Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Aplicaciones de misión crítica: Cómo virtualizarlas

[14/05/2012] Las empresas están virtualizando cada vez más sus cargas de trabajo. Los beneficios son bien conocidos: la eficiencia de la consolidación y la infraestructura; un aprovisionamiento más rápido de aplicaciones y una mejor gestión de la configuración; alta disponibilidad de servicios universales; la optimización automatizada de recursos; y la ampliación dinámica de aplicaciones.
Sin embargo, aun cuando las empresas se dan cuenta de estos beneficios, muchas se están quedando en la transición de sus aplicaciones de nivel 1, las aplicaciones de misión crítica que podrían beneficiarse más de la virtualización.
"Lo que encontramos es que los clientes virtualizan entre el 40% y 60% de sus bienes antes de que lleguen a sus aplicaciones críticas de negocio", afirma Parag Patel, vicepresidente de alianzas de VMware, aunque toma nota de que la mayoría de los clientes de VMware están muy por encima del 50% virtualizado en este punto.
La virtualización de aplicaciones de Nivel 1 es un paso crítico hacia la nube
"La virtualización de aplicaciones de nivel 1 es fundamental para el éxito de una nube privada", señala Gary Chen, gerente de investigación de nube y software del sistema de virtualización de IDC en un White paper. "Para poder ofrecer el máximo valor, la nube privada debe abarcar la mayoría de las cargas de trabajo que ya están en uso, y reducir el número de silos de recursos fragmentados que están fuera de la nube. Esto permite que las organizaciones puedan aprovechar las economías de escala para una eficiencia óptima de la infraestructura. Además, muchas de las características avanzadas de la nube que transforman a las aplicaciones de entidades estáticas en servicios dinámicos TI, serán las más valiosas para las aplicaciones complejas de misión crítica. Por ejemplo, un sencillo servidor de impresión probablemente no se beneficiaría en gran medida de las características dinámicas de escala, pero una aplicación web crítica de cara al cliente se beneficiarían en gran medida", añade.
En muchos sentidos, la virtualización de su negocio es un proceso de tres pasos (con muchos mini pasos en el camino). En general, señala Patel, las empresas comienzan su viaje con la virtualización de los activos de TI y servidores departamentales. Estas empresas están buscando consolidar la infraestructura y reducir los gastos de capital en favor de los gastos operativos. El segundo paso consiste en centrarse en la producción del negocio, a medida que la empresa virtualiza sus activos críticos para el negocio. El paso final es la automatización, que es aprovechar la virtualización para una infraestructura autónoma, gestionada y escalable que Patel denomina "arquitectura de la era en la nube", y Chen de IDC llama "virtualización 3.0".
"La nube empresarial del futuro es un centro de datos totalmente virtualizado", escribe Chen. "Es impulsado por la virtualización del servidor, pero en estrecho acuerdo con la virtualización de almacenamiento, red y E/S. La virtualización resumirá la infraestructura y la presentará como un servicio a los propietarios de las aplicaciones (infraestructura como servicio). La nube puede ofrecer aplicaciones de servicios de infraestructura uniformes y universales, tales como el aprovisionamiento sobre la demanda, ciclos automáticos de liberación, escalabilidad dinámica y alta disponibilidad/recuperación de desastres (HA/DR). Las empresas también pueden juntar un entorno de ejecución de aplicaciones con esta infraestructura virtualizada para crear una plataforma como oferta de servicios. A medida que los servidores virtuales exploten en número y superen con creces a los servidores físicos, un centro de datos de virtualización 3.0 tendrá una capa de gestión muy inteligente que permitirá automatizar la mayoría de las tareas a través de una políticas y enfoques orientados al servicio".
Consideraciones para la virtualización de aplicaciones de nivel 1
Aun así, no es particularmente sorprendente que las empresas se muestran cautelosas cuando se trata de sus aplicaciones de nivel 1. Las propias aplicaciones suelen ser las más complejas y más críticas para un negocio; y cuestiones en torno a las compras de las partes interesadas, la arquitectura y el soporte ISV y las licencias deben ser abordadas antes de dar el paso. A diferencia de las aplicaciones de Nivel 2, que normalmente se pueden virtualizar de forma autónoma, las aplicaciones de Nivel 1 tocan a muchas personas, procesos y tecnologías.
Patel señala que las mejores prácticas detalladas sobre la virtualización de aplicaciones de nivel 1 son difíciles de conseguir debido a que las particularidades de la implementación de cualquier empresa tienden a ser únicas y, a menudo, están ligadas a otro proyecto que provocó la iniciativa de virtualización. Él aconsejó a un cliente de VMware que contaba con 12 diferentes aplicaciones de ERP, adquiridas a través de fusiones y adquisiciones. El cliente no sólo quiso virtualizar sus aplicaciones de ERP, quería migrarlas a una plataforma única.
"Las consideraciones son en realidad más acerca de cómo se ha desplegado la aplicación, cómo se ve la arquitectura, cómo son las dependencias y lo que la empresa quiere hacer con su hardware subyacente", señala Patel. "¿Están buscando una actualización o la estandarización de los nuevos equipos?"
Las herramientas y la gestión son otra consideración. Muchos proveedores ahora ofrecen herramientas específicas para la gestión de sus aplicaciones en máquinas virtuales, pero Patel advierte que las herramientas a veces funcionan de manera diferente que las herramientas diseñadas para administrar las aplicaciones en metal desnudo. Los procesos -en particular los que tienen que ver con los parches, actualización y mantenimiento de la aplicación- probablemente también sean diferentes, así que es importante entender los matices y prepararse para enfrentarlos antes de hacer la transición.
Más allá de las consideraciones técnicas, toda la cultura de su departamento de TI también requiere una reflexión seria para que usted pueda realizar con éxito el salto a la arquitectura de la era en la nube.
"Tiene que traer su mente a esta arquitectura", indica Patel. "Tiene que darse cuenta que debe cambiar. La vieja manera de hacer las cosas -tener esos silos de computación y tener administradores y consultores en torno a esos silos- debe acabarse. El gran salto que está haciendo mental y operativamente va desde los silos a una arquitectura común. El estado de la mayoría de los departamentos de TI se define por lo hicimos en los años 90. Tienen que darse cuenta de que ahora todo tiene que ver con los niveles de servicio. Si es un departamento del negocio como el departamento de marketing, ya no estará ligado a la utilización del departamento de TI de su empresa. Tiene que elegir. Los departamentos de TI tienen ahora competencia.
Pasos para maximizar el éxito de la virtualización de aplicaciones de misión crítica
Sin embargo, hay una serie de pasos que puede tomar para maximizar las probabilidades de éxito cuando virtualiza las aplicaciones de misión crítica:
* Hable con su proveedor de hipervisor de máquina virtual para comprender las consideraciones específicas de su plataforma.
* Siéntese con su integrador de sistemas y/o consultor y discuta sus necesidades en términos de arquitectura.
* Haga un balance de su infraestructura actual y determine qué componentes pueden apoyar a sus nuevas necesidades y cuáles necesitarán una actualización o mejora.
* Revise sus políticas y procesos y vuelva a alinearlas para el entorno virtual, incluyendo factores como la información y los requisitos de disponibilidad de las aplicaciones y su necesidad de una prueba y entorno de desarrollo.
* Piense en su estrategia de copia de seguridad, y la mejor manera de programar y administrar los múltiples y concurrentes trabajos de copia de seguridad por servidor.
* Revise su metodología de gestión para darse cuenta de los componentes físicos y virtuales en una sola vista.
Thor Olavsrud, CIO