.
La investigación también tiene implicancias para las políticas de privacidad en las redes sociales, que comparten información sobre los usuarios, pero sin la información personalmente identificable, como los nombres. De acuerdo a Narayanan y Shmatikov, las técnicas actuales simplemente no hacen que las personas sean anónimas.
Los operadores de las redes sociales ya no deben confiar en que hacer anónimos los datos de los usuarios es como la tarjeta salga libre de la cárcel del juego de Monopolio en cuanto al tema de la privacidad del usuario, escribieron en su sitio web. Ellos deben informar a los usuarios cuándo su información es revelada a terceros, incluso si esta información ha sido hecha anónima, y darles la oportunidad de rechazar esta acción.
Robert McMillan, IDG News Service