Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

Cómo la tecnología puede reducir el impacto ambiental de las empresas

Por Hernán Calderale, VP Sales de CA Technologies SOLA

[22/04/2012] Hoy, 22 de abril, se celebra el Día de la Tierra. Es una ocasión que nos invita a reflexionar y pensar sobre cómo cada uno de nosotros puede contribuir para procurar que vivamos en un mejor planeta. Por fortuna, este es un tema que está cada vez más presente en las agendas empresariales.
Según un estudio realizado por la consultora Treasury&Risk y auspiciado por JP Morgan, durante 2011 el 52% de las empresas norteamericanas implementaron algún tipo de plan para la reducción de su impacto ambiental. Además, un 81% de los ejecutivos entrevistados aseguraron que los esfuerzos de sustentabilidad ayudan a reducir los costos operativos de las compañías, y casi un 82% declaró que sus empresas tienen políticas para reducir el uso de papel.
Lo cierto es que la necesidad de reducir las emisiones contaminantes y el uso de recursos se ha transformado en una demanda que no solo tiene que ver con beneficiar la imagen pública de una compañía. Es una obligación para todas las empresas que aspiren a que sus negocios sean sustentable a lo largo del tiempo. Además, cada vez son más los gobiernos nacionales que promueven regulaciones para limitar las emisiones de carbono, y muchas empresas solo adquieren productos y servicios de compañías que compartan sus parámetros de cuidado del planeta.
Contrariamente a lo que muchos suponen, el impacto ambiental de las áreas de operación tecnológica es relativamente bajo. Según San Murguesan, consultor senior de la firma de investigación Cutter Consortium, los sectores de TI producen sólo entre un 2 y un 3% de las emisiones contaminantes de una empresa. El resto proviene de otras actividades: viajes, calefacción, consumo de electricidad, cadena de distribución, etc. Pero lo interesante es que el sector de tecnologías de la información es, sin lugar a dudas, uno de los que tiene más experiencia en la gestión del impacto ambiental de sus actividades. Y, por este motivo, se convierte en una de las piezas fundamentales para la ejecución de políticas verdes que repercutan sobre toda la organización.
La impronta positiva de TI para lograr una empresa más verde
Administrar la sustentabilidad de las operaciones de una empresa implica tomar en cuenta factores muy diversos como la temperatura de los ambientes de trabajo y operaciones, los sistemas utilizados para calefacción y refrigeración, el uso de agua y papel, la producción de deshechos o, incluso las emisiones de gases contaminantes de los vuelos que contrata la compañía para sus viajes.
Esto quiere decir que es necesario manejar un gran volumen de información, para lo cual se requiere contar con las herramientas de software adecuadas. La posición del departamento de TI como promotor de la sustentabilidad se transforma entonces en algo esencial. Solo las herramientas tecnológicas específicas pueden permitir a las compañías tener un seguimiento exhaustivo de sus emisiones de carbono, y trazar proyecciones con el objetivo de reducir su incidencia a lo largo del tiempo.
Pero más allá de la cuestión central de la planificación, gestión y manejo de la información, las nuevas tecnologías pueden ayudar también de manera puntual a optimizar la utilización de recursos. Por ejemplo, TI puede reducir el consumo de papel mediante la implementación de facturas, formularios y órdenes electrónicas. Puede ayudar a elegir los sistemas de aprovechamiento de energía más eficientes, o brindar a los empleados plataformas de teletrabajo que les permitan realizar parte de sus tareas desde su casa, reduciendo el uso de transporte y, por lo tanto, la emisión de gases contaminantes.
Los emprendimientos comerciales no pueden perder de vista que reducir el impacto ambiental de sus operaciones es una necesidad para asegurar una economía sustentable a futuro. Pero, aun cuando todavía pudiera llegar existir alguien a quién ese argumento no le resulte lo suficientemente convincente, hay otro factor que inclina la balanza a favor de las políticas verdes. Y tiene que ver con algo que ya hemos mencionado anteriormente: el ahorro de costos. El estudio de Treasury&Risk que citamos al comienzo de esta nota asegura que un 47.2% de las empresas consultadas lograron reducir sus costos operativos hasta un 5%. Un 24,4% reporta un ahorro de hasta un 10% y, lo que es más, un 4,1% asegura que sus costos bajaron más de un 20% gracias a la implementación de planes de sustentabilidad.
Sin lugar a dudas estamos ante un nuevo escenario. Uno en el cual ganar dinero a cualquier costo ya no resulta una premisa válida. Las empresas saben que si quieren que sus negocios sean realmente viables, tienen que pensar en cómo llevar adelante sus operaciones con el menor impacto ambiental posible. Y las nuevas herramientas tecnológicas de gestión empresarial brindan una enorme ayuda en ese sentido. Este paradigma de operación corporativa más amigable y consciente de su relación con el medioambiente que lo rodea, seguramente nos ayudará a vivir en un mundo más sano, justo y sustentable. 
CIO, Perú