Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Diez maneras en que su teléfono inteligente sabe dónde está

[29/04/2012] Una de las capacidades más importantes que los teléfonos inteligentes tienen ahora es saber dónde están. Más que las computadoras de escritorio, laptops, dispositivos de navegación personales o incluso tablets, que son más difíciles de llevar con usted, un teléfono inteligente puede combinar su ubicación con muchas otras piezas de información para hacer que estén disponibles nuevos servicios.
"Hay un aspecto glamoroso, hay un aspecto social, y hay un aspecto utilitario", señala el analista Avi Greengart de Current Analysis. Greengart cree que la ubicación móvil está en su segunda etapa, yendo más allá de la cartografía básica y las direcciones, hacia las aplicaciones sociales y de otra índole. La tercera etapa puede traer usos que ni siquiera hemos previsto.
Al igual que otras tecnologías digitales, estas nuevas capacidades vienen con preocupaciones, así como beneficios. Los consumidores están especialmente preocupados por la privacidad cuando se trata de la ubicación, ya que divulgar dónde se encuentra tiene implicaciones para la seguridad física, como el acoso o de detención, indicó Seth Schoen, técnico de personal en la Electronic Frontier Foundation. Sin embargo, la mayoría de personas han adoptado los servicios de localización, sin pensar en los peligros, tales como los proveedores de servicios entregando los datos de localización en los juicios, o los piratas informáticos que los roban de los vendedores de aplicaciones.
"Esta transición ha sido tan rápida que la gente no ha pensado precisamente en las implicaciones a gran escala", señala Schoen. "La mayoría de la gente no tiene muy claro qué tecnologías de localización están activas y cuáles están pasivas". Muchas prácticas de los proveedores de aplicaciones están enterradas en largos períodos de servicio. El riesgo aumenta con el número de aplicaciones que autoriza para que recoja los datos de localización, de acuerdo con Schoen, por lo que los consumidores tienen al menos un elemento de control.
Hay por lo menos diez sistemas diferentes en uso, o siendo desarrollados, que un teléfono puede utilizar para identificar su ubicación. En la mayoría de los casos, varios se utilizan en combinación, con uno, relevando a otro, en caso de que sea menos eficaz.
1. GPS
El sistema de posicionamiento global fue desarrollado por el Departamento de Defensa de EE.UU. y fue incluido por primera vez en los teléfonos móviles a finales de 1990. Sigue siendo la forma más conocida para encontrar su ubicación al aire libre. GPS utiliza una constelación de satélites que envían la ubicación y datos de sincronía desde el espacio directamente a su teléfono. Si el teléfono puede recoger las señales de tres satélites, puede mostrarle dónde se encuentra en un mapa plano, y con cuatro, también puede mostrarle la altura. Otros gobiernos han desarrollado sus propios sistemas similares al GPS, pero en lugar de chocar con ella, en realidad pueden hacer que la ubicación al aire libre sea más fácil. GLONASS de Rusia ya está funcionando y Compass de China está en ensayos. El sistema de satélites Galileo de Europa y Quasi-Zenith de Japón también están en camino. Los fabricantes de teléfonos están desarrollando chips de procesadores que puedan utilizar múltiples constelaciones de satélites para obtener una posición GPS más rápida.
2. GPS asistido
GPS funciona bien una vez que el teléfono se encuentra con tres o cuatro satélites, pero eso puede llevar mucho tiempo, o no ocurrir en absoluto si está en el interior o en un "cañón urbano" de edificios que reflejan las señales de satélite. GPS asistido describe un conjunto de herramientas que ayudan a resolver ese problema. Una de las razones de la espera es que cuando se encuentra con los satélites, el teléfono necesita descargar información sobre donde estarán durante las próximas cuatro horas. El teléfono necesita esa información para mantener el seguimiento de los satélites. Tan pronto como la información llega al teléfono, el servicio completo de GPS se inicia. Las operadoras ya pueden enviar los datos por una red celular o Wi-Fi, que es mucho más rápido que una conexión por satélite. Esto puede reducir el tiempo de puesta en marcha del GPS de 45 segundos a 15 segundos más o menos, aunque sigue siendo impredecible, señala Roy-Guylain Macabeo, director general de tecnología de localización de la empresa RX Networks.
 
3. GPS sintético
La forma de GPS asistido descrita anteriormente todavía requiere una red de datos y el tiempo disponible para transmitir la información del satélite. El GPS sintético utiliza potencia de cálculo para predecir la ubicación de los satélites con días o semanas de antelación. Esta función se inició en los centros de datos, pero cada vez más se puede realizar en los teléfonos mismos, de acuerdo con Roy-Macabeo de RX, que se especializa en este tipo de tecnología. Con tal caché de datos de satélite a bordo, un teléfono a menudo puede identificar su ubicación en dos segundos o menos, indica.
4. Cell ID
Sin embargo, todas las tecnologías que utilizan GPS todavía requieren del teléfono para encontrar a tres satélites. Las empresas operadoras ya saben cómo ubicar los teléfonos sin GPS, y lo sabían antes de que los teléfonos tuvieran esa característica. Las operadoras averiguan qué célula está usando su cliente, y qué tan lejos está de las células vecinas, con una tecnología llamada Cell ID. Al saber qué sector de qué estación base está utilizando determinado teléfono, y utilizando una base de datos de identificación de números y ubicaciones, las compañías pueden asociar la ubicación del teléfono con la de la torre de señal celular. Este sistema tiende a ser más precisos en las zonas urbanas con muchas células pequeñas, que en las zonas rurales donde las células pueden cubrir un área de varios kilómetros de diámetro.
5. Wi-Fi
Wi-Fi puede hacer más o menos lo mismo que Cell ID, pero con mayor precisión debido a que los puntos de acceso WiFi cubren un área menor. En realidad, hay dos maneras en que se puede utilizar Wi-Fi para determinar la ubicación. La más común, llamada RSSI (indicación de intensidad de señal recibida, por sus siglas en inglés), toma las señales que su teléfono detecta de los puntos de acceso cercanos y los refiere a una base de datos de redes Wi-Fi. La base de datos dice dónde se encuentra cada punto de acceso único identificado. Con el uso de la fuerza de la señal para determinar la distancia, RSSI determina dónde se encuentra (hasta decenas de metros) en relación con esos puntos de acceso conocido. La otra forma de localización Wi-Fi, toma de huellas dactilares inalámbrica, utiliza los perfiles de los lugares, dado que se basan en el patrón de señales Wi-Fi que se encuentran allí. Esta técnica es mejor para los lugares que usted u otros usuarios de teléfonos móviles visitan con frecuencia. La huella digital se puede crear y almacenar la primera vez que va allí, o un proveedor de servicios puede enviar a alguien para que esté en ciertos lugares y registre una huella digital para cada uno de ellos. Esto puede identificar su ubicación dentro de unos pocos metros, señala Charlie Abraham, vicepresidente de ingeniería de la división de GPS de Broadcom, que fabrica chipsets que pueden utilizar una variedad de mecanismos de localización.
6. Sensores inerciales
Si va a un lugar donde no existe un sistema inalámbrico, los sensores inerciales pueden realizar un seguimiento de su ubicación sobre la base de otros insumos. La mayoría de los teléfonos inteligentes vienen ahora con tres sensores de inercia: una brújula (o magnetómetro) para determinar la dirección, un acelerómetro para informar de lo rápido que el teléfono se está moviendo en esa dirección, y un giroscopio para sentir los cambios de sentido. En conjunto, estos sensores pueden determinar su ubicación, sin insumos externos, pero solo por un tiempo limitado. Van a trabajar durante unos minutos, pero no decenas de minutos, señala Abraham de Broadcom. El caso de uso clásico es la entrada a un túnel: si el teléfono sabe la ubicación de las fuentes habituales antes de entrar, entonces puede determinar a dónde se ha ido en base a la velocidad y dirección en que se está moviendo. Más comúnmente, estas herramientas se utilizan en combinación con otros sistemas de localización, a veces para compensarlos en las áreas donde son débiles, señala Abraham.
7. Barómetro
La navegación al aire libre en una acera o una calle típicamente ocurre en un solo nivel, ya sea si va en línea recta o si dobla a la izquierda o a la derecha. Pero en el interior, hace una diferencia en qué piso del edificio se encuentra. GPS puede leer esto, excepto que por lo general es difícil conseguir buena cobertura GPS en interiores o incluso en las zonas urbanas, donde las señales de los satélites rebotan en los edificios altos. Una forma de determinar la elevación es un barómetro, que utiliza el principio de que el aire se hace más delgado cuanto más sube. Algunos teléfonos inteligentes ya tienen chips que pueden detectar la presión barométrica, pero esta técnica no suele ser adecuada para su uso por sí mismo, señala Roy MacHabee de RX. Para utilizarlo, el teléfono tiene que tirar hacia abajo los datos del tiempo local para una figura de referencia en la presión barométrica, y las condiciones dentro de un edificio, como la calefacción o los flujos de aire acondicionado pueden afectar la precisión del sensor, añade. Un barómetro funciona mejor con los dispositivos móviles que han sido cuidadosamente calibrados para un edificio específico, por lo que podría trabajar en su propia oficina, pero no en una biblioteca pública, señala MacHabee. Los barómetros son los más utilizados en combinación con otras herramientas, como GPS, Wi-Fi y sistemas de corto alcance que registran si ha ido más allá de un punto en particular.
8. Ultrasónico
A veces, solo detectar si alguien ha entrado en una cierta área, dice algo acerca de lo que está haciendo. Esto se puede hacer con los sistemas inalámbricos de corto alcance, como RFID (identificación por radio frecuencia, por sus siglas en inglés) con una tarjeta de identificación. NFC (Near-Field Communication) está comenzando a aparecer en los teléfonos y podría ser utilizado para los puestos de control, pero la intención principal de los fabricantes de NFC son los pagos. Sin embargo, la empresa de fidelidad del comprador Shopkick ya está usando un sistema de corto alcance para verificar que los consumidores han entrado en una tienda. En lugar de utilizar un aparato de radio, Shopkick emite tonos ultrasónicos justo dentro de las puertas de una tienda. Si el cliente tiene la aplicación Shopkick ejecutándose cuando entra por la puerta, el teléfono capta el sonido a través de su micrófono y la aplicación le dirá a Shopkick que ha ingresado. El comprador puede ganar puntos, canjearlos por tarjetas de regalo y otros premios, solo por entrar a la tienda. Shopkick desarrolló el sistema de ultrasonidos, en parte debido a que los tonos no pueden penetrar las paredes o ventanas, lo que permitiría que la gente acumule puntos simplemente pasando por ahí, indica el CTO Aaron Emigh. Las señales viajan alrededor de 150 pies (46 metros) dentro de la tienda. Cada ubicación de cada tienda tiene un conjunto único de tonos, que se encuentran en una frecuencia muy alta como para que el ser humano las pueda escuchar. Los perros pueden oírlas, pero las pruebas mostraron que no les importa, señala Emigh.
9. Faros Bluetooth
Una ubicación muy precisa se puede lograr en un área específica, como por ejemplo el interior de una tienda al por menor, utilizando faros que envían señales a través de Bluetooth. Los faros, más pequeños que un teléfono celular, se colocan cada pocos metros y se pueden comunicar con cualquier dispositivo móvil equipado con Bluetooth 4.0, la versión más reciente de la norma. Utilizando una técnica similar al de las huellas de WiFi, el dueño del lugar puede utilizar las señales de esta densa red de transmisores para identificar lugares en el espacio, comenta Abraham de Broadcom. Nokia, que está participando en una prueba de faros Bluetooth al interior de una tienda, señala que el sistema puede determinar la ubicación dentro de 10 centímetros. Con una localización tan específica, una tienda podría decir cuándo estuvo cerca de determinado producto en un estante y ofrecerle una promoción, de acuerdo con Nokia.
10. Transmisores terrestres
La emergente empresa australiana Locata está tratando de superar las limitaciones del GPS trayéndola a la tierra. La compañía hace transmisores de localización que utilizan el mismo principio que los GPS, pero están montados en edificios y torres celulares. Debido a que son estacionarias y proporcionan una señal mucho más fuerte a los receptores que los satélites desde el espacio, las radios de Locata pueden determinar la ubicación de un usuario casi al instante a tan solo dos pulgadas, de acuerdo con el CEO de Locata Nunzio Gambale. Las redes de Locata también son más confiables que el GPS, agrega. Los receptores de la compañía en la actualidad cuestan alrededor de 2.500 dólares y están atrayendo el interés de clientes en el sector transporte, defensa y de seguridad pública; pero dentro de unos años la tecnología podría ser un add-on de bajo costo para los teléfonos, de acuerdo con Gambale. Entonces, los proveedores de servicios serán sus principales clientes, añade. Otra de las empresas en este campo, NextNav, está construyendo una red usando el espectro licenciado que dice poder cubrir el 93% de la población de los EE.UU. Los transmisores NextNav serán desplegados en un anillo alrededor de cada ciudad y se sacará provecho del largo alcance de sus 900MHz de espectro, agrega Chris Gates, vicepresidente de estrategia y desarrollo.
Stephen Lawson, IDG News Service